¡Qué pena… pero es la vida!

asdDía de sol. Calor. Llevamos así dos días. Previamente fresquito. Es el clima oceánico, más o menos moderado. Pasamos la bisagra mensual que delimita las vacaciones comunitarias. Volvieron los PP. Moleres, López (Javier) y Vences. Están, hasta mediados, los Hnos. Hervás y Ros. Hoy dasapareceremos Corpus, Ander y un servidor. Pascual permanece. Iván lleva dos días en Londres; Josico a punto de ir a Honduras. Con ello se completa el arco de los residentes.

No por ello ha estado la casa semivacía. Súmanse, a los descritos, Josef y Dominic (nuestros eslovacos cada día más desenvueltos en el idioma). Nos han visitado los PP. Ruiz Barbacil (los dos gemelos), Laborda (dos breves estancias), Arana (dos semanitas bien aprovechadas), Sagastagoitia (incluida su maleta), Ademar (y toda su simpatía) y Loyola (todo el mes de julio). Esperamos hoy mismo al P. Paulino. A este elenco deben añadirse la docena de obreros que se afanan en llevar a cabo  los arreglos encomendados. En este momento está andamiada media fachada externa del edificio con la finalidad de abordar el problema de las humedades. Poco plazo para lo que se va descubriendo. Internamente se renueva el cableado eléctrico que, por lo intuido, conllevará bajar los techos de todos los pasillos. Esperemos se trabaje por evitar el llamado, en arte, «efecto túnel». ¡Me lo temo!

La Comunidad también tiene algún remozamiento. Una recurrente fuga en el fregadero ha traído el ¿intento? de renovación del «office». Veremos en lo que queda a nuestra vuelta. Finalizada la acomodación del llamado «garaje pequeño» como «almacén provincial de libros» se procedió a trasladar, desde Murguía, los miles de libros que allí se acumulaban. A día de hoy están todos debidamente ubicados en el recinto. Las estanterías se ven repletas. Queda un inmenso trabajo por realizar, comenzando por las bibliotecas ya existentes en el piso cuarto. Se verán muy enriquecidas, especialmente la ya potente vicenciana. Sobresaldrá el número de volúmenes apergaminados. Un serio problema no sólo de ubicación sino de mantenimiento.

Sube la temperatura. Algunos operarios se afanan en el complejo andamiaje. Me entretiene el último concierto de André Rieu en Praga. ¡Un buen espectáculo que sirve de fondo a determinados trabajos! En tanto preparo algunos materiales para aprovechar el tiempo vacacional. La tarde será otra cosa. De momento, estoy citado con los srs. párrocos (titular de San Ignacio y suplente de El Carmen) para la veraniega «ruta del vidrio». Se notan ausencias callejeras. Es Agosto, la crisis parece superada, se acortan los pantalones de las jovencitas, las playas se colmatan, los cuerpos ennegrecen… Queda menos para que comience el curso. ¡Qué pena pero es el vida!… Quedamos citados en septiembre, si la wifi no lo remedia… ¡Con Dios!

 

Mitxel Olabuénaga, C.M.

Sacerdote Paúl y Doctor en Historia. Durante muchos años compagina su tarea docente en el Colegio y Escuelas de Tiempo Libre (es Director de Tiempo Libre) con la práctica en campamentos, senderismo, etc… Especialista en Historia de la Congregación de la Misión en España (PP. Paúles) y en Historia de Barakaldo. En ambas cuestiones tiene abundantes publicaciones. Actualmente es profesor de Historia en el Colegio San Vicente de Paúl de Barakaldo.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.