Santiago de Masarnau Fernández (SSVP – España)

SANTIAGO DE MASARNAU FERNÁNDEZ

Madrid, 10-XII-1805, Madrid 14-XII-1882

SANTIAGO MASARNAU         Pianista, compositor, filántropo, humanista católico y Fundador de las Conferencias de S. Vicente de Paúl en Madrid. Su aportación al desarrollo del piano romántico es básica para comprender la evolución del instrumento en España. Sus primeros conocimientos de Marsarnau en el piano y órgano los tuvo en Granada con el organista de la catedral, donde se hallaba su padre, secretario del Conde Miranda. Estando su padre como secretario de la mayordomía de la Corte, dió un concierto de órgano a los 10 años en el Escorial ante los Reyes y su Corte, con obras propias dedicadas a la Reina. Mientras en Madrid estudiaba con Ángel Inzenga en piano y composición., En 1818, el “niño prodigio” con 13 años, estrena una misa, interpretada por la Capilla Real en la parroquia de San Justo y Pastor. El Rey concedió por los servicios prestados por su padre una pensión vitalicia a sus tres hijos. Todo cambió en el verano de 1723, por malentendidos motivados por los vaivenes sociopolíticos políticos en tiempos de Fernando VII. Su padre abandonó la Corte, y el joven Masarnau, con apenas 20 años, optó por marcharse a París y emprender en serio su formación como pianista y compositor. Tres fueron los viajes prolongados en París y Londres (1825/29; 1833/34; 1837/43), donde forjó su gran técnica pianísitca, su actividad compositiva para piano, publicación de repertorio pianístico, su método de técnica del piano, colección de piezas de piano de autores europeos…, y su relación con los grandes maestros que triunfaban en estas dos capitales. Conoció y dialogó con J. Bautista Cramer, A. Monsigny, Moscheles, el alemán Schlesinger, su verdadero maestro. Tuvo la oportunidad de conocer a los mejores profesores y músicos que vivían en estas ciudades, con los que trabó amistad: Rossini, Bellini, Paganini, Meyerbeer, Mendelssohn, Chopin, el irlandés John Field y el francés Valentín Alkan, Este le dedicó sus Tres estudios de bravura, op. 16, 1837. Su amigo en París era el compositor José Melchor Gómis. Cuando volvía a Madrid quedaba abrumado por la pobreza y escasa actividad musical que no respondía a sus expectativas.

El encuentro con Chopin es hoy obligado decirlo. Masarnau interpretaba ante Chopin un vals que había escrito pocas horas antes. Chopin le rogó que lo repitiera y al fin le dijo: “La primera parte me encanta, y es la mejor, por más que las otras sean buenas; a mí se me ocurre otra manera de desarrollarlo: ¿quieres dármelo y que pase por mío?”. Masarnau no tuvo inconveniente en ceder la pieza a su amigo polaco, que la convirtió en su conocido y que escucharemos Vals brillante en la menor, op. 34. Mendelssohn consideraba uno de los nocturnos “Spleen”, escrito por Masarnau, como su pieza predilecta.

Tras su tercer viaje trabajó en el colegio que su hermano Vicente había levantado en Madrid. Aquí emprendió una tarea de recitales, clases particulares y en el conservatorio, crítica musical en “El Artista”, contrarrestando el dominio de la ópera italiana e impulsando el desarrollo musical español… Fue fundador del Ateneo madrileño… Su producción pianística (Fantasías, sonatas, baladas, nocturnos, valses) es notable así como la religiosa y se halla, parte de esta producción, en el conservatorio madrileño y el Archivo Histórico Nacional.

El homenaje que las Conferencias de San Vicente de Paúl de Teruel le dedicaron ayer tarde, 30 de octubre de 2015, no es solo por ser un compositor de piano desconocido, sino por ser él el que introdujo las Conferencias de San Vicente de Paúl en Madrid. Él era un hombre muy religioso. Su semblanza, en el gran Diccionario de la Música Española e Hispano Americano le dedica 16 columnas: habla de su “conversión” durante cuaresma de 1838, en París. Fue F. Ozanám profesor de la Sorbona quien le abrió los ojos para ayudar a los pobres. Intensificó su vida espiritual y ésta actuó en el cambio de su trabajo compositivo en favor de la música sacra, la más importante y la más cultivada en España. Vuelto a Madrid el 9 de mayo de 1843 como profesor del colegio de su hermano, fue dejando los círculos pianísticos que en años anteriores fomentaba, centrándose como organista de las Calatravas o Salesas. Crea la filial madrileña de las Conferencias de San Vicente de Paúl en 1649, filial de la de París que dirigía Federico Ozanám. Y desde Madrid la sociedad en favor de los pobres se extiende poco a poco por las ciudades y poblaciones españolas. Esta actividad en favor de los pobres relegó el compromiso musical. Sufrió las turbulencias políticas que suprimio las Conferencias y se incautó de sus bienes (1868), y de nuevo restaurada en 1874. Estando al frente de la misma muere el 14 de diciembre de 1882.

En 1999, se constituyó en el Consejo Nacional de España una comisión histórica cuyo objetivo fue iniciar y seguir el proceso de beatificación de Santiago Masarnau, su proceso está en Roma.

El concierto, que interpreta el maestro Juan García Collazos con obras de Masarnau, Chopin y Muneta, es un homenaje a F. Ozanam y a S. Masarnau, programado por la Conferencia de S. Vicente de Paúl de Teruel y patrocinado por la Fundación Caja Inmaculada (Caja 3).

 Jesús Mª Muneta, C.M.

 

David Carmona, C.M.

David Carmona, Sacerdote Paúl y actual Visitador de la Provincia de Zaragoza. Es canario y actualmente reside en la comunidad vicenciana de Casablanca (Zaragoza).

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.