Seguridad Social (Zaragoza, 1972)

Dos Notas del Visitador sobre los Seguros

  1. El fondo provincial de invalidez y jubilación se constituyó inicialmente por la asamblea provincial (n.325) sobre la base de las aportaciones mensua­les de todos los miembros de la provincia que no hayan cumplido 65 años. Poste­riormente se han añadido otras dos fuentes de aportación, no previstas por la asamblea, pero aprobadas por el senado de la provincia. La primera es la parte señalada por el Padre General de entre los beneficios de la Clínica que ante­riormente se cobraban en concepto de alquiler del edificio» Por lo que corres­ponde a esta provincia, dicha parte equivale este año a alrededor de 1.200.000 pesetas. La segunda nueva fuente proviene de los contratos hechos o por hacer con otras provincias (particularmente de Hispanoamérica) sobre los misioneros que vengan a esta en edad de jubilación. Las tres fuentes constituyen un único fondo Provincial de vejez y jubila­ción, y de ese fondo el procurador provincial pasa mensualmente la misma pen­sión a todos los misioneros beneficiarios de ella (mayores de 70 años), si­guiendo la norma n.331. de la asamblea provincial. El remanente (que en estos momentos se acerca a 2.300.000 pesetas) es admi­nistrado por el procurador provincial, pero al margen do todas las demás cuentas de la procura. En su día, cuando el remanente alcance un volumen que parezca excesivo, el senado o la asamblea provincial deberá pronunciarse sobre el mejor modo do invertirlo.
  2. El nuevo plan de seguros de enfermedad en vías de preparación por la CONFER va más lento do lo que sería de desear. Creemos, sin embargo, que merece la pena esperar unos meses, pues el primer esbozo del plan ofrece ven­tajas desde el punto de vista asistencial y del económico que no se pueden es­perar de ningún otro plan de seguros en que se pueda soñar. Una cosa es ya cierta, sin embargo, acerca de ese plan. Aunque en un principio se pensó en in­cluir el médico de cabecera, se ha excluido definitivamente la idea por las complicaciones previsibles. Con lo cual, no nos queda más remedio que resolver por nuestra cuenta, ya desde ahora, un problema que no nos va a resolver ninguna otra entidad en el futuro. Así, pues, ruego a todos los superiores que con la mayor rapidez po­sible, dentro de este mismo mes do mayo, den los pasos necesarios para encontrar un médico responsable que atienda a los miembros de su comunidad en plan de medico de cabecera sobre la base de un con­trato. No puede basarse este tipo de asistencia, tan necesaria y que justamente preocupa a tantos misioneros, sobre la baso de una amis­tad no retribuida. Los superiores enviarán directamente al procurador provincial, en cuanto hayan convenido con algún módico, su nombre y dirección, así como la cantidad estipulada por la asistencia. Los superiores deben mirar este asunto como una obligación seria, por no decir grave, de su cargo.

Transcrito del Boletín Provincial de Zaragoza, 1972

Mitxel Olabuénaga, C.M.

Sacerdote Paúl y Doctor en Historia. Durante muchos años compagina su tarea docente en el Colegio y Escuelas de Tiempo Libre (es Director de Tiempo Libre) con la práctica en campamentos, senderismo, etc… Especialista en Historia de la Congregación de la Misión en España (PP. Paúles) y en Historia de Barakaldo. En ambas cuestiones tiene abundantes publicaciones. Actualmente es profesor de Historia en el Colegio San Vicente de Paúl de Barakaldo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *