Ejercicios Salamanca

Del 25 al 29 de Febrero (cinco días completos) se ha celebrado en Salamanca la tercera tanda interprovincial de Ejercicios Espirituales. Los participantes hemos sido 60, de los cuales catorce pertenecíamos a la Provincia de Zaragoza. Todos llegamos puntualmente a una casa que nos acogió bien dispuesta, como siempre, y a una ciudad hermosa que atrae por la calidad del abundante arte que ofrece a sus visitantes.

El Director de la tanda ha sido el P. José Vega, de nuestra Provincia. Llevaba los temas bien preparados, con un fuerte núcleo evangélico, una rica espiritualidad vicenciana y una forma sencilla de exponerlos y comunicarlos.

Comenzó hábilmente con la anécdota de las águilas que, cuando llegan hacia los 40 años, se encuentran con la posibilidad de renovarse o morir. Si eligen renovarse, han de someterse a un proceso costoso de cambiar de pico, disponer nuevas uñas y recomponer su plumaje. El proceso es costoso, pero les viene a garantizar otro período largo de trabajo y de vida. Esa era también la perspectiva que se nos ofrecía a los ejercitantes, por lo que se nos animaba a aprovechar el tiempo de Ejercicios para adentrarnos en un proceso espiritual de renovación y vida.

A partir de ahí, se nos habló de la verdad, la belleza y la importancia de nuestra vocación y se nos ofrecieron pistas evangélicas para crecer en esa vocación. Se nos habló, por eso, de orar la propia vida (Constituciones, capítulo IV), de seguir a Cristo-Evangelizador de los Pobres, de la acción del Espíritu Santo en la comunidad y en la Iglesia, del itinerario de San Vicente, del ministerio de la compasión, de la necesidad de evangelizar hoy, del cultivo de la interioridad… Temas todos ellos que afectan a lo nuclear de nuestra vocación, misión y vida y que es preciso repensar periódicamente para renovar su vivencia.

Largos períodos de reflexión se abrían a nivel personal detrás de cada charla. Períodos para los que la casa ofrecía espacios amenos y amplios. La misma convivencia entre nosotros y la facilidad para compartir unos con otros los comentarios posibilitaba el enriquecimiento mutuo y la profundización en el tema. En este sentido, el P. José nos hizo ver desde el principio que la relación entre nosotros era también una oportunidad en este tiempo de Ejercicios y una ocasión para revivir experiencias pasadas y animarnos mutuamente.

La liturgia, y especialmente la Eucaristía, era preparada cada día por participantes de cada una de las cuatro Provincias. Se dio así a este espacio tan propio de los Ejercicios mayor viveza y pluralidad. Cantos, reflexiones y voces distintas ayudaban a no caer en la rutina y mantener la atención.

En conjunto, pienso que la mayoría de los ejercitantes hemos tenido una buena experiencia de estos Ejercicios. Agradecemos mucho al P. José la preparación de los temas y su manera sencilla y agradable de presentarlos. Y agradecemos a la comunidad de Salamanca, misioneros y hermanas, la acogida tan fraterna y la disposición de todo, que tanto contribuye a que los Ejercicios sean provechosos. Estamos ahora todos, sin duda, en mejor forma para vivir los días que quedan de Cuaresma y celebrar con alegría y profundidad el Misterio de Pascua.

S. Azcárate Gorri

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.