Entrevista al P. F. Javier Irurtia, C.M.

Estamos terminando julio, el mes de las vocaciones, y queremos acercarnos a alguien que sin duda es un ejemplo por la fidelidad a su vocación a lo largo de tantos años y por la alegría con que siempre la vive, alegría que comparte generosamente con todos aquellos que le rodean.

Él llegó a Honduras en el año 1990, por lo que ahora está cumpliendo 30 años de presencia ininterrumpida en la misión. Pero mejor dejemos que nos lo cuente él mismo.

1- Padre Javier, ¿cuándo sintió la llamada de la vocación? ¿Cuáles fueron sus primeros pasos?

Sentí mi vocación tan natural como la aurora en un día de primavera. Todo eso de “la Otra vida, otro mundo”, Dios, el cielo eran tan naturales para mí como la mismísima respiración. Estaba en el ambiente; era el tono natural del pueblecito y lo mismo ambiente regía dentro de la familia: tíos, tías religiosos….(les recuerdo que un tío de mi madre fue recientemente beatificado…) Sin apenas ningún conocimiento de lo que decía, desde muy pequeñito, anunciaba a todos mi marcha al seminario….

2- ¿Cuál fue su primera experiencia en una comunidad, después de ser ordenado?

En realidad mi primera comunidad fue Las Rehoyas, Canarias. Ya había vivido los dos primeros años de mi sacerdocio en Londres pero lo recuerdo como una prolongación del estudiantado. De Canarias conservo muy vivos y agradables recuerdos; primero el ambiente jovial, espontaneo y muy alegre de la Comunidad; la misión era la enseñanza a aquellos jóvenes canarios del entonces seminario menor. Recuerdo el trato jovial, alegre y espontáneo con los jóvenes estudiantes. También me resultó muy positivo el trato pastoral frecuente con las distintas comunidades de Hijas de la Caridad de la Islas.

3- Sabemos que estuvo bastantes años en Nueva York. ¿Cómo describiría esa etapa de su vida? ¿Cuál era su trabajo en esos años?

Un buen período de mi vida sacerdotal, 18 años, lo pasé en EEUU. Fue igualmente enriquecedor. Mi labor se centraba en acompañar a migrantes de distintas culturas hispanas. Éramos conscientes del dolor de muchas familias destinadas, contra su voluntad, a vivir en ambientes extraños, nada familiares.

4- Cuando la provincia asume esta misión de Honduras, usted enseguida se ofreció para venir a la misión. ¿Qué fue lo que le motivó a pedir este destino?

Sí, es verdad; nunca creí que mi destino ideal, a pesar de sentirme muy cómodo, fuera permanecer mucho tiempo en EEUU. Apenas vi la oportunidad de una puerta abierta en Honduras, me apunté al cambio sin dudarlo y con ilusión. Después de haber conocido a tanta gente desarraigada de sus propios países de origen, me animó la idea de conocer a la “madre de la criatura”(Los países de origen de aquellas buenas gentes).

5- ¿Recuerda sus primeras impresiones cuando llegó a Honduras?

No, no fue ninguna sorpresa. Conocí en New York a muchos hispanos de Centro América y demás países latinos. La llegada a Honduras me confirmóen lo que siempre había imaginado. 

Puedo decir que me sentí cómodo y en el ambiente soñado desde el primer momento.

6- ¿Cuál ha sido su mayor alegría en estos 30 años en la misión?

He tenido muchas alegrías. Espero que la mayor, mayor, esté por llegar. 

Me sentí especialmente feliz cuando conseguimos en la comunidad los objetivos que nos propusimos al poco de llegar y conocer “nuestro mundo”. No había en toda lo zona un Hogar para ancianos y nos propusimos crearlo. En las calles se veían muchos niños abandonados y nos decidimos hacer algo por ellos. Muchos jóvenes carecían de estudios y formación para un trabajo digno; entonces diseñamos la creación del Centro Federico Ozanam para formación y rehabilitación de jóvenes sin futuro. Se consiguieron ayudas para niños y jóvenes sin posibilidad de estudios. 

Otros objetivos logrados, como la instalación de nuestra querida Radio Luz, también producen cierta satisfacción. En fin, son cosas que ilusionan verlas funcionando para servicio de la comunidad. La verdad es que otros muchos proyectos quedaron en el camino.

Pero, sin duda alguna, las satisfacciones más importantes no se pueden traducir en proyectos ni siquiera en obras exitosamente realizadas. Son las alegrías que nacen del contacto continuo, de “estar en el Reino” con sus protagonistas más señalados: los sencillos y humildes. Nada se compara con ese empeño diario.

7- Ha pasado muchos años fuera de su tierra natal, y sin embargo siempre se siente “orgullosamente de Irañeta”. ¿Tiene el corazón partido? ¿Cómo hace para combinar esos dos amores, el amor a la misión y el amor a su tierra?

La Tierra, la familia, los buenos amigos nunca se van, nunca son extraños. Los llevamos incorporados. Si se desea conocer a alguien en profundidad tendrá que ahondar hasta el txoko donde nació, seguramente. Por otra parte no es imposible “sumar” y digerir, sin perjuicio de nadie, las nuevas realidades. Irañeta y Nueva Suiza pueden entrar, sin problemas, en el mismo paquete….

8- Usted tiene la misma edad que el papa Francisco (se llevan un día de diferencia) y comparte nombre con él (Francisco Javier). Son muchas coincidencias. Me viene a la memoria una expresión de san Vicente de Paúl, cuando estuvo de párroco en Clichy; estaba tan feliz en su misión que afirmó ser más feliz que el mismo papa. Yo le pregunto; ¿se siente usted más feliz que el papa, en la misión?

No recuerdo el nombre o los nombres de los Papas del tiempo de S. Vicente pero estoy seguro de que sería muy difícil superar al Papa Francisco en felicidad y alegría. 

El conoce muy bien cuál es la causa de sus alegrías y que nadie, aunque se empeñe, se las puede arrebatar. Por eso, no puedo ser más feliz que el Papa, como decía S. Vicente, no tanto, tanto pero…. casi, casi como él….

9- ¿Qué le diría usted a un joven que se está preguntando por su vocación, y se siente atraído por la vida misionera?

Aunque a mí me ha resultado todo tan fácil, entiendo perfectamente bien que, para la mayoría, no es nada fácil. Intentaría hacerle ver con la mayor claridad posible las verdaderas razones para seguirle. Le diría que, aunque cueste mucho seguirle, merece la pena porque es lo más maravilloso.

Iván Juarros, C.M.

David Carmona, C.M.

David Carmona, Sacerdote Paúl, es canario y actualmente reside en la comunidad vicenciana de Casablanca (Zaragoza).

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Wilmer Fernando Argueta Villanueva. dice:

    Muy bonita la entrevista y me siento más animado a poder descubrir mi vocacional para ser sacerdote misionero.😃

  2. Reyna Isabel Mejía Del Cid dice:

    Padre Javier un verdadero Ángel del cielo que guardo en mi corazón junto con mi madre,padre y mis hermanos ya que estuvo allí cuando más lo necesitamos fui una niña que vivía en extrema pobreza en bajamar hermana menor de las gemelas de nombre Isabel y el nos ayudó como nunca nadie lo hizo, Dios me lo Bendiga padre y espero un día no lejano verlo ya que siempre lo recordamos 😘😘😘😘…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.