Textos para la Historia de la CM en España (Agosto de 1970)

libros_texto_2_300x150I.- MODO DE VINCULACION DE LAS TRES PROVIN­CIAS DE ESPAÑA CON LAS PROVINCIAS DE UL­TRAMAR EN RELACIÓN AL ENVÍO DE PERSONAL

 1. Las provincias de Madrid, Salamanca y Zaragoza se comprometen a enviar cada año un padre a una provincia de América, según éste orden establecido por sorteo en la reunión:

– en 1971: a Méjico, Perú y Puerto Rico;

– en 1972: a Venezuela, Perú y Puerto Rico;

– en 1973: a Venezuela, Méjico y Puerto Rico;

– en 1974: a Perú, Venezuela y Méjico.

2. Se podrá concertar el destino de algún padre volunta­rio a cada una de estas cuatro provincias en estos cuatro años, por acuerdo de los tres visitadores de España, en vistas a una equitativa distribución del personal.

3. Para responder a las necesidades urgentes de las pro­vincias filiales, una visión más universalista de los misione­ros de España, y una mayor solidaridad entre todos, podrían ser destinados temporalmente algunos de los misioneros de las provincias de España a las provincias filiales.

4. Los convenios de ayuda y normas que propone esta reunión de Visitadores se aplicarán también, en la medida de lo posible, a la provincia de Cuba, cuando las circunstancias lo permitan, y supuesta la información y la aprobación del Visitador dicha provincia.

5. Las provincias de Madrid, Salamanca y Zaragoza en­viarán a quienes voluntariamente se ofrezcan a trabajar en la provincia de Filipinas, supuesta la preparación especializada para cualquiera de los ministerios de la provincia: colegios, seminarios y parroquias.

6. Todas las provincias fomentarán entre sus miembros la colaboración con las misiones, especialmente las de la India y Madagascar, fomentando las vocaciones y la ayuda económica. Tanto en España como en las provincias de ultramar se abren nuevos campos de acción auténticamente misionera, como los emigrantes, la región de Apure en Venezuela, Santo Domingo, los Andes en el Perú.

7. En el retorno a España de los misioneros de ultramar, siempre se podrá optar por cualquiera de las tres provincias de España. Si el misionero vuelve en disposición de poder trabajar, puede concertarse con la provincia que lo recibe el destino de otro padre que le sustituya.

 II. CONFERENCIA DE VISITADORES

 La reunión de visitadores de las provincias citadas crea la Conferencia de Visitadores de las provincias de Madrid, Salamanca, Zaragoza y Filiales, cuyos estatutos provisiona­les, que se someten a la aprobación del Superior General son como sigue:

1. Esta Conferencia de Visitadores ha sido creada en cum­plimiento de lo determinado en el artículo 28 de las Cons­tituciones.

2. La Conferencia intenta la promoción y colaboración entre las provincias que la componen en las obras de interés común.

3. Son miembros de la Conferencia todos los Visitadores de las provincias siguientes: Filipinas, Madrid, Méjico, Perú, Puerto Rico, Salamanca, Venezuela, Zaragoza y Cuba.

4. Los Visitadores pueden delegar a un miembro de su consejo para que en su nombre asista a la Conferencia, pero sólo por causas aprobadas unánimemente por los demás com­ponentes de la Conferencia.

5. El presidente de la Conferencia será el Visitador del lu­gar donde se tiene la reunión. Su oficio es preparar la reunión, presidirla, dirigirla y ejecutar personalmente o por el secre­tario lo que la conferencia determine.

6. Su oficio expira una vez ejecutado todo lo que la con­ferencia le encomiende.

7. Será secretario de la Conferencia un padre paúl esco­gido por el presidente entre los padres de su provincia.

8. Es oficio del secretario redactar las actas, darlas a co­nocer a las provincias componentes de la Conferencia, enviar un ejemplar al padre General, y ejecutar lo que la Conferen­cia o el presidente le indique. No tiene ni voz ni voto en la Conferencia.

9. Las reuniones se tendrán cada año en la primera se­mana de agosto. Si por causas especiales uno de los Visitado­res o su delegado no pudiera asistir a la Conferencia, lo comunicará inmediatamente a los demás componentes de la misma.

10. Cada Visitador y cada consejo provincial, así como todos los miembros de las provincias que integran la Confe­rencia, podrán presentar temas de estudio y todas las suge­rencias que crean oportunas.

11. El temario de estudio de cada reunión se determinará con tres meses de anticipación, comunicando el presidente los temas que se han de tratar. El presidente redactará una agenda que comunicará a todos los visitadores con dos me­ses de anticipación por lo menos.

12. Los temas que se han de discutir en la Conferencia deben ser antes tratados por los respectivos consejos provin­ciales, pero el valor jurídico del las determinaciones tendrá vigor cuando el Visitador las promulgue en su provincia, cum­pliendo lo acordado en la Conferencia.

13. Estudiado el tema y discutido, la Conferencia procede a la formulación de las conclusiones que crea conveniente y a su aprobación. Ninguna proposición tendrá valor si no ha sido aprobada por dos tercios de los votos válidos. La apro­bación puede hacerse de viva voz o por voto secreto, según lo pida la materia en discusión.

14. La Conferencia puede invitar al padre General para que él o un delegado asista a las sesiones de la misma.

15. Cuando la Conferencia trate de temas que, por las Constituciones, son de competencia del padre General, el tra­bajo de la Conferencia no tiene otro valor que el de informar al padre General y su consejo. Siempre se informará al padre General de todo lo tratado en la Conferencia.

16. Al final de cada una de las reuniones se señalará el lugar de la reunión siguiente.

17. Los gastos de viajes se dividirán entre todas las pro­vincias componentes de la Conferencia.

18. Este reglamento, aún supuesta la aprobación del pa­dre General, tendrá carácter experimental. La Conferencia podrá cambiar sus determinaciones si lo cree oportuno.

 III. RELACIONES ECONÓMICAS ENTRE LAS TRES PROVINCIAS DE ESPAÑA Y LAS FILIALES

 1. El contrato vigente regirá las relaciones económicas en­tre las provincias hasta el 31 de diciembre de 1970.

2. Los procuradores provinciales de Méjico, Puerto Rico, Venezuela y Perú tendrán una reunión el 1 de diciembre de este año en Lima, para estudiar y elaborar las enmiendas que se crean necesarias al contrato en vigor actualmente. El re­sultado de esta reunión se enviará a los Visitadores de las tres provincias de España, para que estos examinen las propues­tas y envíen sobre ellas un anteproyecto a los provinciales de América, no más tarde de la primera semana de febrero de 1971. Estos estudiarán el anteproyecto, y hechas una vez más las enmiendas oportunas, lo devolverán a España antes del uno de abril del mismo año. El anteproyecto se aprobará defini­tivamente en la próxima reunión de la conferencia en agos­to de 1971.

3. Las deudas pendientes de la, provincia de Filipinas has­ta el 31 de diciembre de 1970 quedan condonadas. El Visita­dor de dicha provincia presentará con la mayor rapidez posi­ble a los Visitadores de Madrid, Salamanca y Zaragoza un anteproyecto que regulará las relaciones económicas a partir ­del 1 de enero de 1971.

 IV. SOBRE LA INFORMACION ENTRE LAS TRES PRO­VINCIAS DE ESPAÑA Y LAS DE ULTRAMAR

 1. Se lamenta la casi total falta de información entre las provincias, falta que resulta, entre otras cosas en una cala­mitosa ausencia de interés por las provincias de ultramar por parte de los padres jóvenes en España.

2. Se piensa que los Anales de las provincias de España deberían ser el vehículo de información también para las provincias de ultramar.

3. Es más: debe haber un órgano de información per­manente mutuo, con base en Madrid. El padre encargado de esta función deberá gozar de una gran libertad de tiempo y de movimiento para visitar las provincias, conocerlas y publi­car reportajes informativos sobre ellas.

4. Se pide, como sugerencia muy particular, que las pro­vincias de ultramar envíen a las casas de formación de Es­paña, libros y publicaciones sobre sus naciones respectivas.

ACTA DE LA REUNIÓN DE PUERTO RICO.


[1] Anales Madrid, 1970, pp. 445-450.

Mitxel Olabuénaga, C.M.

Sacerdote Paúl y Doctor en Historia. Durante muchos años compagina su tarea docente en el Colegio y Escuelas de Tiempo Libre (es Director de Tiempo Libre) con la práctica en campamentos, senderismo, etc… Especialista en Historia de la Congregación de la Misión en España (PP. Paúles) y en Historia de Barakaldo. En ambas cuestiones tiene abundantes publicaciones. Actualmente es profesor de Historia en el Colegio San Vicente de Paúl de Barakaldo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *