Campamento juvenil vicenciano y discernimiento vocacional

CONVIPAMPLO-0Llega el verano, y con él cambia nuestra rutina. Los colegios quedan vacíos. Las parroquias llevan otro ritmo. Pero el verano es también un tiempo propicio para diversas actividades de pastoral. Como otros años, la provincia ofrece a distintos jóvenes y adolescentes la posibilidad de acercarse a nosotros y conocer un poco más de cerca quiénes somos y qué hacemos.

Dos de estas ofertas son el “Campamento juvenil vicenciano”, para adolescentes entre 15 y 18 años, y el “Encuentro de Discernimiento vocacional”, para mayores de 18 años, que han tenido lugar en nuestra casa de Pamplona entre el 22 y el 29 de julio. Ambas actividades han estado animadas por los padres Luis Santana y Rayco Zerpa, y por el estudiante teólogo Iván Juarros.

En total han sido 7 los jóvenes que han participado en este encuentro, cinco en el grupo de los pequeños y dos en el grupo de los mayores. Desde Canarias llegaron Yeray, Miguel Ángel, Tomy, Santiago, Brandon y Samuel. Desde Zaragoza vino Óscar. Algunos de ellos ya habían participado otros años en estos encuentros, para otros era la primera vez. El ambiente entre ellos fue inmejorable, y a pesar de llevar distintos ritmos, hubo también momentos para estar juntos y compartir la vida.

Uno de esos momentos ha sido la oración de la mañana, con la que cada día empezábamos nuestra actividad poniéndonos en la presencia del Señor. Otros momentos compartidos han sido los dedicados al tiempo libre: cartas, fútbol, excursiones… El último día, incluso nuestro cohermano Ademar se unió a nosotros para jugar un partido a fútbol. Lo cierto que dejó el listón muy algo. El buen tiempo, por otra parte, nos permitió realizar alguna salida, y pudimos visitar lugares como Olite, Javier, la foz de Lumbier, o la cueva de Mendukilo (Lekunberri), además del ineludible tour por la ciudad de Pamplona.

Importante ha sido también en estos días la reflexión sobre algunos temas que tienen que ver con la vida cristiana. Los mayores han trabajado en profundidad el tema de la vocación y del discernimiento, dedicando tiempo a la meditación, a la reflexión personal y a la oración. Los más jóvenes han trabajado el tema del seguimiento de Cristo. Empezaron acercándose a la figura de Abrahán, en quien podemos ver la confianza en la promesa que Dios le hace. Continuaron trabajando distintas escenas de la vida de Jesús, especialmente las referidas a la resurrección y a las experiencias de encuentro con Cristo resucitado que viven los primeros discípulos. Finalmente repasaron la vida de San Vicente como modelo de seguimiento de Jesucristo. La Eucaristía del día 29, antes de iniciar el regreso, sirvió para recoger y compartir todo lo vivido estos días.

Cuando llega el momento de las despedidas, uno siempre se encuentra con pena. La verdad que estos encuentros resultan alentadores. Sabemos que nuestra labor, como la del sembrador, es ardua, pero de vez en cuando vemos algún fruto y eso nos anima a seguir trabajando y a seguir entregándonos. Estos jóvenes nos enseñan que vale la pena vivir como Jesús nos enseñó y trabajar por anunciar el evangelio a nuestros hermanos.

Acabo dando las gracias a toda la comunidad de Pamplona, que nos acogió con los brazos abiertos y con la que incluso compartimos mesa; especialmente gracias al padre Pablo (superior) y al padre Julián (ecónomo). Gracias también al padre David Carmona, que nos visitó y estuvo pendiente de nosotros en todo momento. Y gracias al padre Corpus, que nos recogió del aeropuerto de Bilbao el día 22 y nos dio de cenar el día 29, antes de devolvernos al aeropuerto.

Iván Juarros, C.M.

 

David Carmona, C.M.

David Carmona, Sacerdote Paúl, es canario y actualmente reside en la comunidad vicenciana de Casablanca (Zaragoza).

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.