Memoria agradecida – XIX Asamblea provincial

20 DE JUNIO. TERCER DÍA

Las últimas sesiones de la XIX Asamblea provincial de Zaragoza trasmitían gestos de complicidad, consenso, alegría y fraternidad entre los asistentes. Esto debido al buen hacer de la plenaria y del trabajo de redacción del documento final aprobado. Todo ello, guiados por el Espíritu al que se ha puesto como protagonista indiscutible de las conversaciones de cada sesión de nuestro encuentro trienal. 

Dicha apertura espiritual ha permitido crear una verdadera fuerza transformadora que nos ha puesto en sintonía con la esperanza de seguir forjando una provincia viva y audaz para los próximos años desde lo ya vivido, trabajado y creado desde el nacimiento de la Cesaraugustana. Del mismo modo lo expresa el Papa Francisco en su discurso a los Padres Blancos el 13 de junio de 2022: 

Quien no sabe agradecer a Dios los dones que ha sembrado a lo largo del camino –aunque sea fatigoso y a veces doloroso– no tiene ni siquiera un ánimo esperanzado, abierto a las sorpresas de Dios y confiado en su providencia. Sólo con la gratitud pueden madurar los gérmenes de la vocación que el Señor suscita con su Espíritu y su Palabra. Una comunidad en la que se sabe decir ‘gracias’ a Dios y a los hermanos y en la que se ayuda recíprocamente a esperar en el Señor Resucitado es una comunidad que atrae y sostiene a los que han sido llamados”. 

Por eso, si se pudiera definir el semblante de esta asamblea con un término característico sería el de gratitud. Una acción de gracias a todos los misioneros que han hecho posible la provincia de hoy con el patrimonio legado desde sus inicios. Una herencia, espiritual y material, para el bien de los empobrecidos en nuestras presencias de España (Península y Canarias) y en Honduras (Puerto Cortés y Cuyamel). 

Desde esta acción de gracias podemos suscribirnos a las palabras del Fundador para la realidad de nuestra acción misionera: 

Le ruego a la Compañía que dé gracias a Dios por las bendiciones que ha dado a las misiones que acaban de tenerse […]. Hermanos míos, ¿quién ha hecho esto, sino solamente Dios? ¿Estaba en manos de los hombres? […]. Dios es, pues, el autor de esta obra tan buena. Y hemos de darle muchas gracias por ella” (SVP; XI,701-702). 

Gracias por todo lo trabajado. Vayamos a encarnarlo en nuestras comunidades locales para seguir soñando, humildemente, en una gran labor apostólica entre los necesitados de nuestro tiempo. 

Josico Cañavate, C.M.

David Carmona, C.M.

David Carmona, Sacerdote Paúl, es canario y actualmente reside en la comunidad vicenciana de Casablanca (Zaragoza).

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.