¡Te prometo los besos!

olvido2Es lo que dice una de las “viejas” canciones de Quijano. Espero que “nadie imagine lo que le quiero”… Son, simplemente, las consecuencias de estar aburrido. Un lunes como casi todos: reunión mañanera, par de clases, un examencito (y su valoración), despacho… Uno piensa que “pasó un día” y no se equivoca. A estas horas (22:45) el “resto de Yahvé” está más que retirado. Leo un par de correos de Javi (Chento) con las últimas innovaciones de “vicencianos”. Estamos preparando un “festorrio” para cuando cumplamos los 2o millones de entradas. ¡En breve!… ¡Y algunos (Roma entre otros) sin enterarse! Quiero suponer no andarán tan… con las cosas de la CM. Quizá la “trebolez” (a tono con las últimas “crónicas”) les absorba todos sus tiempos.

El caso es que se inició el día con la capilla semidesnuda. Ausente ayer, no estaba enterado de las ausencias. Pensé que habría sido “larga” la noche. Por lo visto, no es así. El P. don Luis (tras un sobrecargado “finde” comunional y presbiteral) se esfumó a Pamplona; Julián largose a Zaragoza (vía, parada y fonda en Arroniz); don Rogelio (el gallego teutonizado), por aquello de la compañía, se suma al periplo. ¡Hasta el P. Pascual ha estado ausente en el comedor!… Ante tales ausencias (incluida la de don Jesús Pereña) nos hemos permitido un vaciado cualitativo de la “bodeguilla”. ¡Pueden los ausentes pensar en la reposición! Todos son esperados el martes en horario no preciso. En tanto, se cumple con las obligaciones domésticas que, en estas circunstancias, no son menos.

Con los silencios últimos (por lo que veo seguirán) quedan las noticias un tanto diluidas. Reclamo de nuevo. ¿No falta una Comisión relacionada con el uso de los modernos medios de comunicación? Se “me suelta el intestino” o se “me desencaja el eje” cuando se me dice que no hay tiempo o habilildad para colgar en la nube los acontecidos comunitarios. Y lo dicen algunos que no sólo tienen ordenador sino última moda de móvil, manejan cuentas de twitter, facebok, etc… ¡Viva la música!… Quiero suponer que la intencionalidad de “reconversión intraprovincial” (y la complejidad de las comisiones) se tome con un mayor interés y no quede en la habitual vacuidad. Puede pensarse que es una más de mis extravagancias. Puede ser. Un convencimiento: la Historia no nos va a perdonar la miopía que mostramos (individual y colectivamente) en el uso masivo de los modernos medios. La “novedad” de la evangelización no está en los contenidos (el Evangelio lo es en sí mismo) sino en  los destinatarios y en los medios. ¿Alquien en la Provincia se preocupa en analizar los contextos sociales en los que nos movemos? ¿Alquien se forma o utiliza los “nuevos” medios con profesionalidad y convencimiento?… Casas, economías, destinos, comunidades, configuraciones, reconfiguraciones, treboliarismo, asignaciones, etc… no son sino “burbujillas” para solaz de conciencias apenadas o frustradas. ¡No vale la pena! (Sigo con Quijano). Termino. Son las 23:15. Balcón abierto. Ni calor ni frío. Por lo menos no ha llovido. Se salvó el Athletic. Casi el Osasuna. El Barakaldo a punto de la liguilla de ascenso. Me hacía ilusión la bajada de los primeros y la subida del segundo… ¡jejejejeje!… Nuestras chicas senior de Pauldarrak pasan de eliminatoria copera… ¿Llegarán a la final?… Las cadetes-juveniles celebran su ser campeón de Liga… ¡Te prometo los besos!

Mitxel Olabuénaga, C.M.

Sacerdote Paúl y Doctor en Historia. Durante muchos años compagina su tarea docente en el Colegio y Escuelas de Tiempo Libre (es Director de Tiempo Libre) con la práctica en campamentos, senderismo, etc… Especialista en Historia de la Congregación de la Misión en España (PP. Paúles) y en Historia de Barakaldo. En ambas cuestiones tiene abundantes publicaciones. Actualmente es profesor de Historia en el Colegio San Vicente de Paúl de Barakaldo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.