Fiesta de San Vicente en Casablanca (Zaragoza)

El día 27 de Septiembre el sol amaneció espléndido y alegraba la fiesta grande que pensábamos celebrar. Comenzamos todos al completo en la capilla para el oficio comunitario de Laudes. Dado que San Vicente centraba nuestro interés, cantamos y rezamos mucho. De hecho, ya el miércoles habíamos anticipado el ambiente leyendo el relato de la muerte de nuestra Fundador que hace su primer biógrafo Abelly, relato que nos sobrecogió por la serenidad y bondad que se desprende de la actitud de San Vicente ante la muerte.

Tuvimos trabajo y estudio hasta la hora de comer, porque estábamos en día feriado y las cosas continuaban como siempre. Pero en el comedor nos esperaba una excelente comida de fiesta preparada con cariño por nuestra simpática Nicoleta. Comimos tranquilos y con ganas, y quedamos así bien dispuestos para el plato fuerte del día que iba a ser la celebración de la Eucaristía a las 19,30 con toda la Familia Vicenciana. El grupo coordinador de la Familia, dirigido por Sor Julia, había preparado todo con detalle desde hacía días: moniciones, cantos, peticiones, ofrendas… Los parroquianos, por su parte, habían adornado muy bien el presbiterio: manteles de solemnidad, centros de flores, imagen del santo con su reliquia…

Puntuales llegaron los misioneros de la comunidad de Boggiero para concelebrar junto con los compañeros de la comunidad de Casablanca. Fueron en total 9 sacerdotes los que se reunieron en torno al altar, bien acompañados por los tres jóvenes de la Etapa de Acogida.

Los bancos se iban llenando con los distintos miembros de la Familia Vicenciana que iban llegando: Hijas de la Caridad, Voluntarias, Sociedad San Vicente de Paúl, Juventudes Marianas Vicencianas, MISEVI, Asociación de la Medalla Milagrosa… Numerosos feligreses de la parroquia estaban ya presentes y entre todos llenaron por completo el templo. Comenzó así la celebración con alegría y muy buen ambiente. El calor fue poco a poco envolviéndonos a todos, pero no impidió que vibráramos con la celebración. La presidió el párroco, P. Santi, y se centró en la homilía en tres aspectos a subrayar de la vida de San Vicente: su intensa vida espiritual, su experiencia contagiosa del amor de Dios que lo llevó a la misión, y su encendida caridad que se traducía en un apasionado amor afectivo y efectivo.

De la Eucaristía pasamos al Salón, con mesas bien repletas de refrescos y canapés laboriosamente preparados por las Voluntarias de la Caridad de la parroquia. Pasamos un rato muy agradable saludándonos unos a otros, compartiendo anécdotas y dando buena cuenta de todo lo que había en las mesas. Felices y contentos regresamos cada uno a nuestros hogares, llenos de entusiasmo vicenciano por la jornada vivida. No queda sino agradecer su dedicación y su trabajo a cuantos prepararon todo. Gracias.

Etapa de Acogida – Zaragoza

      

David Carmona, C.M.

David Carmona, Sacerdote Paúl y actual Visitador de la Provincia de Zaragoza. Es canario y actualmente reside en la comunidad vicenciana de Casablanca (Zaragoza).

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.