Novena a la Virgen Milagrosa 2013: Día noveno

Milagrosa_Pamplona_2013Y que esta luz de la fe CREZCA CONTINUAMENTE EN NOSOTROS, hasta que llegue el día sin ocaso, que es el mismo Cristo, tu Hijo, nuestro Señor.

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos. Llegamos al día de la fiesta. Nuestra fe ha ido clarificándose y creciendo a lo largo de estos días. El Año de la Fe ha dado su fruto. Han vuelto a manar, Virgen Milagrosa, las fuentes que se estaban agotando o se habían secado, pero no han llegado al mar. Debe seguir creciendo continuamente el caudal de nuestro río hasta llegar a la plenitud de la nueva evangelización, cuando no solo veamos a Jesucristo en los pobres, sino que ellos mismos vean a Dios en esta vida por la fe que los ilumina y les hace ver el mundo como lo ve Jesús-Cristo, tu Hijo, nuestro Señor, a quien sea dada la gloria en esta fiesta de la Virgen Milagrosa y en esta Eucaristía que celebramos.

ORACIÓN COLECTA

Señor Dios nuestro,
que por la Inmaculada Virgen María,
asociada a tu Hijo de modo inefable,
nos das alegrarnos con la abundancia de tu bondad,
concédenos que,
sostenidos por su maternal auxilio,
nunca nos veamos privados de tu providente piedad,
y que, con fe libre,
nos sometamos al misterio de tu redención.
Por nuestro Señor Jesucristo.

LITURGIA DE LA PALABRA

Lectura del Libro del Apocalipsis (12, 1.5.14-17)

Apareció una figura portentosa en el cielo: Una mujer vestida de sol, la luna por pedestal, coronada con doce estrellas. Dio a luz un varón destinado a gobernar con vara de hierro a los pueblos. Arrebataron al niño y lo llevaron junto al trono de Dios.

Le pusieron a la mujer dos alas de águila real para que volase a su lugar en el desierto. La serpiente, persiguiendo a la mujer, echó por la boca un río de agua, para que el río la arrastrase; pero la tierra salió en ayuda de la mujer, abrió su boca y se bebió el río salido de la boca de la serpiente. Despechado el dragón por causa de la mujer, se marchó a hacer la guerra a los que guardan los mandamientos de Dios y mantienen el testimonio de Jesús.

Palabra de Dios.

Salmo responsorial

R./ De pie, a tu derecha, está la reina enjoyada con oro de Ofir.

Escucha, hija, mira: inclina el oído,
olvida tu pueblo y la casa paterna;
prendado está el rey de tu belleza:
póstrate ante él, que él es tu Señor. R./

Ya entra la princesa, bellísima,
vestida de perlas y brocado;
la llevan ante el rey, con séquito de vírgenes,
la siguen sus compañeras. R./

La traen entre alegría y algazara,
van entrando en el palacio real.
A cambio de tus padres, tendrás hijos,
que nombrarás príncipes por toda la tierra. R./

+ Lectura del santo Evangelio según San Juan (2, 1-12)

Tres días después se celebraba una boda en Caná de Galilea; allí estaba la madre de Jesús. También Jesús y sus discípulos estaban invitados a la boda. Se acabó el vino, y la madre de Jesús le dice:

– No tienen vino.

Jesús le responde:

– ¿Qué quieres de mí, mujer? Aún no ha llegado mi hora.

La madre dice a los que servían:

– Haced lo que él os diga.

Había allí seis tinajas de piedra destinadas a los ritos de purificación de los judíos, con una capacidad de setenta a cien litros cada una. Jesús les dice:

– Llenad de agua las tinajas.

Las llenaron hasta el borde. Les dice:

– Ahora sacad un poco y llevadlo al encargado del banquete para que lo pruebe.

Se lo llevaron. Cuando el encargado del banquete probó el agua convertida en vino, sin saber de dónde procedía, aunque los servidores que habían sacado el agua lo sabían, se dirige al novio y le dice:

– Todo el mundo sirve primero el mejor vino, y cuando los convidados están algo bebidos, saca el peor. Tú, en cambio has guardado hasta ahora el vino mejor.

En Caná de Galilea hizo Jesús esta primera señal, manifestó su gloria y creyeron en él los discípulos. Después, bajó a Cafarnaún con su madre, sus hermanos y discípulos, y se detuvo allí varios días.

Palabra del Señor

TEXTO PREVIO A LA HOMILÍA

“En el centro de la fe se encuentra la confesión de Jesús, Hijo de Dios, nacido de mujer, que nos introduce, mediante el don del Espíritu santo en la filiación adoptiva”. (cf. Ga 4,4-6)”. (LF 59)

SUGERENCIAS PARA LA HOMILÍA

1) Terminamos esta novena en la que hemos recorrido, de la mano de la Virgen María e iluminados por la palabra del documento “La Luz de la Fe”, la aventura de creer en este momento y en esta sociedad que nos tocan. Y hacerlos sin complejos, yendo contracorriente, como dice el Papa Francisco, si fuera necesario.

2) El mismo Papa nos dice: “En el centro de la fe se encuentra la confesión de Jesús, Hijo de Dios, nacido de mujer, que nos introduce, mediante el don del Espíritu santo, en la filiación adoptiva (cf. Ga 4,4-6)” (LF 59). Y mirando a la sociedad y al mundo señala: “Sí, la fe es un bien para todos, es un bien común; su luz no luce solo dentro de la Iglesia ni sirve únicamente para construir una ciudad eterna en el más allá; nos ayuda a edificar nuestras sociedades, para que avancen hacia el futuro con esperanza” (LF 51)Y mirando hacia la familia cristiana dice: “Por eso, es importante que los padres cultiven prácticas comunes de fe en la familia, que acompañen el crecimiento en la fe de los hijos. Sobre todo los jóvenes, que atraviesan una edad tan compleja, rica e importante para la fe, deben sentir la cercanía y la atención de la familia y de la comunidad eclesial en su camino de crecimiento en la fe” (LF 53).

3) La lectura del Apocalipsis nos ha presentado a la mujer triunfando definitivamente del mal. El día sin ocaso. Así la vio santa Catalina en la segunda aparición triunfando del mal, derramando el bien, coronada de estrellas e intercediendo por nosotros. El Evangelio en cambio, nos la muestra en este mundo hacendosa, atenta a los signos de alrededor, valorando el momento presente poniendo lo que está de su parte y acudiendo a su hijo: HACED LO QUE EL OS DIGA. Y se produjo aquí en la tierra un momento de gracia solidaria que evitó problemas y alegró la vida de la incipiente comunidad, reflejada en los nuevos esposos. Momentos de alegría, signo y semilla de lo que puede ser un mundo mejor, hecho de gratuidad, trabajoysolidaridad. Una sociedad que favorece la fe. Y creció la fe de los discípulos en él.

4) Hemos de concluir diciendo que la fe ilumina nuestro caminar, se hace escucha y visión, entra en diálogo con Dios y con el mundo. La fe se recibe en Iglesia, se expresa en sacramento vivo y en evangelización. La fe no se desentiende del bien común, de la familia, de la vida social y es una fuerza que conforta en el sufrimiento.

ORACIÓN UNIVERSAL

Sacerdote: Oremos con toda la Iglesia en este día de fiesta.

Lector/a: Oh Dios, fuente de santidad, que has dado a la Virgen María la participación plena en los frutos de la redención de Cristo, concede a tu Iglesia acoger y comunicar con fidelidad el regalo de la salvación. Roguemos al Señor.

Asamblea: Te rogamos, óyenos.

Lector/a: La Medalla confiada a santa Catalina recuerda a la Virgen María asociada de modo singular a la obra de la redención, haznos colaboradores de la novedad evangélica, empeñados en la promoción y la salvación de los hombres. Roguemos al Señor.

Asamblea: Te rogamos, óyenos.

Lector/a: Tú que hiciste a María sierva fiel y atenta a tu Palabra, haznos también a nosotros, por su intercesión, siervos y discípulos de tu Hijo. Roguemos al Señor.

Asamblea: Te rogamos, óyenos.

Lector/a: Por medio de la Medalla Milagrosa es asegurada la bondad de la gracia que María obtiene a quien confía en ella; concede, por su intercesión, apoyo a los débiles, consuelo a los afligidos, perdón a los pecadores, y a todos la salvación y la paz. Roguemos al Señor.

Asamblea: Te rogamos, óyenos.

Lector/a: En María, Madre de Cristo, y de la Iglesia, la Familia Vicenciana y el pueblo sencillo reconocen a su única Madre, haz que la amemos fielmente y acojamos siempre su invitación a obedecer a cualquier señal de su Hijo. Roguemos al Señor.

Asamblea: Oh María, sin pecado concebida (cantado)

Sacerdote: Que la Santísima Virgen Inmaculada de la Medalla Milagrosa, a la que hemos invocado en esta Novena, nos alcance del Padre las gracias para la vida presente y la futura. Por Jesucristo nuestro Señor.

ORACIÓN SOBRE LOS DONES

Jubilosos de poder celebrar
la festividad de la Madre de tu Hijo,
te ofrecemos, Señor,
este sacrificio de alabanza y te suplicamos
que nos mantengas en continua acción de gracias
a los que nos alegramos por tus beneficios.
Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO: EL AMOR MATERNAL DE LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARÍA

V. El Señor esté con vosotros.

R. Y con tu espíritu.

V. Levantemos el corazón.

R. Lo tenemos levantado hacia el Señor.

V. Demos gracias al Señor, nuestro Dios.

R. Es justo y necesario.

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación darte gracias
siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo,
Dios todopoderoso y eterno,
por Cristo, Señor nuestro.
A quien, verdadero Dios y verdadero hombre,
constituiste único Mediador,
viviente siempre para interceder por nosotros.
En tu inefable bondad
has hecho también a la Inmaculada Virgen María
Madre y colaboradora del Redentor,
para ejercer una función maternal en la Iglesia:
de intercesión y de gracia,
de súplica y de perdón,
de reconciliación y de paz.
Su generosa entrega de amor de madre
depende de la única mediación de Cristo
y en ella reside toda su fuerza.
En la Virgen María se refugian los fieles
que están rodeados de angustias y peligros,
invocándola como madre de misericordia
y dispensadora de la gracia.
Por eso,
con los ángeles y los arcángeles
y con todos los coros celestiales,
cantamos sin cesar
el himno de tu gloria:
Santo, Santo, Santo

TEXTO DE SANTA CATALINA LABOURÉ (antes de la oración final)

Hoy, 27 de noviembre, celebramos la fiesta de la Inmaculada Virgen de la Medalla Milagrosa en el mismo día en que tuvo lugar la aparición de la Virgen a Santa Catalina Labouré, en vísperas del primer domingo de Adviento.

A media tarde se manifestó la Virgen a la santa, de pie, con la cabeza cubierta con un velo, rodeada la parte superior por una corona de doce estrellas. La Virgen apoyaba sus pies sobre una esfera al mismo tiempo que aplastaba con ellos una serpiente. Con sus manos sostenía una esfera (el mundo) ofreciéndola a Dios. Las piedras preciosas de sus manos despedían rayos de luz.

En torno a la Virgen se leía una invocación: «Oh María sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a ti». La santa oyó una voz que le decía: haz acuñar una medalla, según este modelo.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Reconfortados con los sacramentos de la redención eterna,
te pedimos, Señor Dios nuestro,
que cuantos nos alegramos
en la celebración festiva de la Inmaculada Madre de tu Hijo,
avancemos animosos en la peregrinación de la fe
y, hechos partícipes de la mesa de tu reino,
merezcamos glorificarte con ella en el cielo. Por Jesucristo nuestro Señor.

BENDICIÓN SOLEMNE

– El Dios, que en su providencia amorosa
quiso salvar al género humano
por el fruto bendito del seno de la Virgen María,
os colme de sus bendiciones.

R./ Amén.

-Que os acompañe siempre la protección de la Virgen,
por quien habéis recibido al Autor de la vida.

R./ Amén.

-Y a todos vosotros,
reunidos hoy para celebrar con devoción esta fiesta de María,
el Señor os conceda la alegría del Espíritu
y los bienes de su reino.

R./ Amén.

– Y la bendición de Dios todopoderoso,
Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre vosotros.

R./ Amén.

 

María, Virgen Milagrosa, ayuda nuestra fe:
para escuchar la palabra de Dios y acogerla.

María, Virgen Milagrosa, ayuda nuestra fe:
para ver en tu hijo al Hijo de Dios.

María, Virgen Milagrosa, ayuda nuestra fe:
para seguirlo siempre a donde quiera que nos lleve.

María, Virgen Milagrosa, ayuda nuestra fe:
en la incertidumbre, en la plenitud de la vida
y en el ocaso.

María, Virgen Milagrosa, ayuda nuestra fe:
en la Iglesia que nos la transmite con su palabra
y la vive y celebra en los sacramentos.

María, Virgen Milagrosa, ayuda nuestra fe:
en la sociedad y en cada ser humano
que puede mejorar.

María, Virgen Milagrosa, ayuda nuestra fe:
en nosotros mismos,
en mi mismo para que pueda escuchar de tu Hijo,
el Señor:
Vete en Paz, TU FE TE HA SALVADO.

Amén.

Descarga la novena completa este folleto pulsando aquí (folleto de 88 páginas, en formato PDF):

Formato PDF:
PDF

Javier F. Chento

Laico vicenciano, afiliado a la Congregación de la Misión. Gestiona y mantiene varias páginas web cristianas y vicencianas, incluida La Red de Formación "Somos Vicencianos", de la que es cofundador. Es también coordinador internacional de .famvin, la Red de Noticias de la Familia Vicenciana. Como músico católico, ha editado varios discos. Es Director y cofundador de Trovador, una reconocida compañía discográfica católica de España. Graduado en la Universidad Oberta de Catalunya con cuatro grados (Asistente de dirección, Gestión Administrativa, Recursos Humanos y Contabilidad Avanzada). Bilíngüe Español/Inglés. Trabaja en las Tecnologías de la Información, ofreciendo servicios de alojamiento, diseño y mantenimiento Web, así como asesoramiento, formación y soluciones informáticas, gestión documental y digitalización de textos, edición y maquetación de libros, revistas, flyers, etc.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.