Los Padres Paúles en Elizondo

PALACIO DATUEEn septiembre de 1868 estalla en España la revolución llamada “La Gloriosa” que derribó del trono a Isabel II. Empezó inmediatamente la persecución contra la Iglesia y las Órdenes y Congregaciones Religiosas. Éstas se suprimieron el 22 de octubre del mismo año por Decreto del Gobierno Provisional, presidido por el General Serrano.

Los Misioneros Paúles, al igual que otros muchos, hubieron de tomar el camino del destierro.  El P. Mariano Maller, Visitador, se dirigió con un grupo de Misioneros a París. Los Seminaristas (novicios) y Estudiantes (Filósofos y Teólogos) con sus respectivos profesores y formadores fueron acogidos por los Padres Paúles franceses en el Berceau de San Vicente de Paúl, a pocos kilómetros de la ciudad de Dax. La comunidad que este grupo formó estaba presidida por los PP. Aquilino Valdivielso, Manuel Obiols, Santiago Lladó, Nicolás Arnáiz y Eladio Arnáiz, que eran hermanos. También formaban parte de la comunidad un pequeño número de Hermanos.

A causa de la Guerra Francoprusiana (que estalla en 1870), los Misioneros Paúles franceses, especialmente el Teologado, tienen que huir de París y se dirigen al Sur para refugiarse en el Berceau de San Vicente de Paúl. Ello motiva que los Paúles españoles, -Seminaristas, Estudiantes, Padres y Hermanos- tengan que abandonar dicha Residencia. Lo hacen formando tres grupos.

a.               El primer grupo sale para Filipinas. Lo forman los PP. Aquilino Valdivielso, Manuel Obiols, Miguel Pérez, Valentín Matamala, Juan Espelt, Fernando Lacanal y Aniceto González, y los Estudiantes Moralistas, es decir del último año de Teología, Manuel Casado, José Torres, Juan Miranda, Martín, y el Hermano Coadjutor López. Les pagó el flete el Sr. Obispo de Jaro, Filipinas.

b.              El segundo grupo salió para Cuba. Iba al frente el P. Pedro Sáinz, y lo componían los que habían terminado la carrera sacerdotal el año anterior en Francia y allí habían sido ordenados sacerdotes, PP. Eduardo Atienza, Juan Espinosa, Miguel López, Guillermo Vila, Juan Madrid, Leonardo Villanueva y Daniel Mejía.

c.               El tercer grupo se componía de dos secciones.

Ø  La primera, la de los Seminaristas (novicios), que dirigida por el P. Eladio Arnáiz, vuelve clandestinamente a España y se instala en la casa del párroco de Murguía (Alava), Don Gregorio de la Fuente. Esta casa estaba ubicada enfrente a la actual Residencia de las Hijas de la Caridad.

Ø  La segunda, la de los Estudiantes de Filosofía y Teología, que, dirigidos por el P. Nicolás Arnáiz, se establecen en Burgos, donde, camuflándose de maestros, organizan un Colegio de Segunda Enseñanza, que prosperó hasta el centenar de alumnos.

En 1871 muere en Burgos el P. Nicolás Arnáiz, y el P. Mariano Maller, Visitador, ordena al P. Eladio Arnáiz que se traslade de Murguía a Burgos para sustituir, como Superior, a su hermano Nicolás. El P. Eladio se traslada a Burgos ese mismo año de 1871, llevando consigo a los seminaristas. Se forma así en Burgos, con los Estudiantes y Seminaristas, una sola comunidad. Esta situación se prolonga hasta 1874, año en el que las autoridades civiles descubren que los afamados profesores son “religiosos” camuflados, y el Sr. Gobernador disuelve el Colegio y destierra a Padres, Hermanos, Estudiantes y Seminaristas bajo la acusación  de  ser “agentes” carlistas.

La Comunidad  (Padres, Hermanos, Estudiantes y Seminaristas) se traslada a Elizondo (Valle del Baztán, Navarra) donde será generosamente acogida por el Excelentísimo Sr. Don Dámaso Echeverría, Vocal de la Junta de Guerra de Don Carlos de Borbón en su hermoso y amplio palacio de Datue. La zona del Baztán estaba, a la sazón, dominada por Don Carlos. Don Dámaso Echeverría dejó su palacio de Datue a plena y absoluta disposición de los Misioneros Paúles, ocupando él, como vivienda, otra casa o palacio de su propiedad en el centro de Elizondo.

El Palacio de Datue, partiendo del centro de Elizondo, se halla a continuación de la casa de las Hijas de la Caridad de Datugaraya, con la que colinda. En la fachada a la parte izquierda de la puerta principal hay una lápida que dice:  PALACIO DATUE. JAUREGIA. SIGLO XVII MENDEA. (DORRETXEA – CABO DE ARMERIA).

Ø  En la GRAN ENCICLOPEDIA DE NAVARRA, CAJA DE AHORROS DE NAVARRA, PAMPLONA-1990, tomo IV, p.19, se lee: “DATUE DE ELIZONDO. Barrio o caserío del valle del Baztán. Merindad de Pamplona. Tenía 41 habitantes en 1887, 64 en 1910, 88 en 1920, 60 en 1930, 97 en 1940, 119 en 1950 y 101 en 1960. No figura en el nomenclator de 1970 ni en el de 1981. – El palacio de cabo de armería de Datue era otro de los solares de mayor nobleza del valle del Baztán. En la relación de remisionados de cuarteles elaborada por el tesorero del Reino en 1513 aparece anotado como palacio de Astue. En 1568 pertenecía a Juan de Aldecoa. En el informe remitido a Madrid por la Cámara de Comptos en 1723 figura como palaciano don Francisco de Aldecoa. El escudo de armas de esta casa de linaje era en el siglo XVI, según consta en el Libro de Armería, de oro con tres bandas de sable y bordura de gules con diez estrellas de oro”.

Ø  El palacio de Datue como se indica en la mencionada lápida era “palacio Cabo de Armería”, que eran “aquellas casas donde los nobles ponían los escudos de sus armas. Los dueños de los Palacios Cabo de Armería… se titulaban cabos de  linaje, gozaban de grandes exenciones y privilegios, asentamiento en Cortes, y constituían el grado superior de la nobleza”. “En algunos lugares, el señor del palacio Cabo de Armería ostentaba también la condición de capitán a guerra, con mando sobre sus paisanos -un valle entero en algún caso como en este del Baztán- a los que debía revisar y conducir al campo de batalla cuando se decretaba el apellido o llamada, que era la movilización general de todos los hombres útiles, prevista por el Fuero con ocasión de guerra declarada o invasión del reino”. Cf. GRAN ATLAS DE NAVARRA, CAJA DE AHORROS DE NAVARRA, PAMPLONA 1986, II. HISTORIA p.161. El palaciano de Datue era capitán a guerra de todo el valle del Baztán.

A este Palacio de Datue, con amplios salones, locales y habitaciones y con capilla de hermosas tallas y capacidad suficiente, capilla con privilegio de puerta al exterior y abierta a las personas que a ella desearan acudir, llegó la comunidad de Seminaristas, Estudiantes, Padres y Hermanos, desde Burgos, en abril de 1874, y allí permaneció tranquilamente hasta principios de 1876, casi dos años.

En el catálogo de la Congregación de la Misión, publicado en París, “CATALOGUE DES MAISONS ET DU PERSONNEL DE LA CONGREGATION DE LA MISSION, 1875″ consta la casa de Elizondo, así se la llama, con el nº 25 de la Provincia de Espagne, y se indica como ministerios de la casa: “Retraites, College”. La comunidad constaba, ese año,  de los siguientes miembros: Eladio Arnáiz (Superior), Luis Chozas, Cipriano  Rojas, Santiago Lladó y Francisco Robles. Junto a ellos 6 Hermanos Coadjutores, 15 Estudiantes y 9 Seminaristas.

En diciembre de 1874 tiene lugar el Pronunciamiento del General Martínez Campos en Sagunto, y en enero de 1875, como consecuencia del mismo, se restaura la Monarquía Borbónica en la persona del joven rey Alfonso XII. Los Misioneros Paúles pueden volver a Madrid, donde al no poder recuperar la casa de la calle Osuna, tienen que ocuparse de la adquisición y acomodación de una nueva casa, la de los Cipreses, Paseo del Obelisco, en el barrio de Chamberí, a la que van llegando los Misioneros dispersos. En 1876 los Padres, Hermanos, Estudiantes y Seminaristas de Datue inician por grupos la vuelta a la nueva Casa Central de Madrid. Así acaba la peripecia de la estancia de los Misioneros Paúles en Elizondo.

Rafael Sáinz (BPZ, 1993)

Mitxel Olabuénaga, C.M.

Sacerdote Paúl y Doctor en Historia. Durante muchos años compagina su tarea docente en el Colegio y Escuelas de Tiempo Libre (es Director de Tiempo Libre) con la práctica en campamentos, senderismo, etc… Especialista en Historia de la Congregación de la Misión en España (PP. Paúles) y en Historia de Barakaldo. En ambas cuestiones tiene abundantes publicaciones. Actualmente es profesor de Historia en el Colegio San Vicente de Paúl de Barakaldo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *