El Apostolado en la Provincia (1975)

En la tercera sesión llegamos quizá al punto más específico para el que se nos había convocado. Podríamos resumir el largo dialogo de los reunidos en estos puntos:

  1. En la Provincia do Zaragoza no hay planificación de Pastoral, ni órgano coordinador a nivel de gobierno. La Asamblea desechó el Senado pero no se ha sustitui­do a nivel del Consejo Provincial la representación de los diferentes sectores de la Provincia, que en aquel estaban representados. Cada uno hace cuanto puedo en sus respectivos puestos, pero nada más.
  2. A las diócesis vamos como Paúles, con un carisma especial. De lo contrario, no nos diferenciaríamos del clero secular. Y per ningún concepto hemos de renunciar a esto.
  3. Aunque nos integremos en la Planificación de cada diócesis, donde trabajamos, el mero hecho de tomar una opción, un lugar como Congregación, nos impone una de­terminada planificación nuestra. Debemos tener un criterio propio tanto para tomar trabajos, como para dejarlos.
  4. Se toma como ejemplo de planificación a diversas Provincias de la C.M. v.g. Holanda y una de las de Brasil, que han planteado su forma de apostolado para un de­terminado número de años y en una acción o línea concreta.
  5. Aunque los principios de planificación los tomemos en las Normas de las Asambleas General y Provincial, se insista, para llevarlos a la práctica, en un Consejo de Pastoral Provincial, que lo podrían formar representantes de las comunidades, que se dedican a estos ministerios, y un Coordinador, miembro del Gobierno de la Provincia, podría ser el último nombrado por ella: P. Valentin Navarro. Quizás estas reuniones periódicas anunciadas por el P. Visitador, y en la que toman parte los Superiores o representantes de las casas de Pastoral, puedan ser el primer paso para la creación de ese Consejo.
  6. Se propone la creación de una comunidad itinerante para hacer una pastoral extraordinaria, dentro o fuera de nuestras parroquias. De esta forma podríamos volver al campo de misiones parroquiales, sin prisa, estilo S. Vicente, adecuadas a nuestro tiempo. Así no perjudicaríamos aquellos campos de trabajo, que tienen quo ser abandonados, aunque sea solo temporalmente, por aquellos misioneros, quo de una forma ocasional tienen que realizar esta pastoral extraordinaria.
  7. Parece firme la idea de formar un grupo de misioneros, o comunidad, quo se dedique a la Pastoral Juvenil. Estaría dirigido por el P. Félix Villafranca, que en la actualidad se especializa en Paris. El grupo podría localizarse en el teologado.
  8. Se planteó, finalmente, el tema de los contratos con las diversas diócesis. 5e ha mantenido el aprobado por la Asamblea en lo sustancial, puesto que algunos Obis­pos ponen reparos a ciertas cláusulas del mismo. En cada diócesis habría matizaciones diversas, que no afectarán a la esencia del contrato aprobado. Hasta la fecha solo se ha firmado con el Obispo de Cartagena-Murcia al concerniente a las parroquias de S. Antón y S. Vicente do Paúl, regidas por los nuestros.

Esta planificación serviría para ir escalonadamente realizando estas metas, que no han de quedar en el papel, sino quo hay que llevarlas a la práctica con el esfuerzo común, con un trabajo serio y responsable, y con una vida en Cristo, que haga brotar en  nuestras casas unas Comunidades de verdadera fe.

Tomado literalmente del BPZ, 1975

Mitxel Olabuénaga, C.M.

Sacerdote Paúl y Doctor en Historia. Durante muchos años compagina su tarea docente en el Colegio y Escuelas de Tiempo Libre (es Director de Tiempo Libre) con la práctica en campamentos, senderismo, etc… Especialista en Historia de la Congregación de la Misión en España (PP. Paúles) y en Historia de Barakaldo. En ambas cuestiones tiene abundantes publicaciones. Actualmente es profesor de Historia en el Colegio San Vicente de Paúl de Barakaldo.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.