XXXVIII Semana Vicenciana (Viernes, día 23)

cruz_sv1)      La mañana

A primera hora sor María Ángeles Infante expuso la conferencia: “Las Hijas de la Caridad Mártires del siglo XX”. Dividió la charla en dos partes. La primera ¿Quiénes son las Hijas de la Caridad beatificadas?”, exponiendo que eran mujeres sencillas de su época, firmes en la fe cultivada al abrigo de la oración que exponen de manera humilde sin renunciar a lo que son por lo que fueron objeto de la depuración religiosa, cuyo proceso pretendía expulsar a Dios de España y no sólo de la Sanidad, la beneficencia y la educación.

La segunda parte puso de relieve  las condiciones sociopolíticas de España, subrayando que viven en un momento de conflicto de la historia de España, acusándose a la Iglesia de estar ajena al pueblo, pero que, sin embargo, vieron al servicio de los pobres como misión, recibiendo el martirio por confesar su identidad: ser seguidoras de Cristo y mantenerse firmes en la fe.

La segunda charla de la mañana fue de Antonino Orcajo CM, que habló de los mártires de la Congregación de la Misión en su conferencia ” El testimonio de los misioneros paúles españoles”, comentando los aspectos históricos de España en el primer tercio del siglo XX, así como la perspectiva vicenciana.

Tras la localización sociopolítica aludió a que el martirio es fuente de vocaciones, pasando a comentar la situación concreta vivida en las ciudades  de Alcorisa (Teruel), Guadalajara, Rialp (Seo de Urgell), Oviedo y Gijón, donde murieron misioneros paúles víctimas de la situación previa a la Guerra Civil.

El P. Orcajo dejó claro que todos los fallecidos fueron testigos de fe, de amor y de espíritu pese a lo estremecedor de su muerte.

2)      La tarde

La penúltima conferencia de esta semana vicenciana la ofreció el P. José Rico Pavés, Obispo auxiliar de Getafe, con el título “Testigos de la fe, mártires para la reconciliación”. Durante su exposición quedó claro que el mejor ejemplo de mártir lo tenemos en Jesucristo y que el discípulo a imagen del maestro debe de saber confesar la fe con el seguimiento, con la imitación y con su configuración, que en último extremo puede llevar al martirio que es el supremo testimonio de amor. Esto fue lo que pasó en la Iglesia española en los años 1930 – 1936.

Ahora bien, a los mártires debemos verles como modelos de reconciliación, pues la victoria del amor es patente en el perdón a los verdugos que les ejecutaron dado lugar a la paz de la reconciliación que viene de lo alto y sus señales son: la alegría, la concordia y la misericordia, pues, al fin y al cabo, el mayor gesto del amor a Dios por parte de los mártires fue el perdonar y aceptar se ser cristiano hasta la muerte.

Tras la última conferencia llego el momento de los agradecimientos a cargo del P. Mallo a todos los asistentes, así como a las delegadas y a toda la comunidad de Santa Marta de Tormes, pero, en especial, a personal de servicio por toda su dedicación y entrega.

Tomado de la web de la Provincia de Salamanca

 

Mitxel Olabuénaga, C.M.

Sacerdote Paúl y Doctor en Historia. Durante muchos años compagina su tarea docente en el Colegio y Escuelas de Tiempo Libre (es Director de Tiempo Libre) con la práctica en campamentos, senderismo, etc…
Especialista en Historia de la Congregación de la Misión en España (PP. Paúles) y en Historia de Barakaldo. En ambas cuestiones tiene abundantes publicaciones. Actualmente es profesor de Historia en el Colegio San Vicente de Paúl de Barakaldo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *