PARA LEER: «Y de repente, Teresa»

asdEn pleno siglo XVI, durante el reinado de Felipe II, la Inquisición se ha lanzado con denuedo y auténtica obsesión a controlar la sociedad española. Nadie está libre de sospecha.

Don Rodrigo de Castro es un inquisidor implacable, ambicioso y cau­to, que se ha consagrado concienzudamente a realizar pesquisas sobre aquellas mujeres que tienen éxtasis, visiones y misteriosas revelaciones, por si fueran «alumbradas»; es decir, adeptas a la secta mística que tanto preocupa al Santo Oficio, por ser considerada herética y relacionada con el protestantismo.

Mientras, una mujer se afana por unir lo presente y lo eterno y vivir una fe auténtica y una espiritualidad pura: Teresa de Jesús, una de las figuras más grandes y universales de España de todos los tiempos, que no obstante su fina intuición, su magistral escritura y su virtud probada, fue acosada por los inquisidores. Algo que se ocultó en los siglos subsi­guientes y que hoy, por fin, debe ser sacado a la luz.

Jesús Sánchez Adalid, como jurista y teólogo, nos va descubriendo, poco a poco y de manera apasionante, los entresijos de la Inquisición, sus métodos y sus procedimientos. Y con su reconocida destreza como novelista, nos hará viajar a aquella época, haciéndonos sentir que hemos estado allí realmente.

Hermosa novela. 563 páginas sin desperdicio que, dentro de los múltiples aspectos de una personalidad tan intensa y amplia como la de Santa Teresa, profundiza en uno de ellos: sus problemas con la Inquisición (Santa). Bien contextualizada. El relato mantiene firmemente la tensión que “obliga” a una letra continua. Letra bastante adecuada para cualquier lector/a. Divide su autor la obra en “Libros”. (I) “En que sabemos quién es don Rodrigo de Castro Osorio, …”; (II) “Donde se sabrá a qué se dedica don Rodrigo Castro en el Tribunal de la Suprema y General Inquisición…”; (III) “En el que se adquirirán grandes conocimientos de las tareas propias de la Santa Inquisición…”; (IV) “En que el Inquisidor adjunto fray Tomás será hecho comisario…”; (V) “En que se refiere la gran impresión que causó la relación de las supuestas revelaciones del libro de Teresa de Jesús…” (VI) “En que cabalgando de camino a Toledo, el caballero de Alcántara le cuenta a fray Tomás muchas peripecias de su vida de cautiverio…”; (VII) “Donde Fray Tomás y el caballero de Alcántara están en Toledo para inquirir si allí Teresa de Jesús había hecho y dicho cosas propias de alumbrada…”; (VIII) “Que trata de lo sucedido cuando el inquisidor Castro tenía ya calificado el caso de la monja Teresa de Jesús…”; (IX) “En el que el nuevo gran inquisidor don Gaspar de Quiroga ve prudente el “Libro de la vida” de Teresa”…; (X) “En que se conocerá la denuncia que una dama y un clérigo hicieron ante el Tribunal de la Santa Inquisición de Sevilla…”; (XI) “De lo que resolvió el inquisidor general apostólico para solucionar de una vez por todas el caso de teresa de Jesús…”. Merece la pena.

“Y de repente Teresa”

Jesús Sánchez Adalid

Ediciones B, 2014

 

Mitxel Olabuénaga, C.M.

Sacerdote Paúl y Doctor en Historia. Durante muchos años compagina su tarea docente en el Colegio y Escuelas de Tiempo Libre (es Director de Tiempo Libre) con la práctica en campamentos, senderismo, etc… Especialista en Historia de la Congregación de la Misión en España (PP. Paúles) y en Historia de Barakaldo. En ambas cuestiones tiene abundantes publicaciones. Actualmente es profesor de Historia en el Colegio San Vicente de Paúl de Barakaldo.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.