La Laguna (Tenerife) (1994)

El 14 de diciembre llegaba el P. Visitador a La Laguna (Tenerife). Por cierto, dada la competencia de las compañías aéreas y las nuevas tarifas, cada vez va siendo más fácil llegar allí y más barato.

Esta casa de La Laguna, situada en la calle Cabrera Pinto, 36, ha sido remodelada y ha quedado prácticamente nueva. Tiene nueve habitaciones completas y todos los servicios, incluso un salón de reuniones, terrazas y un pequeño jardín. El 21 de septiembre de 1889 llegaban los primeros padres a esta Isla. Por esta casa han pasado 111 misioneros hasta el día de hoy. Durante muchos años esta casa estuvo en provisionalidad residencial y/o ministerial. Después del incendio de la Iglesia de San Agustín, nos trasladamos a la actual casa ahora renovada. Estamos a cinco minutos de la catedral y menos del obispado.

Desde esta nueva base, se nos ofrece la oportunidad de iniciar una nueva época, una nueva presencia misionera. Actualmente llevamos dos parroquias en La Cuesta, a unos 5 kilómetros de la casa bajando hacia Santa Cruz. Esta barriada de La Cuesta, entre Santa Cruz y La Laguna, hace que prácticamente estén ya unidas ambas ciudades. Es ésta una en expansión y de marginación. El P. Julián Martínez de Alegría, el superior, es el párroco de San Cristóbal («La Higuerita») y el P. Felipe Galán de La Encarnación. El templo de la primera parroquia lo construyó el P. Ricardo Fernández. El P. Felipe está terminando de pagar el de la segunda con harto esfuerzo en rifas, loterías y otras actividades. El P. Felipe ha levantado un templo digno y con gusto, bien asesorado por el arquitecto dominico Coello.

Somos los capellanes de la Iglesia del Hospital Dolores propiedad del Cabildo de la Isla. Aquí pasamos al quemarse S. Agustín. Es una Iglesia céntrica, a un minuto de la catedral y con notable participación de fieles. Es el punto de encuentro de los padres de La Laguna con esta ciudad episcopal y universitaria. Los PP. Monreal y Quintero se reparten la atención de esta Iglesia. Se cuida la predicación, la liturgia y la disponibilidad para el sacramento de la reconciliación, cosa ésta comentada y apreciada por el Obispo. Alguien contaba, como anécdota, que el propio fiscal del Estado, D. Eligio Hernández, lagunero de toda la vida, participa algunos domingos en la eucaristía de esta Iglesia.

Los padres ayudan también en el seminario. El P. Salvador Quintero tiene alguna clase con los seminaristas, además de cursos de formación teológica con grupos de laicos. El P. Felipe es uno de los confesores de los seminaristas. El Sr. Obispo nos ha pedido varias yaces que acudamos a los retiros de los sacerdotes y nos prestemos para el sacramento de la reconciliación.

Los padres tienen otras capellanías y clases de religión. Atienden la nueva residencia de las Hermanas «Virgo Potens», en donde se concentran las Hermanas que trabajan en toda esta área. También atienden a las Hermanas de la Gomera y La Palma. El P. Julián anima el grupo de las Voluntarias de la Caridad. Después de escribir estas líneas, nos hemos enterado de la enfermedad del P. Salvador Quintero. El 31 de diciembre 1993, por la mañana, el P. Salvador, estando en La Orotava, se sintió mal. Hacia mediodía fue ingresado en el Hospital de La Laguna. Después de 10 días, el 10 de enero, salió del hospital. El primer diagnóstico fue de » cardiopatía coronaria», luego de «infarto de miocardio inferior». Los médicos indican que » los efectos han sido menos de lo que se temían». Unidos con el P. Salvador le deseamos un restablecimiento pronto y total. (Carlos Esparza).

Mitxel Olabuénaga, C.M.

Sacerdote Paúl y Doctor en Historia. Durante muchos años compagina su tarea docente en el Colegio y Escuelas de Tiempo Libre (es Director de Tiempo Libre) con la práctica en campamentos, senderismo, etc… Especialista en Historia de la Congregación de la Misión en España (PP. Paúles) y en Historia de Barakaldo. En ambas cuestiones tiene abundantes publicaciones. Actualmente es profesor de Historia en el Colegio San Vicente de Paúl de Barakaldo.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Cástor Fernández,cm dice:

    Os sigo desde Los Milagros, en Orense. Que sigamos siendo siempre hermanos y amigos; como nos los sigue pidiendo San Vicente. Cástor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.