Campo de Trabajo en la prisión de Martutene, 2017

Campo de Trabajo en la prisión de Martutene, 2017

2017.eko Martutene Espetxean gauzatutako auzolandegia

         Un grupo de 8 jóvenes ha participado durante el mes de Julio en el campo de trabajo que organiza todos los años la Capellanía de la Pastoral Penitenciaria en la Prisión de Donostia, en colaboración con Instituciones Penitenciarias.

         En la primera jornada, el Capellán del Centro, P. Luis Miguel Medina y Mª José Repáraz, voluntaria de la pastoral penitenciaria, explicaron a los jóvenes la vocación cristiana que inspira y sustenta el campo de trabajo.

UNA EXPERIENCIA DE VIDA

Hoy en día, en nuestra sociedad, está muy extendida la idea de la típica cárcel fría, gris, triste, llena de barrotes y barreras que separan a los presos del resto de personas, con la convicción de que esta situación es la que merecen, que merecen estar en un ambiente lúgubre en el que sean identificados por sus delitos y números y no por sus nombres. No sabríamos decir si esto es lo correcto, pero lo que sí podemos afirmar es que esta no es la realidad del centro penitenciario de Martutene.

El campo de trabajo se ha dividido en mañanas y tardes. Las mañanas las hemos dedicado a la formación. Diferentes profesionales, por una parte, se han acercado a nosotros a explicarnos diferentes ámbitos del funcionamiento de la institución penitenciaria, y nos han facilitado información sobre la intervención con los extranjeros, la organización del equipo técnico, el contacto con otras entidades, las actividades y programas que llevan a cabo y etcétera. Por otra parte, hemos tenido la oportunidad de escuchar diferentes ponencias de personas que nos han explicado sus experiencias ligadas a los valores que hemos trabajado durante todo el campo de trabajo. Cada día trabajamos un valor diferente, que nos han facilitado la comunicación y creación del vínculo con los internos en el centro por las tardes.

Los valores que hemos trabajado, desde la perspectiva humana y cristiana, han sido la mirada, la escucha, la acogida, el acompañamiento y el perdón. Poco a poco, hemos sido conscientes de que todos estos valores están relacionados entre ellos, es decir, que es necesario que todos estén presentes para que la interacción y el vínculo con las personas privadas de libertad fuera adecuado.

Aunque en situaciones cotidianas, son detalles que no tenemos en cuenta, hemos sido conscientes de que estos detalles de mirar hacia otro lado, interrumpir mientras hablan y actitudes similares facilitan la interrupción de la comunicación con otras personas, por eso el hecho de haber recibido la formación en torno a estos valores nos ha sido de gran utilidad para que la comunicación con las personas del centro penitenciario por las tardes fuera buena, ya que durante la tarde accedemos al centro para estar con ellos. Es decir, fijar la mirada en la persona con la que estás hablando, y no en las cosas que están pasando a tu alrededor deja ver que estás prestando atención plena a la persona y a lo que está diciendo. Escuchar de forma activa y atenta lo que las personas nos dicen es importante para poder recoger toda la información que nos dan, y comprender la experiencia de vida de cada uno, y así conseguir ver más allá de lo que ha hecho. Pero para poder escuchar, es necesario que se comuniquen con nosotros, algo que no hubieran hecho si no se hubieran sentido acogidos, comprendidos, y acompañados. Al fin y al cabo, hemos conectado con ellos porque nos hemos centrado en conocer a las personas, y no los casos y motivos por los que están en el centro penitenciario. Todo esto, ha sido necesario para conseguir que estas personas, de alguna manera, se sientan perdonadas, no juzgadas, o que, por lo menos, sientan que la culpa ha disminuido.

De este campo de trabajo nos llevamos varios aprendizajes. El primero es que desde la fe, experimentar el sufrimiento de las personas privadas de libertad nos invita siempre a una respuesta comprometida. También a no juzgar, sino lo necesario que es conocer a las personas y sus historias y experiencias, a empatizar y ponernos en el lugar del otro, a valorarlas, por muy diferentes que sean sus situaciones de vida a las nuestras. Hemos visto que el entorno social y familiar y otros factores condicionan sus historias, y sobre todo, hemos comprendido que son personas privadas de su libertad, pero ante todo, son personas. Por todo esto, terminamos este campo de trabajo sintiendo que tenemos la responsabilidad de dejar a un lado los prejuicios, de escuchar y empatizar antes de hablar y juzgar, y de romper los estereotipos que la sociedad tiene entorno a este colectivo. Nuestra aportación ha sido pequeña en comparación a todo lo que se puede hacer con las personas que necesitan y agradecen la ayuda desinteresada de otros, pero como decía Eduardo Galeano, “mucha gente pequeña, en lugar pueden cambiar el mundo.”

Por nuestra parte, queremos agradecer a todas las personas que han hecho posible que vivamos esta experiencia, desde el Director, que ha accedido a que podamos entrar en el centro penitenciario, hasta la Iglesia en Guipúzcoa, a través de Cáritas y la Pastoral Penitenciaria que nos ha orientado en todo momento, pasando por todos los profesionales y ponentes que nos han dedicado un ratito de sus vidas para aportarnos experiencias e información que nos han sido de gran ayuda.

Si ha habido una frase que ha marcado este campo de trabajo, ha sido la que surgió los primeros días; detrás de muchos papeles, siempre hay una persona. Y es que muchas veces esto es algo que se nos olvida.

PARTICIPANTES CAMPO DE TRABAJO 2016


         Gaur egun, gure gizartean, espetxeekiko irudi hotz, ilun eta tristea oso zabaldua dago, barroteez osatuak eta presoak gainerako pertsonengandik bananduak egonez, egoera hau merezi dutela sinestaraziz, eta gune ilun batean egotea merezi dutela konbentzituz; euren delitu eta zenbakietatik identifikatuz eta ez euren izenez. Ez genuke jakingo hau zuzenena ote den esaten, baina baiezta dezakegu hau ez dela Martuteneko espetxeko egoera.

         Udako lanaldi honetara goiz eta arratsaldez etorri gara. Goizetan formakuntza klaseak eduki ditugu. Alde batetik, hainbat profesional guregana hurbildu dira espetxearen funtzionamendua nolakoa den azaltzeko, eta hainbat esku-hartzeen inguruko informazioa ahalbideratu digute, besteak beste, etorkinekin nola lan egiten den, ekipo teknikoaren organizazioa nolakoa den, elkarteekin duten koordinazioa, antolatzen diren aktibitate eta programa ezberdinak, etab. Beste aldetik, hainbat pertsonen hitzaldiak entzuteko aukera izan dugu, non euren esperientzia pertsonala adierazi diguten lanaldian zehar landu ditugun balioen inguruan. Egunero balio bat landu dugu, non, presoekin eduki beharreko komunikazioa erraztu diguten. Ikuspegi kristau eta gizatiarretik landutako balioak begirada, entzutea, harrera, akonpainamendua eta barkamena izan dira. Pixkanaka balio guzti hauek euren artean duten loturaz ohartu gara, hau da, harremanak finkatzerakoan balio hauek presente edukitzea beharrezkoa dela jabetu gara, askatasunez mugatuak dauden pertsonekin erlazio egokia edukitzeko.

         Nahiz eta egunerokotasunean jabetzen ez garen xehetasunak diren, hitz egiterako garaian albo batera begiratzeak, hitz egiten ari denean moztea eta antzeko jarrerek eduki daitekeen komunikazioa eteten dute. Horregatik, balio hauen inguruan jaso beharreko formazioa jasotzea oso erabilgarria izan zaigu arratsaldeetan espetxeko pertsonekin egoki komunikatzeko. Hau da, hitz egiten ari zaigunari begiratzean, eta ez albotik pasatzen ari direnei, hitz egiten ari denaren inguruan erabateko arreta jarriz. Modu aktiboan entzutea oso garrantzitsua da ematen diguten informazioa jasotzeko eta bakoitzaren bizi esperientziaz ohartzeko, horrela, geroz eta haratago ikusiko dugu. Baina entzuteko, gurekin komunikatzea beharrezkoa dute eta horretarako babestuak, onartuak eta akonpainatuak sentiarazi behar diegu. Azken finean, eurekin konektatzea lortu dugu pertsonak ezagutzean zentratu garelako, eta ez kartzelan egotearen arrazoi eta kasuetan. Guzti hau beharrezkoa izan da nolabait, pertsona hauek barkatuak sentitzeko, eta ez epaituak, edota, gutxienez, kulpa gutxitu zaiela sentitzeko.

         Udako lanaldi honetatik hainbat gauza ikasi ditugu. Lehena zera da, fedetik askatasunez mugatuak dauden pertsonen sufrimendua esperimentatzeak erantzun konprometitu bat ematera bultzatzen gaituela. Horrez gain, ez epaitzera, beharrezkoa baita pertsonak eta euren istorio eta bizipenak ezagutzea, eurekin enpatizatu eta euren lekuan jartzea, eta nahiz eta euren egoerak gurearengandik oso ezberdinak izan, baloratzera. Ikusi dugu, inguru sozial, familiar eta bestelakoek, euren historia baldintzatzen dutela, eta batez ere, ohartu gara askatasunez mugatuak dauden pertsonak direla baina guztiaren gainetik pertsonak direla.

         Guzti honengatik, udako lanaldi hau aurreiritziak albo batera uztearen ardurarekin amaitzen dugu, epaitu eta hitz egin aurretik entzun eta enpatizatzeko beharrarekin, eta gizarteak kolektibo honekiko esleitzen dituen estereotipoak apurtzearekin.

         Gure  ekarpena oso txikia  izan da egin  daitekeen guztiarekin  alderatuz,  baina Eduardo Galeanok zioen moduan, “jende txiki asko, toki daiteke”.

Gure aldetik, bizipen hau posible egin duten pertsona orori eskerrak eman nahi dizkiegu, zuzendariari, espetxerako sarbidea ahalbideratzeagatik; Gipuzkoako elizari, Caritasen eta kartzelako pastoralaren bidez momentu guztietan orientatzeagatik, profesional eta hitzaldiak eman dizkiguten guztiei, euren bizietako tartetxo bat hartzeagatik bizipen eta informazioa emateko, laguntza handikoa izan da guztia.

         Udako lanaldi hau markatu duen esaldi bat egon bada, lehen egunetan sortutakoa izan da: paper askoren atzean beti dago pertsona bat. Eta askotan, ahaztu egiten zaigu.

 

David Carmona, C.M.

David Carmona, Sacerdote Paúl y actual Visitador de la Provincia de Zaragoza. Es canario y actualmente reside en la comunidad vicenciana de Casablanca (Zaragoza).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *