Encuentro Sureste en Albacete (26-10-15)

FORMACIÓN PERMANENTE

ZONA SURESTE- 26-10-15

encuentro_sureste_3Por fin encontramos una fecha, menos inconveniente, para la mayoría de los potenciales asistentes a nuestros
encuentros de zona. Fue el lunes pasado 26 de Octubre, y tuvo lugar en Albacete. Tuvimos suerte, el clima era tibio, invitaba a la relajación y al paseo. Intuyendo esta circunstancia la casa se llenó de comensales. Allá fueron llegando, Paulino, de Madrid, que, por cierto, esta vez, fue el último en llegar, aunque por razones pastorales inexcusables; Pedro, de Valencia, que llegó de víspera, dándonos la alegría de disfrutar de su presencia la noche del viernes. De Cuenca, solo pudo venir Tomás; y de Cartagena, hasta tres, Chema, Aguinaco y nuestro hermano colombiano Alberto. De la Comunidad de Albacete, solo faltó a la cita, José Luis, por encontrarse en Roma, peregrino con sus amigos gitanos de la Estrella y alrededores.

Entre risas, saludos, recuerdos y aperitivos, mojados con buen vino, nos presentamos, sin darnos cuenta, en la hora del diálogo fraterno… El tema a tratar contribuyó también, quizá, a acelerar el paso… La oración la había preparado con esmero y con su bien conocida pericia sálmica, Martín Burguete, que escogió el salmo 8, canto a la creación, “Señor, Dueño Nuestro…” y el Cántico de Daniel 3,57-88… “Criaturas del Señor, bendecid al Señor…” , salmo y canto bien ecológicos, como correspondía al tema que teníamos delante, abrir boca sobre la encíclica “Laudato, si…” Y como la redundancia sirve, a veces, para recalcar la importancia del tema, todavía añadimos dos oraciones, poco comunes en nuestra práctica oracional: “Oración por nuestra tierra” y “Oración cristiana con la creación”. Inspiradas en el espíritu y en el estilo de la encíclica, las dos nos dejaron un buen sabor de boca, y abrieron nuevas perspectivas a nuestro modo cotidiano de orar…

Empezamos nuestro diálogo echando un vistazo al extracto que nos habían enviado los estudiosos de la comisión. De entrada, con la vista puesta sobre el extracto, se resaltaron párrafos, con comentarios laudatorios a las diversas citas recopilatorias del pasado; esto quería decir que el tema no era nuevo; pero la encíclica lo había asumido con sabiduría y resonancias nuevas, que nos cuestionaban y nos estimulaban a todos a tomar el tema con la importancia que se merecía. Hubo acuerdo casi unánime entre los participantes, en que, en general, nos había faltado, en el pasado, una cultura, a fondo, sobre el tema de la ecología… Bajamos a detalles como el uso abusivo del agua, falta de conciencia sobre la importancia del reciclaje de desperdicios, el tirar la comida…. Mayor atención se prestó a los grandes temas: abuso sistemático y explotación de la tierra, cuyos efectos devastadores perjudican más directa e incisivamente a los pobres, desertización, aniquilación progresiva de especies y un largo etc. Nos urgímos unos a otros a ponernos al día sobre un tema tan apremiante, que afecta a la creación entera y más en particular al hombre y su futuro inmediato…

El P. Helios, que había preparado, con mimo, el diálogo sobre el tema, nos presentó un esquema elaborado por Manos Unidas, “Informe a fondo/198”. Es un resumen pormenorizado, de 8 paginas, que nos da perfecta idea del contenido global de la Encíclida. Recomendamos su lectura a todos aquellos que vayan a presentar la Encíclica al gran público de parroquias, grupos de vida cristiana y, en general, a todos aquellos interesados en conocer el documento del Papa, teniendo a mano una síntesis bien elaborada…

Primera llamada de atención de la síntesis: “La estructura de la Encíclica responde al método de la doctrina social de la Iglesia de ver juzgar y actuar”.

Después de hacer un recorrido sobre los problemas ecológicos más sangrantes del momento actual: contaminación y cambio climático, la escasez del agua, la pérdida de la biodiversidad, la debilidad de las reacciones y la diversidad de opiniones, dicha síntesis llama la atención sobre la raíz humana de la crisis y la mirada creyente a la creación…

El documento resumido presentado termina con 10 consejos del Papa Francisco que rezuma actualidad y sentido práctico, dicho en lenguaje de la calle. Estos son sus consejos, que engloba en el encorchetado, “Para cuidar el medio ambiente”:

  • Calefacción: abrigarse más y evitar prenderla.
  • Plástico y papel: evitar su uso.
  • Basura: separar los residuos.
  • Seres vivos: tratarlos con cuidado.
  • Árboles: plantar árboles.
  • Agua: reducir el consumo.
  • Comida: cocinar sólo lo que razonablemente se podrá comer.
  • Transporte público: utilizar transporte público o compartir el mismo vehículo entre varias personas.
  • Luz: apagar luces innecesarias.
  • Rezar: dar gracias a Dios antes y después de las comidas.

El buen ambiente de la comida y los adioses y hasta luegos o hasta prontos puso fin a una jornada que nos dejó a todos un buen sabor de boca y ganas de juntarnos de nuevo…

Félix Villafranca

 

 

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.