Comunidad Vicenciana de Cartagena

Ministerios:

Parroquias: San Antón; San Vicente de Paúl; San Pedro Pescador
Capellanías.

Dirección:

Asdrubal, 8 (Ciudad Jardín)
30205 CARTAGENA (Murcia)
Tel. 968 51 26 74
Correo electrónico: cmcartago@cajamurcia.es

El 2 de noviembre de 1942, después de obtener la autorización eclesiástica (10 de septiembre) y civil entró la Congregación oficialmente en Cartagena. La primera Comunidad la forman los PP. Juan Munárriz y Tomás Crespo junto con el Hermano Ignacio Artola con la misión de instruir religiosamente a los obreros del Arsenal (que inician el 7 de enero de 1943) además de desarrollar los ministerios apostólicos en una amplia barriada.

El establecimiento se abre oficialmente el 4 de noviembre de 1942. Lo hacen en la barriada de Ciudad Jardín (Casas Baratas) donde alquilan una casita y un almacén próximos que adecentan con la ayuda de las Hermanas de la Cruz Roja. Vivirán apretadamente por lo limitado del lugar hasta junio de 1957 en que se trasladan a la calle Asdrúbal, 8 a una casa de nueva planta comprada a la Banca Arnus-Gary con sede en Barcelona. Las gestiones del P. Gerardo Larrea fueron decisivas en toda la ardua tramitación. Una vez aprobado el proyecto de obra, comenzó con la colocación de la primera piedra el 12 de febrero de 1956. Quedó inaugurada la casa el 15 de junio de 1957.

Una vez adecuado el antiguo local del Colegio Hispania como iglesia, atenderán el culto en ella y ayudarán a las parroquias de la ciudad (en El Carmen, el P. Tomás Crespo; en la Caridad, el P. Juan Munárriz y en la del Sagrado Corazón, el P. Gerardo Larrea, llegado en 1944). La misma ayuda prestarán a las Hijas de la Caridad y a las diversas Asociaciones Vicencianas.

La iglesia abrirá sus puertas al culto el 8 de diciembre de 1944 bajo la advocación de La Milagrosa. En ella se dirá misa diariamente hasta la erección de la Parroquia de San Antón. En ella se desarrolló un intenso culto relacionado, sobre todo, con las asociaciones marianas (Hijas de María, Damas de la Caridad, y Caballeros de la Milagrosa).

En 1946 (12 de marzo) el señor Obispo, mediante el correspondiente edicto, les encomendará la Parroquia de San Antonio Abad, situada en el centro del barrio del mismo nombre y distante de la vivienda de la comunidad un kilómetro. Los inicios fueron difíciles no sólo por la resistencia del anterior párroco sino por la indiferencia de la gente hacia la religión y los sacerdotes. Tres tareas absorbieron los primeros años: la reinscripción de bautismos, la reconstrucción y remodelación de las dependen¬cias parroquiales y la puesta a punto de una docena de salones, debido, en parte, a la cesión hecha por la Provincia de Santa Luisa de la Hijas de la Caridad del Colegio que tenían allí, pared con pared con el templo parroquial. La labor de los primeros párrocos (PP. Juan  Munárriz, José Luis Merino y Gerardo Larrea) fue dura y encomiable. En el año 2000 el templo fue sometido durante varios meses a trabajos de restauración. Todo el interior de la Iglesia fue decorado y pintado con unos motivos muy propios del barroco levantino español, lo cual hace más acogedora y alegre la Iglesia. Con mucho gusto, se redistribuyeron también las imágenes por las naves y se colocaron en sencillas hornacinas.

En 1973 la Capilla de la Milagrosa es convertida en Parroquia, bajo la advocación de San Vicente de Paúl. El cambio viene motivado por el aumento de la población y la transformación urbana del barrio. Se hizo una profunda remodelación que dejó el local limpio y como nuevo, pero seguía siendo pequeño. Por eso al año siguiente, y ya que se disponía de espacio suficiente, se añadió una nave-salón que se usó como templo. En este casi nuevo templo se trabajó hasta el año 1990, cuando se procedió a su demolición y a la construcción de dos nuevos edificios, la iglesia y los salones parroquiales. La iglesia se inauguró en la fiesta de San Vicente de Paúl de 1991.

En 1982 el sr. Obispo confía a los misioneros la Parroquia de San Pedro el Pescador, ubicada en el barrio marginal de Lo Campano. En este barrio exis¬tía una Parroquia y un sacerdote diocesano encargado de ella, pero, a raíz de ser quemada la iglesia, quedó desatendida del todo por bastantes años. Alguna atención recibían desde la Parroquia de San Vicente de Paúl a través de un grupo de Señoras y algunas Hermanas de esta Parroquia. En este año, 1982, se confía la Parroquia a toda la Comunidad de Padres Paúles y éstos nombrarían a uno como responsable y Párroco. El primero de los nombrados fue el P. Rafael Hernández que, entre otras cosas urgentes, tuvo que dar los pasos necesarios para construir un templo. Este pudo levantarse  gracias  a la donación del terreno por parte de una comunidad religiosa, ayudas varias y la buena disposición del arquitecto. En tanto se celebró la Eucaristía en una de las aulas del Colegio cercano. El año 2000 se bendijo la imagen del titular y poco después se misionó todo el barrio. En 2002 se inauguró el Centro Social, iniciativa de la AIC y Caritas de la Parroquia de San Vicente de Paúl.

A la atención de las Parroquias, la Comunidad ha tenido otros muchos trabajos cual son las Capellanías (Cruz Roja, el Hogar de Infancia, el Hospital de la Caridad, la Casa del Niño, el Colegio de San Miguel…), la atención a las Hijas de la Caridad (Murcia, Albacete, Alicante, Alcoy…) o algunos pueblos (Tallante, la Pinilla y Palas).

Galería fotográfica

Javier F. Chento

Laico vicenciano español. Dos veces graduado por la Universitat Oberta de Catalunya (en Secretariado de Dirección y en Contabilidad). Bilingüe español/inglés. Dirige y mantiene varias páginas Webs cristianas y vicencianas, entre ellas Somos Vicencianos. Es músico católico y ha publicado varios discos. Trabaja como informático, ofreciendo servicios de alojamiento, diseño y mantenimiento Web, así como asesoramiento, formación y soluciones informáticas, gestión documental y digitalización de textos, edición y maquetación de libros, revistas, flyers, etc. Twitter: @javierchento. Facebook: JavierChento

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *