Textos para la Historia de la CM en España (8 de julio de 1704)

libros_texto_2_300x150“Cuando llegó aquí la noticia de haberse recibido en Roma estas cartas (las del Obispo de Barcelona al Papa y a su Secretario de Estado), fue Dios servido que llegasen los Sres. Sacerdotes nom­brados de Su Santidad para formar cata casa; vi­niéndome aviso desde Mataró, cómo habían desem­barcado allá día 8 de julio (1704), y que pasado medio día se partirían para esta ciudad. Esta noticia tuve a las cuatro de la tarde; fuíme a participarla luego al Sr. Obispo, quien mandó al instante al Vicario ge­neral saliera con carroza de Su Ilma. a recibirlos; previne otras dos de amigos y parientes, y yo me adelanté a encontrarlos al río Besós, donde llegamos juntos. Pude prestar allí mi primera obediencia y osculum pacis a mi Superior y compañeros con todo júbilo y felicidad. Encontramos a media hora las re­feridas carrozas, con ellas entramos derechos al pa­lacio episcopal donde fueron recibidos de Su Ilma. con todo honor y singulares demostraciones de afec­to. Tomamos el  agasajo, y con todas las carrozas nos mandó acompañar hasta la propia casa de la Mi­sión, donde estaba prevenido con la mayor decencia que se pudo el oratorio, y después de adorado y da­das gracias al Santisimo Sacramento, se despidió el Sr. Canceller de Cataluña, Vicario general y otros muchos, que nos favorecieron; y pudieron en su pro­pia casa tomar el descanso que se logra en lo propio, aunque desacomodado.

 AI otro día volvimos al Sr. Obispo para entre­garle la carta de Su Santidad, mandada por su Se­cretario de Estado y primer Ministro, y es como sigue:

 Los PP. Juan Domingo Orsese, Juan Bautista Balcone y Luis Narvácz  van a fundar la nueva casa de Barcelona. El Padre Santo, que ya en Octubre úl­timo me mandó recomendara V. S. I. ayudase a esta obra de tanto provecho, me ha ordenado re­nueve ahora el mismo encargo. Su Santidad mira con mucho aprecio la Congregación y el celo vivísi­mo con que los miembros de ella derraman entre los fieles las enseñanzas de la piedad cristiana, y pro­mueven entre los eclesiásticos la observancia de las buenas costumbres y de las sagradas ceremonias. Y así como Su Santidad se ha alegrado muchísimo de que se les abra campo y extiendan sus obras por me­dio de esta nueva fundación en beneficio de los pue­blos de España, del mismo modo no agradecerá me­nos el que V. S. I., a impulsos de su oficio paternal, contribuya eficazmente por su parte a conseguir este fin, máxime teniendo en cuenta que el Sumo Pontí­fice le quedará por ello especialmente reconocido. Beso las manos a V. S. I. Roma 22 de abril de 1704.­Cardenal Paulucci.”

 RELACIÓN QUE HACE DE LA LLEGADA DE LOS MISIONEROS EL P. SENJUST.


Mitxel Olabuénaga, C.M.

Sacerdote Paúl y Doctor en Historia. Durante muchos años compagina su tarea docente en el Colegio y Escuelas de Tiempo Libre (es Director de Tiempo Libre) con la práctica en campamentos, senderismo, etc… Especialista en Historia de la Congregación de la Misión en España (PP. Paúles) y en Historia de Barakaldo. En ambas cuestiones tiene abundantes publicaciones. Actualmente es profesor de Historia en el Colegio San Vicente de Paúl de Barakaldo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *