Honduras: Consecuencias del terremoto del 28/05 (1ª Parte)

Estimado Hermano,

La gracia del Señor esté siempre con nosotros.

Como sabe, el pasado 28 de mayo un fuerte terremoto sacudió las aguas del Caribe llegando sus efectos a la República de Honduras y, concretamente a la zona de Puerto Cortés, donde nuestra Provincia tiene la responsabilidad de la Misión.

Como no podría ser de otro modo, nuestros compañeros, junto con las Hijas de la Caridad y los agentes de pastoral laicos, emprendieron la atención a las personas y familias damnificadas con verdadera generosidad y dedicación. Yo mismo fui testigo de las primeras iniciativas, por encontrarme de visita en Puerto Cortés.

En los primeros días de julio, coincidiendo con nuestra Asamblea provincial, formamos un pequeño de trabajo para seguir de cerca la situación provocada por el terremoto, evaluar los daños ocasionados en las diversas infraestructuras de la Misión y buscar caminos para que, en la medida de lo posible, cada una de las Obras al servicio de la evangelización pudieran volver a funcionar normalmente.

Hoy me dirijo a usted para presentarle concretamente:

  1. El impacto del terremoto en la población y en las infraestructuras de la Misión y el modo de proceder durante estos meses para atender a las necesidades primarias de la población.
  2. La situación actual de las infraestructuras de la Misión y las acciones a emprender para que puedan estar nuevamente operativas.

Esta presentación es también y sencillamente una petición. La Provincia de Zaragoza viene dedicando cada año recursos para el sostenimiento de la Misión de Puerto Cortés y ha destinado una partida extraordinaria para responder a las necesidades más urgentes de las familias damnificadas. Pero no podemos afrontar los costes de la reconstrucción de todas las infraestructuras dañadas por nosotros solos.

Estas infraestructuras dañadas representan el trabajo misionero y la generosidad de muchas personas durante años. La reconstrucción supone el reconocimiento a tantos esfuerzos y la apuesta por la continuidad.

Confío en que usted podrá ayudarnos. Le asegura su reconocimiento y pide al Señor por sus intenciones,

Juan Julián Díaz Catalán, c.m.
Visitador de la Provincia de Zaragoza
Misioneros Paúles

Julio Suescun. C.M.

Nace en Larraga (Navarra) el 7 de mayo de 1935. Estudia humanidades en la Apostólica de Pamplona del 24 de septiembre de 1946 al 15 de septiembre de 1951. Ingresa en la Congregación el día 22 de septiembre de 1951, en Limpias, donde hizo dos años de Seminario Interno. Estudia tres años de Filosofía en Hortaleza (Madrid) y cuatro cursos de Teología en Cuenca, Salamanca y Londres. Llega a Hortaleza (Madrid) el 20 de febrero de 1961 y desempeña los servicios de subdirector de Seminario Interno, Director de Estudiantes y Profesor de Filosofía hasta 1965. Diplomado en Psicología. Con la división de provincias, es destinado a Zaragoza al frente del nuevo estudiantado que comienza a abrirse a los estudios de los Cursos Comunes en la Universidad Civil. Elegido Visitador, permanece en el cargo desde el 30 de marzo del 79 al 29 de marzo de 1982. Posteriormente es elegido Director de las Hijas de la Caridad en la Provincia de Pamplona de 16/07/1983 a 16/07/1989. Se inicia autodidactamente en la informática, dirigiendo las páginas Web de la Familia Vicenciana en España y las versiones españolas de las páginas Web de la Congregación de la Misión y de la Familia Vicenciana Internacional. Fue secretario ejecutivo del SIEV durante siete años. Tras cuatro años en la Curia general (2007-2011) como Director de Vincentiana regresó a la Provincia de Zaragoza. Murió en Zaragoza el 10 de junio de 2012.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.