¿Volveremos a verlo? (1979)

dibujo-diaconadoEntre la multitud de noticias que hoy nos asedian, ésta pue­de pasar como una más; pero no lo sería verdaderamente si no tuviéramos conciencia de que es una noticia liberadora, porque forma parte de las pocas noticias des­interesadas o gratuitas. Y si toda noticia está llamada a conmover, es reconfortante pensar que unos hombres están ya en disposición de llegarse hasta cada uno de nosotros y ofrecernos la verdad de sus vidas. Son los hombres del Evangelio, de la única verdad que nos hace libres, y que han sido conscientes de que “sin Mí —la Verdad— no podéis hacer nada” en palabras del mismo Jesús.

Que Jesús vive y anima a los hombres, ahí está claro, en estos seis jóvenes que nos alertan para que al hablar de la juventud, genérica y ligeramente, andemos con más cuidado. La noticia es de alborada casi  y…de Mayo flo­rido. Porque a las 9,30 de la mañana, en la iglesia de La Milagrosa de los Padres Paúles de Pamplona, en el 13 de Mayo, Carmelo Velloso, de Larraga; Santiago Azcárate de Olite; Pedro Guillén, de Eslava; José Ricardo Medina, de Las Palmas de  Gran Canaria; Tomás Chocarro, de Berbinzana y Antonio Ibáñez de Larraga, decidieron serena y claramente entregar sus vidas al servicio desinteresado del reino de Dios: fueron ordenados diáconos, “servidores” de la comunidad cristiana, por el arzobispo de la Diócesis, don José Mª Cirarda.

Presentes estaban el P. James W. Richardson (de USA) Superior General, de la Congregación de la Misión, o PP. Paúles y el P. Julio Suescun, Supe­rior Provincial de la provincia de Zaragoza. Y luego treinta sacerdotes paúles más, y los fieles, la Comunidad de creyentes en Jesucristo, llenando totalmente la amplia iglesia de La Milagrosa.

Próximamente serán sacerdotes: en este mismo verano. Ellos, que han cursado la carrera civil (Filosofía y Letras) y la eclesiástica (Teología en la Universidad de Deusto).

Si en la iglesia de Jesús el servicio desinteresado es el mayor y mejor título la preparación de que se han revestido estos seis muchachos es signo de que, como mensajeros del  Reino, han asumido la tensión del desafío: el vino siempre nuevo en vasos nuevos. La esperanza se da sin títulos, y el bien, que es el Evangelio mismo vivido, se ofrece y se brinda por el Evangelio mismo. Pe ro el tiempo es hoy diverso y, como envoltura de la verdad perenne, requiere modos apropiados para hacer ver mejor la única presencia, la de El: “y sabed que Yo —di­ce Jesús a sus amigos— estará con vosotros todos los días hasta el final de los tiempos”.

Así para muchos vuelve a renacer el entusiasmo, vuelven a surgir las esperanzas en estos seis jóvenes que no se han dejado atrapar por la vida cómoda o el oportunismo, incluso de las noticias consumistas.

Pedro Sanz.

Transcrito del BPZ, 1979

Mitxel Olabuénaga, C.M.

Sacerdote Paúl y Doctor en Historia. Durante muchos años compagina su tarea docente en el Colegio y Escuelas de Tiempo Libre (es Director de Tiempo Libre) con la práctica en campamentos, senderismo, etc… Especialista en Historia de la Congregación de la Misión en España (PP. Paúles) y en Historia de Barakaldo. En ambas cuestiones tiene abundantes publicaciones. Actualmente es profesor de Historia en el Colegio San Vicente de Paúl de Barakaldo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *