Proyecto Provincial 1997/2000

mso92DF1CONGREGACION DE LA MISIÓN

PROVINCIA DE ZARAGOZA

PROYECTO PROVINCIAL 1997-2000

ANTE EL PROYECTO PROVINCIAL 1997-2000

Al presentar este Proyecto Provincial llama la atención especialmente la cifra del año 2000 que se propone como límite. El Proyecto trianual nos reflere así casualmente no sólo a esa fecha ya casi mágica en la Historia de la Humanidad, sino a la evocación del gran jubileo con el que la Iglesia pretende celebrar los dos mil años del nacimiento de Cristo. No se trata, dice el Papa, de inducir a las gentes a un nuevo milenarismo, sino de suscitar una mayor sensibilidad para escuchar lo que el Espíritu dice a la Iglesia y lo que dice a los individuos por medio de los carismas (TMA 23).

Vivimos, pues, en un tiempo distinto. Es un tiempo de gozo porque nos llama a celebrar la ya larga trayectoria de nuestra fe. Es un tiempo de esperanza porque despierta expectativas nuevas para la misión y para los hombres. Es un tiempo de compromiso porque nos urge a activar entre los pobres el Evangelio del Reino. Es un tiempo de plenitud porque se asienta en Cristo, que es ayer, hoy y siempre la clave de la historia humana.

En esta perspectiva se quiere situar este Proyecto. Porque rnira al futuro del Reino, pretende suscitar ilusión. Porque se asienta en la fidelidad a san Vicente, quiere promover la evangelización de los pobres. Porque vive el hoy de la Iglesia, nos empuja a compartir con los laicos la vocación y la misión. Porque brota de la fe en Jesucristo, busca que nos convirtamos a él y que nos mantengamos siempre renovados en la tensión del Espíritu.

“Si nada podemos por nosotros mismos, decía nuestro fundador, lo podemos todo con Dios. Si, la Misión lo puede todo porque tenemos en nosotros el germen de la omnipotencia de Jesucrísto; por eso nadie es excusable por su impotencia… ” (A los misioneros, 131). ¡Que esta misma confianza de San Vicente sea la nuestra! iY que situados en el horizonte de Cristo renovemos nuestra vocación e impulsemos la misión!

S. Azcárate Gorri. C.M. Visitador

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

OBJETIVO GENERAL

 

Convocada por la Iglesia para impulsar la nueva evangelización, y desde una actualización del carisma recibido por nuestro Fundador, la Provincia de Zaragoza se compromete a anunciar a los pobres de una manera efectiva la Buena Noticia de la salvación en Jesucristo. Quiero, para ello, activar la ilusión por la vocación vicenciana, intensificar el carácter misionero de nuestros ministerios, valorar la formación como exigencia de fidelidad y potenciar la colaboración con los laicos.

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

OBJETIVO PRIMERO: ACTIVAR LA ILUSIÓN POR LA VOCACIÓN VICENCIANA

“Un verdadero misionero, un hombre que tiene el espíritu de Dios, lo abrazo todo, lo puede todo” (SVPXI, 129).

 

LÍNEAS DE ACCIÓN

1. A nivel personal y local:

1.1. Fortalecer nuestra adhesión a Cristo Evangelizador de los pobres

1.2. Profundizar en la convicción de que Dios nos convoca para la misión entre los pobres

1.3. Cultivar el sentido de pertenencia a la Congregación de la Misión (en la Provincia de Zaragoza), participando en los encuentros organizados provincialmente e interesándonos por los ministerios de los demás misioneros.

1.4. Manifestar con claridad en todos los ministerios nuestra identidad vocacional vicenciana.

1.5. Vivir la pasión por los pobres, dejándonos interpelar por sus necesidades, permaneciendo atentos al devenir del mundo y de la cultura, descubriendo la actualidad de nuestro carisma vicenciano.

1.6. Crear en cada una de nuestras obras la comisión de pastoral vocacional.

2. A nivel provincial

2.1. Promover, en los encuentros de misioneros, dinamismos que aviven el entusiasmo por seguir a Cristo Evangelizador de los pobres.

2.2. Fomentar el intercambio entre las comunidades, el conocimiento de nuestras obras, la estima mutua,

2.3. Sensibilizar en la dimensión vocacional de todo ministerio a cada comunidad y a cada misionero.

OBJETIVO SEGUNDO: INTENSIFICAR EL CARÁCTER MISIONERO DE NUESTROS MINISTERIOS

“En la obra de evangelización que la Congregación de la Misión se propone realizar, tengamos presente .., la búsqueda contínua de la conversión, tanto por parte de cada uno como por parte de la Congregación entera, según la mente de san Pablo que aconseja: “No os amoldéis al mundo este, sino íos transformando con la nueva mentalidad” (C. 12).

LÍNEAS DE ACCIÓN:

1. A nivel personal y local:

1.1. Orientar nuestros ministerios con un claro espíritu misionero, caracterizado por la itinerancia, disponibilidad, no instalación …, sabiéndonos enviados al mundo y urgidos a anunciar la Buena Nueva a los pobres, saliendo al encuentro de las personas sin esperar a que vengan a nosotros …

1.2. Concretar nuestra participación en la misión a través del cumplimiento fiel de las tareas encomendadas por la Comunidad.

1.3. Cultivar en nuestras comunidades y ministerios la preocupación preferencia¡ por la misión de Honduras,     :

1.4. Acercarnos personal y comunitariamente a la realidad de los pobres de nuestro entorno, atendiendo especialmente a los inmigrantes e indomiciliados y a los que sufren las consecuencias del paro, de la inseguridad laboral y de la degradación ético-moral.

1.5. Dejarnos interpelar por las necesidades de los pobres y trabajar en la promoción de la caridad y de la justicia,

1.6. Dedicar a obras sociales algunos de los locales que tenemos sin utilizar en nuestras casas.

2. A nivel provincial

2.1. Revisar nuestra presencia en las obras y ministerios con un claro espíritu misionero de evangelización de los pobres.

2.2. Potenciar el ministerio de las misiones y del servicio al laicado.

OBJETIVO TERCERO: VALORAR LA FORMACIÓN COMO EXIGENCIA DE FIDELIDAD

“La formación permanente mantiene la juventud del espíritu que nadie puede imponer desde fuera, sino que cada uno debe encontrar continuamente en su interior” (PDV, 79).

LÍNEAS DE ACCIÓN:

 

1. A nivel personal y local:

1.1. Revitalizar las reuniones de zona como espacio de encuentro y de animación en la vocación vicenciana, y promover una más amplia participación.

1.2. Responder a las variadísimas ofertas de formación que anualmente se nos hacen desde la Congregación y la Provincia y desde las diócesis e instituciones nacionales o internacionales.

1.3. Profundizar en la teología del laicado.

1.4. Cultivar la formación específica para responder a las nuevas pobrezas

1.5. Sentirnos urgidos en cada una de las comunidades a ofrecer un testimonio vocacional que resulte significativo

2. A nivel provincial:

2.1. Redactar el Plan de Formación Permanente, que nos esforzaremos en aplicar con fidelidad, seriedad y compromiso

2.2. Urgir, a nivel comunitario y provincial, que en los respectivos proyectos figuren los planes de formación permanente personales y comunitarios

2.3. Establecer los medios y estructuras necesarios para una adecuada formación de nuestros estudiantes.

2.4. Potenciar la preparación de los misioneros en la Doctrina Social de la Iglesia y en las Ciencias Sociales

2.5. Facilitar a los misioneros el acceso a estudios de especialización.

OBJETIVO CUARTO: POTENCIAR LA COLABORACIÓN CON LOS LAICOS Y PARTICIPAR EN SU FORMACIÓN

“Los misioneros tendrán especial cuidado de las asociaciones de laicos fundadas por san Vicente o que dimanan de su espiritu, pues como tales tienen derecho a que las asistamos y fomentemos”. (E.7).

LÍNEAS DE ACCIÓN

1.- A nivel personal y loca

1.1.        Esforzarnos por conocer las asociaciones vicencianas

1.2.        Favorecer la creación de los grupos vicencianos allí donde no estén implantados y animar los ya existentes

1.3.        Ayudarles generosamente en su formación y prestar nuestros locales para encuentros y trabajos.

1.4.        Fomentar, a nivel local, mesas de coordinación que favorezcan la colaboración en actividades en actividades concretas al servicio de los pobres.

1.5.        Reflexionar junto con ellos en foros, congresos, semanas de estudio, sobre las causas de la pobreza y la promoción de la justicia y de la caridad.

1.6.        Asistir gustosamente a sus reuniones cuando nos inviten.

1.7.        Celebrar juntos las fiestas de la Familia Vicenciana.

2.- A nivel provincial

2.1. Crear un equipo para la formación de laicos

2.2. Implicarnos, junto con los laicados vicencianos, en las Comisiones de Justicia y Paz.

NOTA: folletito breve y sin paginar.

Mitxel Olabuénaga, C.M.

Sacerdote Paúl y Doctor en Historia. Durante muchos años compagina su tarea docente en el Colegio y Escuelas de Tiempo Libre (es Director de Tiempo Libre) con la práctica en campamentos, senderismo, etc…
Especialista en Historia de la Congregación de la Misión en España (PP. Paúles) y en Historia de Barakaldo. En ambas cuestiones tiene abundantes publicaciones. Actualmente es profesor de Historia en el Colegio San Vicente de Paúl de Barakaldo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *