Textos para la Historia de la CM en España (31 de Julio de 1956)

 LOS SEMINARIOS VICENCIANOS.

libros_texto_2_300x150A) Las Escuelas Vicencianas

 1.- Que el nombre técnico de estos Centros de Formación sea el de Escuelas Apostólicas

2.- Que se revise el Reglamento y se edite aparte lo referente a Ios seminaristas.

3.- Que el nombramiento del Inspector de cada Seminario Vicenciano dependa del Superior Provincial.

 B) Reclutamiento de vocaciones

 1.- Que todos los misioneros procuren obtener vocaciones en el ejercicio de sus ministerios.

2.- Que cada Seminario Vicenciano tenga un reclutador de vocaciones.

3.- Que haya mutua inteligencia entre los diversos Seminarios en esta materia.

4.- Que se procuren becas para favorecer a nuestros semina­ristas.

5.- Que se fomente el reclutamiento de vocaciones por medio de folletos de propaganda.

6.- Que nuestros seminaristas cooperen al reclutamiento de voca­ciones, y a los más celosos se les disminuya la pensión.

7.- Que haya unidad de criterio entre todos los Seminarios en la admisión de candidatos.

8.- Que se tenga especial prudencia en la admisión del candidato que sea hijo único, particularmente de viuda.

9.- Que aún los favorecidos con beca aporten de su haber familiar lo suficiente para pagar los gastos que no entran en la pensión.

10.- Que no sean admitidos aquellos cuyos padres no viven en armonía.

11.- Que los candidatos tengan los diez años cumplidos dentro del año escolar.

12.- Que el prospecto para el ingreso en el Seminario sea uniforme, excepto en la parte económica.

 C) Selección de vocaciones

 1.- Que no se admitan candidatos:

a) Tuberculosos

b) Epilépticos

c) Hijos de padres neurasténicos

d) Hijos de padres alcoholizados

e) Hijos de padres infames

2.- Que se elimine a los difíciles de carácter, díscolos y sediciosos

3.- Que se elabore un modelo de ficha personal que se pueda ir completando en las sucesivas etapas de la carrera.

 D) Formación físico-deportiva.

 1.- Que se tenga en nuestros Seminarios un Manual de Urbanidad e Higiene.

2.- Que se provea a nuestros Seminarios de campos de esparcimiento y deporte y de juegos de mesa.

3.- Que se exija deportividad en el juego

4.- Que sea obligatorio el paseo dos veces por semana.

5.- Que se practique la gimnasia bajo la dirección de un técnico

 E) Formación intelectual

 1.- Que se imponga el Bachillerato oficial completo.

2.- Que nuestros seminaristas se examinen curso por curso por tribunales ajenos a la Casa, con un profesor de ésta.

3.- Que se faciliten medios para llegar al sistema de estudio-clase

4.- Que se dé a nuestros Seminarios personal suficiente, capacitado y estable.

5.- Que se elabore un calendario escolar anual.

6.- Que el extender certificados de estudios sea facultativo del Seminario interesado, cobrando 500 pesetas por curso; y que el Su­perior Provincial sea quien haga las excepciones en este particular.

7.- Que se solicite la subvención del Estado relativa a los Cen­tros de Enseñanza Media.

8.- Que se facilite el material escolar necesario.

9.- Que se haga un programa de materias de Latín para los exámenes internos de esta asignatura.

10.- Que se aumente la subvención a nuestros Seminarios en proporción a sus necesidades e ingresos.

11.- Que se nombre un Inspector Provincial de nuestros Seminarios.

 F) Formación moral

1.- Que se de a nuestros seminaristas una formación moral fundamentalmente cristiana, integrada por la práctica de los Mandamientos de Dios y los mandatos de los Superiores

2.- Que tal formación sea orientada hacia la Congregación, dando como cierta, en general, la vocación del seminarista y cultivándola con esmero y prudencia en nuestro propio espíritu misionero.

3.- Que se inculque a nuestros seminaristas la práctica de las tres virtudes, materia de los votos y de las propias de nuestro espíritu.

4.- Que se facilite a nuestros seminaristas el conocimiento de la Vida v Escritos de San Vicente.

5.- Que no se les lea el periódico en el comedor.

6.- Que se les proporcione confesor extraordinario tres veces al año.

7.- Que ss facilite al seminarista que lo deseare la comunicación con los distintos profesores, guardando con todo lo prescrito en el Reglamento para tales casos.

8.- Que se lleve el control de la práctica de la confesión sema­nal, diciendo el confesor quiénes son los que habitualmente se con­fiesan con él, a fin de que ningún seminarista difiera mucho tiempo sus confesiones.

9.- Que para prevenir el fraude vocacional se diga a los semina­ristas cómo no pueden recibir los Sacramentos de la Confesión y Comunión por faltar habitual y gravemente a la justicia en esta materia, y que se les facilitará un justificante a su salida ante los padres.

10.- Que se imponga como uniforme a nuestros seminaristas el traje de color negro o azul marino.

11.- Que se forme a nuestros seminaristas en la Liturgia y se les inculque la piedad litúrgica.

 G) Problemas de pubertad

 1.- Que se procure ante todo ganar la confianza del seminarista.

2.- Que el Director espiritual u otro confesor se pongan diariamente a oir confesiones durante la santa misa.

3.- Que se facilite confesores externos en circunstancias especiales, pero se les pondrá previamente en conocimiento de las normas vigentes en materia de confesión.

4.- Que no se inicie públicamente a nuestros seminaristas en ma­teria sexual.

5.- Que sea obligatorio el uso del pijama y que se cuide en gran manera de la higiene en los dormitorios, especialmente en la temporada de calor,

 H) Relación con las familias

 1.- Que no se limite la correspondencia de los seminaristas con la familia.

2.- Que el profesor de castellano corrija la correspondencia de sus alumnos, y una vez escrita, se la presente al Prefecto de Disciplina.

3.- Que no haya otras vacaciones con la familia que las de verano.

4.- Que se organice un campamento de verano para nuestros seminaristas de cursos superiores.

5.- Que procuren los profesores mantener relación  con las familias de los alumnos y con los bienhechores.

 I) Formación de Directores

 1.- Que el Superior no tome fuera del Seminario otros oficios incompatibles con el suyo.

2.- Que el Superior no se dedique a ministerios externos que le impidan el cumplimiento de su misión principal.

3.- Que haya un solo Prefecto de Disciplina cuyas órdenes aca­ten los Auxiliares.

4.- Que se publique una revista pedagógica cuyos colaboradores sean los Superiores y Profesores de nuestros Seminarios y Centros Superiores de Estudio, a quienes se facilitarla la bibliografía necesaria.

5.- Que además de la revista Pedagógica que la Procura Provin­cial facilite a todos nuestros Seminarios, cada uno se suscriba a otra.

6.- Que la intervención del Superior en la disciplina no sea habitualmente directa.

7.- Que los Superiores de nuestros Seminarios sean leales cuan­do hayan de informar sobre las actitudes de alguno de sus compañeros para la dirección.

8.- Que se tengan Asambleas de Seminarios anualmente, ya sean generales, ya especiales, de Superiores, Directores espirituales, Pre­fectos, etc.”


[1] Anales Madrid, 1956, pp. 471-474.

Mitxel Olabuénaga, C.M.

Sacerdote Paúl y Doctor en Historia. Durante muchos años compagina su tarea docente en el Colegio y Escuelas de Tiempo Libre (es Director de Tiempo Libre) con la práctica en campamentos, senderismo, etc… Especialista en Historia de la Congregación de la Misión en España (PP. Paúles) y en Historia de Barakaldo. En ambas cuestiones tiene abundantes publicaciones. Actualmente es profesor de Historia en el Colegio San Vicente de Paúl de Barakaldo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.