Las diez barreras que frenan el desarrollo del talento en una Organización

asdEl talento en la empresa no lo es todo. También es necesario capacidad para desarrollarlo. Es por ello que Grupo Actual, la empresa de RR.HH especializada en la gestión e identificación del talento, ha elaborado un listado con diez de las principales barreras que los trabajadores se pueden encontrar a la hora de intentar desarrollar su talento. Desde superiores incompetentes hasta ausencia de objetivos, la creatividad empresarial debe salvar distintos obstáculos para asegurar resultados tangibles.

Alberto Blanco, director general de Grupo Actual, asegura que «para poder avanzar y sacar el mejor partido de uno mismo, es importante saber identificar los posibles problemas que se nos presentan, para así intentar sortearlos o ponerles solución». Estos son, para Grupo Actual, estos problemas.

1.- Jefes, no líderes. En todas las empresas debe haber personas encargadas de guiar a sus equipos hacia una meta, manteniendo al equipo cohesionado y motivado. Según la compañía de recursos humanos, «cuando los jefes dejan de lado su labor de guía, más preocupados por otras cuestiones como la obtención de resultados a corto plazo o la gestión del detalle, serán un obstáculo en el desarrollo de su gente».

2.- Falta de trabajo en equipo. Sentirse integrado en las dinámicas de trabajo de una empresa es esencial y beneficioso para la organización y los trabajadores. Trabajar en equipo ayuda al desarrollo individual pues permite aprender de los demás y desarrollar habilidades como el trabajo colaborativo. Si una de las piezas de la cadena empieza a trabajar por su cuenta, sin contar con los demás, todo el trabajo puede quedar sin efecto.

3.- Ausencia de objetivos. Es necesario establecer metas definidas para que nuestros esfuerzos se focalicen y sacar el máximo partido de nuestras competencias y habilidades. Saber dónde es necesario llegar antes de comenzar el camino.

4.- Fortalezas y debilidades. El primer paso hacia nuestro desarrollo profesional es conocer nuestras propias fortalezas y áreas de mejora. Hay que realizar un control de los objetivos para ayudar a las personas a descubrir su potencial. En caso contrario, los trabajadores quedan a merced de tener un buen jefe que sepa identificar esos factores y que les proporcione una retroalimentación constructiva.

5.- Proyectos defectuosos. Cada trabajador tiene unas virtudes que es necesario explotar. Es muy importante desarrollar la labor profesional en el proyecto o la faceta que mejor se adecúa a nuestro perfil, competencias y conocimientos. Si la empresa no ha identificado previamente muy bien las competencias necesarias para el desempeño de ese puesto, nos arriesgamos a quedar atrapados por un trabajo que no nos permite sacar lo mejor de nosotros mismos.

6.- Falta de comunicación. Debe existir un flujo de información vertical, desde los dirigentes a los trabajadores. Es necesario saber cómo estamos avanzando en nuestro trabajo, qué se está haciendo bien y qué aspectos necesitan ser reconducidos, así como encauzar hacia el camino correcto todos los esfuerzos.

7.- Desconfianza. Por otra parte, un entorno adecuado se antoja imprescindible para desarrollar el talento. Un clima laboral enrarecido, en el que perdemos la confianza hacia el jefe o hacia los compañeros, puede hacer que acabemos perdiendo también la confianza en nosotros mismos.

8.- Miedo al cambio. La transformación dentro de la empresa es un proceso perpetuo. Creatividad, flexibilidad y tolerancia al cambio son esenciales. Ser poco flexibles y no estar dispuestos a amoldarnos a las nuevas exigencias harán que nos quedemos atrás.

9.- Menospreciar la autocrítica. Los profesionales deben ser más conscientes de sus acciones y del impacto que tienen en sus organizaciones. El error es necesario para evolucionar, y todavía lo es más saber reponerse de las equivocaciones y aprender de ellas.

10.- Falta de compromiso. Nosotros mismos podemos convertirnos en un obstáculo insuperable para nuestro desarrollo profesional. La empresa puede y debe ayudarnos y proporcionar medios para favorecer esa evolución, pero en ningún caso se le puede trasladar la responsabilidad de hacer crecer nuestro talento.

Tomado de www.abc.es

Mitxel Olabuénaga, C.M.

Sacerdote Paúl y Doctor en Historia. Durante muchos años compagina su tarea docente en el Colegio y Escuelas de Tiempo Libre (es Director de Tiempo Libre) con la práctica en campamentos, senderismo, etc… Especialista en Historia de la Congregación de la Misión en España (PP. Paúles) y en Historia de Barakaldo. En ambas cuestiones tiene abundantes publicaciones. Actualmente es profesor de Historia en el Colegio San Vicente de Paúl de Barakaldo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.