PARA LEER: “Treinta doblones de oro” (Jesús Sánchez Adalid)

13266gEn un noble caserón de la Sevilla del XVII, el joven Caye­tano entra como contable al servicio de don Manuel de Pa­redes, un hidalgo que ha invertido sus últimos bienes en un navío que parte rumbo a las Indias. Un día llega la fatal noti­cia: el barco ha naufragado y su preciada carga se ha perdido en el fondo del mar. El viejo palacio y las pertenencias fami­liares están hipotecados y se presenta un porvenir incierto…

En esta novela conoceremos una Sevilla adormecida en su belleza barroca y la gloria pasada; el agitado reino de Me­kinez en Berbería; la vida recóndita en la ciudad del cruel sultán Mulay Ismail; el cautiverio y el sorpresivo encuentro entre curiosos personajes en medio de grandes aprietos.

El autor también reconstruye el sorprendente relato del céle­bre Cristo de Medinaceli, arrebatado en 1681 a la debilitada guarnición española de La Mamora, en el norte de África.

Jesús Sánchez Adalid nos introducirá en el misterio profun­do del ser humano, sus temores, sus dudas y sus esperanzas, entre originales episodios llenos de humor y vitalidad. Un verdadero regalo precisamente en estos tiempos.

Mitxel Olabuénaga, C.M.

Sacerdote Paúl y Doctor en Historia. Durante muchos años compagina su tarea docente en el Colegio y Escuelas de Tiempo Libre (es Director de Tiempo Libre) con la práctica en campamentos, senderismo, etc…
Especialista en Historia de la Congregación de la Misión en España (PP. Paúles) y en Historia de Barakaldo. En ambas cuestiones tiene abundantes publicaciones. Actualmente es profesor de Historia en el Colegio San Vicente de Paúl de Barakaldo.

Un comentario sobre “PARA LEER: “Treinta doblones de oro” (Jesús Sánchez Adalid)

  • el 24/01/2014 a las 17:56
    Permalink

    Una novela realmente apasionante, con una historia de fondo que te envuelve y te lleva sin darte cuenta a la verdadera historia del Jesus de Medinaceli, el Cautivo y Rescatado. La compré en la Navidad para mi hija y tuve que leerla yo porque la vi hasta llorar de emoción mientras ella la iba leyendo. Ahora es mi marido quién se ha enganchado… Una preciosidad que todos deberían leer. Altamente recomendable. Marta Mendieta Murillo.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *