Proyecto Provincial 2009/2012

A los Misioneros de la Provincia de Zaragoza

Zaragoza, 18 de octubre de 2010 Fiesta de San Lucas Evangelista.

Queridos misioneros de la Provincia de Zaragoza: Saludos cordiales.

Con algo de retraso les envío el Proyecto Provincial, que debe servir de lectura y reflexión para cada uno de nosotros, y también de guía para la elaboración de los proyectos comunitarios.

El proceso de este Proyecto Provincial ha sido laborioso. Después de los primeros pasos dados por el Consejo Provincial y de un primer borrador, se consultó a varias personas, con cuyos aportes se hizo un segundo borra­dor. Se presentó, después, en la reunión de Superiores, y tras un diálogo enriquecedor, se elaboró un tercer borrador. Finalmente, y después de las últimas correcciones se ha elaborado lo que se presenta como texto definiti­vo.

Este Proyecto Provincial no responde al esquema común de Objetivo General, Objetivos particulares y Líneas de acción, sino que sigue la línea marcada por la XLI Asamblea General: Fundamentación y Líneas de Acción.

Se ha tomado la fundamentación de la XLI Asamblea General, un poco reducida y se priorizan algunas de las Líneas de Acción de la misma Asam­blea General, añadiéndoles algunos puntos específicos para la Provincia de Zaragoza, relativos a la Vida comunitaria, la Pastoral Vocacional y la Misión de Honduras. El resultado final es un documento que puede ayudar a los misioneros y a las comunidades de la Provincia a vivir su vocación con paz y con alegría y a dar testimonio de Jesucristo evangelizador en este nuevo mi­lenio.

La XLI Asamblea de la CM, tenida en París, en el año jubilar del 350 aniversario de la muerte de San Vicente y de Santa Luisa, ha sido una Gra­cia para nosotros. Le pido al Señor que nos dé a todos una voluntad decidida de aprovechar esta Gracia de Dios y de trabajar para seguir cada vez más de cerca los pasos de Cristo, Evangelizador de los Pobres.

Os aseguro mís oraciones y me encomiendo a las vuestras,

Juan Julián Díaz Catalán

Visitador

 

PRESENTACIÓN

La Provincia de Zaragoza asume como proyecto provincial las orientaciones y las líneas de acción de la XLI Asamblea General de la Congregación de la Misión, celebrada en París, en el 350 aniversario de la plenitud de la vida de San Vicente de Paúl y de Santa Luisa de Marillac (1660 — 2010). Y hace suyo, se podría decir que como objetivo general, el propuesto por la misma Asamblea: Fidelidad creativa a la Misión.

 

FUNDAMENTACIÓN

No siendo un proyecto propiamente dicho, las líneas de acción o líneas fuerza que ofrece están recogidas también del sentir de la Asamblea. La Provincia de Zaragoza con toda la Congregación de la Misión

– “Se sabe responsable de una gran herencia, desde San Vicente y los primeros misioneros hasta hoy.

– En docilidad al Espíritu Santo, quiere dinamizar su fideli­dad creativa para la Misión.

– Se compromete a recrear el carisma, atenta a los signos de nuestro tiempo”. (XLI Asamblea General de la CM, cele­brada en París, en el 350 aniversario de la plenitud de la vida de San Vicente de Paúl y de Santa Luisa de Marillac, 1660 — 2010).

Y con toda la Congregación, los misioneros de esta Provincia:

Abiertos al amor de Dios, fuente de toda creativi­dad, escuchamos su voz en el grito de los pobres

Caminamos en nuestra debilidad, pero sostenidos por la fuera del Espíritu que sigue haciendo en nosotros obras grandes

Urgidos por ese amor respondemos con la entrega apasionada de lo que somos y tenemos

Desde una comunidad que valoramos como lugar de encuentro de expresión de amor y de urgencia de misión.

e. Para una Misión que es Misión de la Iglesia, del mismo Cristo, que sigue vivo y operante en los cristianos, que por vivir en la historia, responden desde ésta a los retos que se les presentan en ca­da momento.

 

LÍNEAS DE ACCIÓN O LÍNEAS-FUERZA

 

I. FORMACIÓN CONTINUA (INICIAL Y PERMANENTE)

  • Colocar a Jesucristo en el centro de nuestra vida como eje transversal de la formación, la espiritualidad y la acción evange­lizadora. Con-formarnos con Jesucristo.
  • Asumir personalmente la necesidad de la formación como expresión de nuestra fidelidad a la vocación. Indicar en el Pro­yecto Comunitario el plan de formación anual de la comunidad y de cada misionero.
  • Participar activamente en los programas de formación que ofrece tanto la Provincia, como los Equipos Interprovinciales de Formación y la Curia General, para fortalecer nuestra fidelidad y nuestra respuesta creativa a la vocación de misioneros.
  • Considerar las Constituciones como nuestro camino de vida y apostolado. Programar comunitariamente su lectura y re­flexión.

 

II. RECONFIGURACIÓN

  • El Visitador y su consejo, junto con las distintas comisiones y equipos provinciales e interprovinciales, programarán encuen­tros y experiencias formativas de apoyo vocacional y de colabo­ración ministerial.
  • Reflexionar a todos los niveles, provincial y comunitario, so­bre la configuración “intra-provincial”, de acuerdo a la realidad concreta de la Provincia.
  • Participar, como Provincia, comunidades y misioneros, en la actividad apostólica interprovincial para que la evangelización de los pobres sea más eficaz. Esa participación se concreta es­pecialmente en la Formación Permanente, en las Misiones Po­pulares, en la Formación Inicial y en las Misiones Ad Gentes.
  • Abrir cauces para el estudio y la reflexión provincial y comu­nitaria sobre la reconfiguración interprovincial.

 

III. DIÁLOGO CON LOS POBRES Y CON LA FAMILIA VICEN­CIANA

A. Con los Pobres:

  • Mantenernos en fidelidad creativa al seguimiento de Cristo Evangelizador de los pobres, mediante el trabajo y el estu­dio de las realidades actuales que afectan a los pobres (metodología del cambio sistémico). Es un compromiso personal y comunitario.
  • Escuchar a los pobres en nuestros ministerios y esforzar­nos para participar de su vida, sufrimientos y esperanzas. Una tarea personal y un esfuerzo comunitario.
  • Dejarnos interpelar por las necesidades de los pobres y trabajar en la promoción de la caridad y de la justicia en nuestro entorno; para eso, cada comunidad ha de asumir y participar en los planes diocesanos sobre la atención a los pobres y debe comprometerse con la F.V. y otras organi­zaciones sociales en esta tarea.

 

B. Con la Familia Vicenciana y como Familia Vicenciana

  • Participar con los grupos de la Familia Vicenciana en pro­yectos comunes de misión y caridad. Señalar en los Pro­yectos Comunitarios esta participación.
  • Promover o crear los Grupos de la Familia Vicenciana don­de no existan y sean necesarios para la evangelización de los pobres y acompañar, en cuanto lo soliciten, a los gru­pos de la FV ya existentes donde ejercemos nuestro minis­terio o en un ámbito más amplio (ciudad, diócesis, re­gión…).
  • Colaborar con la FV en la formación, dando y recibiendo (espiritualidad vicenciana, Doctrina Social de la Iglesia, li­derazgo de los laicos,…). Realizar programas y encuen­tros en este sentido a nivel de Provincia canónicas y de zonas geográficas o diocesanas.
  • En los Proyectos Comunitarios constará esa disponibilidad. Esto corresponde hacerlo a las comunidades, principal­mente.
  • Estar abiertos, desde el consenso comunitario o provincial, a nuevas obras de evangelización y favorecer las iniciati­vas que haya en este sentido.

 

V. LA METODOLOGÍA DEL CAMBIO SISTÉMICO

  • Formar misioneros con una espiritualidad y metodología que favorezca la conversión personal, comunitaria y pastoral y el cambio estructural. Tarea del Visitador y Consejo, y también de la inquietud e interés de cada misionero.
  • Divulgar esta metodología entre nosotros para una eficaz y fiel labor de evangelización transformando en Reino de Dios las estructuras injustas que ocasionan tanta pobreza.

 

IV. LA CREATIVIDAD EN LOS MINISTERIOS

  • A nivel provincial y desde las comunidades revisar y dar respuestas, con fidelidad creativa, a la evangelización que se hace en el tradicional ministerio de las misiones popula­res.
  • Revisar las obras y ministerios (C. 2; 12), así como las es­tructuras de la vida comunitaria y potenciar su dimensión misionera. Tarea del Visitador y su Consejo y de cada una de las comunidades.
  • Promover el trabajo en equipo, en todos nuestros ministe­rios, así como la disponibilidad e itinerancia para la misión.

 

VI. ALGUNOS FOCOS DE ATENCIÓN

La vida comunitaria, la pastoral vocacional y la misión de Hon­duras han de tenerse en cuenta, de modo transversal, en todas estas líneas de acción propuestas anteriormente.

 

A. La vida comunitaria

  • Reflexionar y orar periódicamente sobre lo que las Consti­tuciones señalan para la vida comunitaria, de forma que se haga vida y experiencia el espíritu que urgió la comunidad para la misión.
  • Los ministerios son siempre comunitarios, por lo que hay que cuidar la preparación y realización de los trabajos y servicios confiados, y también su evaluación.
  • Concretar en el Proyecto comunitario las actividades co­munitarias necesarias para una vida de comunidad gozosa que favorezca el ministerio de cada misionero.

 

B. La Pastoral Vocacional

  • Promover la Pastoral Vocacional, principalmente desde los Equipos provinciales y la programación anual que hacen, de la que todos somos corresponsables.
  • Cada comunidad y cada misionero están urgidos a ofrecer un testimonio vocacional y ministerial que resulte significa­tivo para los jóvenes.
  • Realizar mensualmente convivencias vocacionales en las diversas zonas de la Provincia. El Equipo de Pastoral Vo­cacional lo tendrá en cuenta.

 

C. Misión de Honduras

  • Considerada como una gracia de Dios para la Provincia, la misión de Honduras requiere una reflexión y evaluación por parte de la Provincia y de las comunidades, especial­mente de los misioneros que gastan y han gastado parte de su vida en ella.
  • Hacen falta “operarios para la mies” en la misión de Honduras.

Mitxel Olabuénaga, C.M.

Sacerdote Paúl y Doctor en Historia. Durante muchos años compagina su tarea docente en el Colegio y Escuelas de Tiempo Libre (es Director de Tiempo Libre) con la práctica en campamentos, senderismo, etc…
Especialista en Historia de la Congregación de la Misión en España (PP. Paúles) y en Historia de Barakaldo. En ambas cuestiones tiene abundantes publicaciones. Actualmente es profesor de Historia en el Colegio San Vicente de Paúl de Barakaldo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *