Textos para la Historia de la CM en España (5 de octubre)

libros_texto_2_300x150Carta del P. Pinell al Emo. Cardenal Enríquez, Nuncio que había sido en España, con el fin de so­licitar la protección de la corte romana para la fundación de la casa de Reus. 5 de octubre de 1754.

Emo. Señor.

Señor: Las repetidas experiencias del fervor y eficacia con que V. Ema. se dignó en tiempo menos oportuno fa­vorecer el expediente de nuestra fundación de la casa de Reus y la mutación del ministerio en nuestra corte, en el cual, aunque se mantenga el Padre confesor (único opuesto corno sabe V. Ema, a la pretensión); pero vaci­lante a juicio de los más, y por esta parte menos temible; me hace pensar que sería la ocasión favorable que en otro tiempo apeteció V. Ema., y que por ser menos dependien­te que entonces del Padre el Sr. Marqués del Campo de Vi­llar (2), podría V. Ema. hacer revivir aquellos grandes ofrecimientos que hizo a V. Ema. y empeñándole con efi­cacia a dar curso al memorial, conseguir en esta buena coyuntura lo que entonces no pudo por respeto al Padre.

Si el exceso de bondad de V. Ema, se dignase interesar esa corte romana con la nuestra y dirigir, juzgándolo V. Ema. más conveniente, el expediente al Sr. Duque de Huéscar que en el presente sistema es el más inmediato, elevado y como primer móvil de toda esta grande máqui na e imponerle por la instructa en el feliz estado en que la eficacia y celo de V. Ema. llegó a poner la preten­sión, parece muy consecuente que le vería V. Ema, fácil­mente lograda, tendría el consuelo de ver perfeccionado lo que con tanta aplicación comenzó, y todos el de ver establecida por su medio de V. Ema. una casa que tanta glo­ria le ha de ciar al cielo y utilidad a las almas.

Quiso el cielo privarnos del Optimo Sr. Caraccioli, su dig­nisimo sucesor, quien no dudo habría ayudado a V, Ema. y aplicado sus buenos oficios en esta ocasión; lo sentí mu­cho y no olvidaré jamás en mis pobres oraciones su buena memoria, como no olvido la de V. Ema., a quien rendida­mente repito el ofrecimiento de mi buena voluntad pare cuanto se dignase V. Ema ordenarme. Dios guarde a V. Ema., etc.

Barcelona, a 5 de octubre de 1754.

—AMCM. Sig. 1, fol. 60 v.

Mitxel Olabuénaga, C.M.

Sacerdote Paúl y Doctor en Historia. Durante muchos años compagina su tarea docente en el Colegio y Escuelas de Tiempo Libre (es Director de Tiempo Libre) con la práctica en campamentos, senderismo, etc…
Especialista en Historia de la Congregación de la Misión en España (PP. Paúles) y en Historia de Barakaldo. En ambas cuestiones tiene abundantes publicaciones. Actualmente es profesor de Historia en el Colegio San Vicente de Paúl de Barakaldo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *