PARA LEER: ¿Por qué Pierre Anthon debería bajar del ciruelo?

por-que-pierre-anthon-deberia-bajarse-del-ciruelo-khafNadie desea apearse de la vida y jugar el papel de espectador, pero en muchas ocasiones todos sufrimos la tentación de abandonarlo todo, de dimitir de nuestros compromisos y dejar de existir. Cuando el demonio de la nada se adueña del espíritu no sirven los fármacos, ni las sesiones clínicas, tampoco los productos químicos, ni los bufones de la televisión.
El único antídoto frente a la nada es el sentido. Solo la búsqueda interior de sentido puede neutralizar tal tentación.
No elegimos existir; pero podemos elegir cómo existir. No elegimos cuánto tiempo vamos a estar en este mundo, pero sí podemos decidir cómo colmar de significado este tiempo. Podemos tratar de hacer con la vida un proyecto singular que posea sentido, que tenga valor para cada uno.

Tiene el libro 147 páginas. Está estructurado en un Prólogo y tres partes: Preámbulo para supervivientes (con once breves apartados), El desencanto como forma de vivir (nueve apartados) y La búsqueda interior en siete movimientos. Su lectura es sumamente amena y de una actualidad permanente. Merece la pena detenerse unos buenos ratos en el esfuerzo de interiorizar sus reflexiones.

¿Por qué Pierre Anthon debería bajar del ciruelo?
Francesc Torralba
Khaf, 2013

Mitxel Olabuénaga, C.M.

Sacerdote Paúl y Doctor en Historia. Durante muchos años compagina su tarea docente en el Colegio y Escuelas de Tiempo Libre (es Director de Tiempo Libre) con la práctica en campamentos, senderismo, etc… Especialista en Historia de la Congregación de la Misión en España (PP. Paúles) y en Historia de Barakaldo. En ambas cuestiones tiene abundantes publicaciones. Actualmente es profesor de Historia en el Colegio San Vicente de Paúl de Barakaldo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.