Andando por el camino…

MisionesEn nuestra forma de misionar hay un primer momento que tiene una importancia decisiva, ya lo decían nuestros antiguos misioneros: la preparación.

Como dice el famoso poema de Antonio Machado “caminante no hay camino / se hace camino al andar”. Pues bien, eso hemos tratado de hacer en estas dos semanas que hemos pasado por tierras murcianas: abrir caminos, tender puentes.

La primera semana estuvimos en Archena, pueblo famoso por su balneario. Nos tocó ayudarles a preparar la misión. El tiempo fuerte será en marzo, del 2 al 30; nos dedicamos a informar, animar, ilusionar… Así nos fuimos reuniendo con todos los grupos de la parroquia para informarles de la misión, hacer el estudio de la realidad y buscar enlaces. La realidad nos ha sorprendido gratamente. La gente se ha animado y cada día asistían más a las reuniones, no solo los de los grupos, sino parroquianos en general. Incluso algunos jóvenes vinieron varios días.

La segunda semana anduvimos a caballo entre Espinardo y Churra.  En Espinardo sustituimos al párroco del Espíritu Santo, que se encontraba en un curso de capellanes de cárcel en Madrid. Pero aprovechamos la estancia para hacer oración todas las mañanas a las 10 con la gente del barrio, y por las tardes celebramos la Eucaristía. También tuvimos tiempo de hacer alguna visita, especialmente a gente mayor y enfermos ya conocidos de anteriores tiempos de misión.

Ciertamente en este barrio humilde hay mucho trabajo que hacer, y además muy acorde con nuestro espíritu vicenciano. Razón tenía san Vicente cuando decía que la verdadera religión está entre los pobres. Allí hemos encontrado gente muy buena, a pesar de las dificultades, y con mucha fe. Sin duda han sido un testimonio para nosotros.

En Churra el trabajo que teníamos que realizar era distinto, se trataba de apoyar al párroco (que lo necesita) y de ver la posibilidad de una misión completas. Por eso nos dedicamos a informar, animar, ilusionar a la gente con vistas a una futura misión.

El domingo 2, día de la candelaria, nos hicimos presentes en la Eucaristía de la mañana, con procesión incluida. A lo largo de la semana nos reunimos con varios grupos: catequistas, cáritas, padres y madres, y parroquianos en general. Les explicamos en qué consiste una misión y por qué hacer una misión. También hubo tiempo de juntarnos con los niños de la catequesis, incluso de jugar con ellos, y con los jóvenes de confirmación. La acogida fue muy buena y habrá que ir pensando en dar más pasos.

El camino está abierto. Ahora nos toca ver entre todos, parroquia y nosotros, que pasos se pueden seguir dando.

Ivan y Luis Mari

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.