Evaluación del tiempo fuerte de misión con el Consejo de Pastoral de la Presentación de María de Zaragoza

El jueves, día 22, estábamos convocados por el párroco de la Presentación de María de Zaragoza para realizar una evaluación del tiempo fuerte de misión con el Consejo de Pastoral.

Tras la presentación que hizo el párroco, Sergio, les pedí una visión de la misión en tres aspectos:

  • ¿Qué impresión habéis sacado, tanto si ha sido positiva como negativa?
  • ¿Queréis preguntarnos algo porque, o ha creado un cierto desconcierto, o no habéis entendido?
  • ¿Y aconsejarnos?

Fueron hablando distintas personas resaltando de modo especial el trabajo realizado y, particularmente, el esfuerzo para llegar a todos a través de las visitas. Esto lo ha valorado el barrio, según dijo el párroco, pues él ha ido preguntando a la gente y le han dado esta impresión.

Lo comentado en una reunión de unas dos horas es difícil resumirlo en pocas palabras. No obstante, me voy a servir de las palabras de Emilio, el Vicario, que además es el actual director del CRETA: “Pienso que la misión ha sido muy positiva para la parroquia. Voy a resaltar algunos aspectos: como habéis dicho, la oración de la mañana ha llegado; me ha parecido un buen ejemplo de trabajo bien pensado, con contenido y flexible; ahora yo pediría que nos dierais algún consejo en orden a la continuidad”.

Les propusimos:

  • Pensamos que debe mejorarse “ya” todo el cómo de la Eucaristía de la «1». Debe saberse pronto qué cura la preside y que este se reúna con catequistas, coro, grupo de liturgia y demás agentes y tengan en cuenta el leccionario de la Misa con Niños (IX).
  • Las pocas cosas que se han conseguido en esta misión debe promocionarlas el Consejo. Por ejemplo, la oración de la mañana (programándola con cuidado), pues ha sido el acto más frecuentado. Hay un grupito para hacerlo.
  • Los Grupos de Encuentro que han ido creciendo muy débilmente, pero día a día, pueden ser un fermento de renovación en la parroquia. Por más que haya algunas resistencias a hacerlos en las casas. No hay que “abortar” criaturas pequeñas.
  • Sería bueno crear una conciencia de participación más universal para que poco a poco haya personas que se impliquen. Conviene abrir la parroquia a la participación, evitando capillismos o exclusiones.
  • Si la misión ha podido decir algo positivo, aunque sea poco, hay que aprovecharlo con paciencia y desarrollar sus brotes.

De hecho, y ya que nos lo han pedido, hemos tenido el primer encuentro de continuidad con el grupo de parejas jóvenes. Y el sábado dimos los pasos para poner en marcha un grupo que anime el canto en la misa con niños de la una, lo pidió el párroco. Ayer, domingo, ya comenzaron a dar los primeros pasos.

Y ahora, a centrarnos en el tiempo especial en la parroquia del Espíritu Santo de Espinardo. Ya os contaremos.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.