Plan de evangelización de los misioneros de la Provincia de Zaragoza en Honduras

El 10 de octubre de 1989, el Visitador de la Provincia de Zaragoza y el Obispo de San Pedro Sula (Honduras) firmaron un convenio por el que quedaba confiada a la atención pastoral de la Provincia de Zaragoza la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús de Puerto Cortés.

Los primeros misioneros de la Provincia de Zaragoza se establecieron en Puerto Cortés en octubre de 1989. Desde 1993 se consolidó un nuevo equipo de misioneros en Cuyamel, que quedó constituida como parroquia independiente el 27 de febrero de 2005 (Parroquia de Santiago Apóstol). Desde 1998 hasta la Pascua de 2006 un misionero ha formado parte del equipo interprovincial que atiende la parroquia de San José de Puerto Lempira en La Mosquitia hondureña.

Las Líneas Operativas de la Provincia de Zaragoza (2003-2006) establecen: “Mantendremos el Equipo Misionero y elaboraremos un Plan de Evangelización para toda la Misión“. Con este fin, los misioneros de la Provincia de Zaragoza en Honduras han reflexionado en diversos encuentros comunitarios sobre el sentido de su presencia evangelizadora y el Consejo Provincial ha dedicado varias sesiones al estudio de las propuestas. Finalmente, el Visitador con su Consejo ha aprobado, el día 30 de abril de 2004, el Plan de Evangelización de los Misioneros de la Provincia de Zaragoza en Honduras.

Este Plan, partiendo de la realidad social, cultural y religiosa de Honduras, y en conformidad con las orientaciones de la Iglesia en América Latina, pretende establecer los criterios comunes de la acción evangelizadora de los misioneros de la Provincia de Zaragoza en cuanto miembros de la Congregación de la Misión, seguidores de Jesucristo Evangelizador de los Pobres, para los próximos cinco años.

A partir de este Plan, los Misioneros de la Provincia de Zaragoza en Honduras concretarán los programas anuales junto con el Visitador, en ocasión de su visita a la Misión.

Objetivo general

Impulsar el anuncio de la Buena Nueva en cada una de las parroquias a nosotros confiadas en Honduras, en orden a que las personas puedan encontrarse con Jesucristo Vivo y sepan dar razón de su fe, construyendo comunidades eclesiales que sean verdadera “casa y escuela de COMUNIÓN“, comprometidas en la “nueva imaginación de la caridad” que haga efectiva la SOLIDARIDAD para con los más pobres, al estilo de Vicente de Paúl.

Objetivos específicos

  1. Fortalecer la dimensión evangelizadora de nuestra presencia y acción, de cada una de las comunidades y grupos y de los diversos ministerios laicales (Delegados de la Palabra, catequistas, animadores…), de tal manera que promuevan eficazmente el encuentro con la persona de Jesucristo Vivo.
  2. Impulsar la educación integral (educación básica, educación en la fe) desde las comunidades, grupos, programas e instituciones eclesiales y cuidar la formación específica (formación especializada, formación teológica y vicenciana) de los agentes de pastoral y de los responsables de nuestras obras y proyectos.
  3. Promover actitudes y estructuras de comunión, mediante la creación y consolidación de comunidades eclesiales, la colaboración y el testimonio de unidad de laicos, consagrados, agentes pastorales, misioneros, Iglesia diocesana y universal, y la participación responsable en los consejos y asambleas comunitarios, parroquiales, diocesanos.
  4. Cultivar en las comunidades el compromiso con los más pobres, promoviendo el desarrollo de una pastoral social organizada, el respeto a los valores familiares y sociales, específicamente el valor inviolable de la vida humana y de la dignidad de la persona, la solidaridad y el trabajo transformador, trabajando por la liberación integral de los más desfavorecidos para que lleguen a ser agentes de su propio desarrollo.
  5. Favorecer la expresión de la fe en celebraciones comunitarias festivas, con la participación de la diversidad de ministerios laicales y la integración de los elementos culturales locales, de modo que resulten evangelizadoras y fecundas en frutos de comunión y solidaridad.

Líneas de acción

Para el Objetivo 1:

Fortalecer la dimensión evangelizadora de nuestra presencia y acción, de cada una de las comunidades y grupos y de los diversos ministerios laicales (Delegados de la Palabra, catequistas, animadores…), de tal manera que promuevan eficazmente el encuentro con la persona de Jesucristo Vivo.

Líneas de Acción:

  1. Manifestar explícita y gozosamente nuestra identidad misionera y cultivar la espiritualidad misionera en cada uno de los agentes pastorales (Delegados de la Palabra, catequistas, animadores…) de nuestras comunidades y grupos.
  2. Realizar, en cada una de las zonas que atendemos, la misión popular como tiempo fuerte de evangelización extraordinaria y desarrollar el ‘tiempo de continuidad’ como refuerzo evangelizador.
  3. Crear y fortalecer las comunidades eclesiales como estructuras básicas de evangelización.
  4. Promover cada año encuentros sectoriales de evangelización convocando a los principales agentes de pastoral.
  5. Celebrar cada año una Semana Bíblica en cada una de nuestras parroquias como acontecimiento evangelizador y proyectarla a las diversas comunidades que integran la parroquia.

Algunos datos de las dos parroquias:

  • unos 170 Delegados y Delegadas de la Palabra de Dios.
  • Unos 200 Catequistas de infancia.
  • Unos 60 animadores de grupos juveniles.
  • Unos 70 agentes de promoción humana.

Para el Objetivo 2:

Impulsar la educación integral (educación básica, educación en la fe) desde las comunidades, grupos, programas e instituciones eclesiales y cuidar la formación específica (formación especializada, formación teológica y vicenciana) de los agentes de pastoral y de los responsables de nuestras obras y proyectos.

Líneas de Acción:

  1. Potenciar los programas de alfabetización de adultos. (Maestro en Casa, Educatodos, Escuela de Padres)
  2. Apoyar la capacitación superior de los educadores y responsables de nuestras obras.
  3. Asignar en corresponsabilidad (a través de una comisión) las Becas del programa de ayudas al estudio cofinanciado por el Fondo de Acción Social y Evangelización y cuidar el seguimiento de los becados (a través de un equipo pastoral que promueva los valores cristianos en los becados y sus familias). (200 jóvenes de las dos parroquias, la gran mayoría de las áreas rurales)
  4. Dar prioridad en nuestras visitas a las comunidades a la captación, seguimiento y formación de más delegados/catequistas/animadores.
  5. Impulsar la formación sistemática y progresiva de los laicos para los diversos ministerios.
  6. Concretar, en nuestros proyectos, la programación anual para la formación de los agentes de pastoral: formación teológica, pastoral y vicenciana.
  7. Exigir el nivel primario a todos los agentes de pastoral (maestro en casa) que se vayan incorporando.
  8. Acompañar a los jóvenes hacia el descubrimiento de las opciones vocacionales (laical, ministerial y consagrada).
  9. Sensibilizar a las familias, a las comunidades, a los grupos e instituciones (colegios, centros, etc) hacia los valores de la vocación como vida en seguimiento de Jesucristo en los diversos estados.
  10. Establecer encuentros/convivencias vocacionales en cada una de nuestras parroquias e invitar a nuestros jóvenes a participar en los encuentros o convivencias vocacionales de la diócesis.

Algunos datos de las dos parroquias:

  • Centro Educativo Parroquial “Sagrado Corazón de Jesús” (infantil, primaria y secundaria):1200 alumnos.
  • Centro de educación técnica y vocacional “Federico Ozanam”: 100 alumnos en cuatro áreas: electricidad, electrónica, soldadura y mecánica automotriz.
  • Hogar de Niños de la Calle “San Ramón”; Etapas I y II: 30 niños.
  • Centros de Capacitación para encuentros formativos con agentes de pastoral: uno en Omoa y otro en Cuyamel.
  • Instituto Hondureño de Educación por Radio-IHER-“Maestro en Casa”. Programa de educación de adultos a distancia, presente en las dos parroquias, con una matricula anual de unos 500 alumnos.
  • “Educatodos”: otro programa de alfabetización de adultos dependiente del Ministerio de Educación.
  • Radio emisora “Radio Luz Cortés”; proyecto radio fónico de emisión diaria desde sus estudios en Puerto Cortés, con enlaces desde la Radio Diocesana en San Pedro Sula y con repetición de señal por todo el territorio de las dos parroquias.

Para el Objetivo 3:

Promover actitudes y estructuras de comunión, mediante la creación y consolidación de comunidades eclesiales, la colaboración y el testimonio de unidad de laicos, consagrados, agentes pastorales, misioneros, Iglesia diocesana y universal, y la participación responsable en los consejos y asambleas comunitarios, parroquiales, diocesanos.

Líneas de Acción:

  1. Organizar nuestras parroquias en clave de comunión, caminando hacia una auténtica pastoral de conjunto:
    1. Constituir en cada comunidad el ‘consejo comunitario local’ con sus tres grupos o comités: evangelización, celebración, acción social.
    2. Consolidar el Consejo pastoral parroquial.
    3. Crear en cada parroquia el Consejo de asuntos económicos.
    4. Constituir comisiones parroquiales en concordancia con la realidad de la zona y la participación en las comisiones diocesanas.
    5. Sectorizar cada una de las parroquias.
  2. Fomentar en cada una de nuestras parroquias la participación activa de todos los agentes de pastoral desde una espiritualidad de comunión:
    1. Velar por la participación en los encuentros y asambleas de programación y de evaluación del Plan Pastoral de todos los agentes, grupos, movimientos e instituciones de la parroquia.
    2. Incluir en los planes de formación permanente de los agentes de pastoral la reflexión sobre la teología y la espiritualidad de comunión.
  3. Promover la unificación de criterios pastorales entre los misioneros, los consagrados y los agentes de pastoral para asegurar un sentido de pertenencia a la Iglesia cimentado sobre la comunión y la corresponsabilidad.
  4. Trabajar en unidad con los laicos y consagrados que comparten nuestro carisma vicentino, impulsando la creación y consolidación de los principales grupos de la Familia Vicentina existentes en Honduras.
  5. Establecer la celebración del día de la parroquia como expresión de comunión y participación de todos los grupos y comunidades en una misma Asamblea.
  6. Cultivar la relación constante con la Provincia de Zaragoza, sus comunidades y obras, entendiendo la cooperación misionera como una expresión de la comunión, en la que todos damos y recibimos.

Algunos datos:

  • Consejos Parroquiales de Pastoral en contacto y representativos de los Consejos comunitarios locales existentes en cada aldea, colonia o población.
  • Son 90 comunidades organizadas las que se atienden desde las dos parroquias.
  • Unas 800 comunidades eclesiales con otros tantos animadores que las acompañan.

Para el Objetivo 4:

Cultivar en las comunidades el compromiso con los más pobres, promoviendo el desarrollo de una pastoral social organizada, el respeto a los valores familiares y sociales, específicamente el valor inviolable de la vida humana y de la dignidad de la persona, la solidaridad y el trabajo transformador, trabajando por la liberación integral de los más desfavorecidos para que lleguen a ser agentes de su propio desarrollo.

Líneas de Acción:

  1. Ayudar a que nuestras comunidades descubran la unidad fe-compromiso de todo seguidor de Jesucristo.
  2. Consolidar el equipo de pastoral social en cada una de nuestras parroquias, con la participación, en corresponsabilidad y subsidiariedad, de agentes de todas las comunidades (solidaridad, salud…) y en comunión con Cáritas Diocesana.
  3. Cuidar la formación y el seguimiento de los agentes de pastoral social mediante encuentros periódicos programados anualmente.
  4. Interesar a los agentes de pastoral (Delegados de la Palabra / catequistas / animadores) y a todos los miembros de las comunidades eclesiales en los diversos proyectos sociales de la parroquia, de modo que se comprometan personal y comunitariamente en ellos, considerándolos como las manos y el corazón de la Iglesia que se acerca a los más pobres.
  5. Fortalecer el carácter eclesial de nuestras obras sociales (Consultorios, Hogares, Centros de Formación, Oficinas de acción social…), diseñando adecuadamente sus finalidades y estrategias y actualizando la implicación parroquial.
  6. Asentar los proyectos y programas de acción social ya existentes y avanzar hacia la autofinanciación mediante la presentación de proyectos concretos a entidades de Honduras y de fuera de Honduras.
  7. Potenciar y extender la propuesta de programas de educación en valores para padres y esposos (jornadas, escuela de padres), jóvenes (jornadas, retiros) y niños (campaña infantil).

Algunos datos:

  • Hacia la consolidación de agentes de promoción humana en cada una de las comunidades, coordinados por el equipo parroquial de pastoral social.
  • Hogar para 30 ancianos en Puerto Cortés.
  • Consultorios parroquiales en Puerto Cortés y Cuyamel, atendiendo diariamente unos 50 enfermos.
  • Programa de microgranjas para el apoyo laboral a la mujer  del área rural en Cuyamel.
  • Programa de Salud ambiental, letrinización y agua potable, en área rural de Cuyamel.

Para el Objetivo 5:

Favorecer la expresión de la fe en celebraciones comunitarias festivas, con la participación de la diversidad de ministerios laicales y la integración de los elementos culturales locales, de modo que resulten evangelizadoras y fecundas en frutos de comunión y solidaridad.

Líneas de Acción:

  1. Hacer de las celebraciones expresión gozosa de la fe, mediante la preparación y vivencia de toda la comunidad, para que sean fuente y fuerza de su compromiso en el mundo.
  2. Cultivar la formación de los Delegados de la Palabra, ofreciéndoles recursos para mejorar la calidad de las celebraciones y la participación de la comunidad.
  3. Estudiar las peculiaridades culturales de las áreas en las que se desarrolla nuestro ministerio para poder realizar un verdadero servicio de inculturación del Evangelio y de la vivencia comunitaria.
  4. Difundir los materiales de la Delegación de Liturgia en las comunidades.
  5. Promover el aseo y dignidad de los lugares de encuentro y celebración de las comunidades.
  6. Establecer el equilibrio entre celebraciones propias de las comunidades concretas, encuentro festivo general por sectores y celebración de toda la parroquia, para cuidar la atención más personalizada y el sentido de pertenencia a la misma Iglesia.

Algunos datos:

  • Referencia a la etnia garífuna; afroamericanos presentes en varias comunidades de las dos parroquias, con lengua, cultura y tradiciones propias. Esfuerzo por compartir y vivir su idiosincrasia.
  • Esfuerzo para que cada comunidad tenga su iglesia o capilla, como lugar capaz de reunir y albergar los momentos formativos y celebrativos.

NOTA:  Tener también en cuenta, la descripción resumida que se hace de cada uno de los proyectos, en el “Informe económico de la Campaña 2007 para Honduras”

Evaluación

El presente Plan de Evangelización será revisado por los misioneros de la Provincia de Zaragoza en Honduras junto con el Visitador, en ocasión de su visita anual a la Misión.

Los misioneros evaluarán los Objetivos y Líneas de Acción dos veces al año: antes de redactar el proyecto comunitario y en el mes de septiembre.

El Consejo Provincial, a la luz de las reflexiones de los misioneros, dedicará una de sus sesiones al seguimiento del Plan.

Mitxel Olabuénaga, C.M.

Sacerdote Paúl y Doctor en Historia. Durante muchos años compagina su tarea docente en el Colegio y Escuelas de Tiempo Libre (es Director de Tiempo Libre) con la práctica en campamentos, senderismo, etc…
Especialista en Historia de la Congregación de la Misión en España (PP. Paúles) y en Historia de Barakaldo. En ambas cuestiones tiene abundantes publicaciones. Actualmente es profesor de Historia en el Colegio San Vicente de Paúl de Barakaldo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *