El Convento de San Pablo (Cuenca)

mso453A6Las guías turísticas suelen dedicar un espacio notable al recinto de San Pablo. De la iglesia, destacan los tratadistas su perfil, propio del gótico decadente, y en particular su portada, obra de transición entre las armonías del barroco y los amaneramientos del rococó. En lo que concierne al convento, también suele ponerse de relieve su heterogeneidad estilística, reseñable a pesar del claro deterioro que ha minado su hermosura. Tanto el claustro como dos de sus antiguas salas refuerzan este atractivo, especialmente oportuno para los gestores del Parador Nacional de Turismo que en la actualidad funciona tras estos muros.

El fundador del recinto conventual fue el canónigo Juan del Pozo, quien cumplió este protocolo allá por el año de 1523. A modo de homenaje, en medio del crucero del templo, se instaló el sepulcro del ilustre conquense, inmortalizado mediante una efigie de bajorrelieve de piedra blanca. Cumpliendo los deseos de don Juan, los artífices de la iglesia y el convento fueron los hermanos Juan y Pedro de Albiz, muy reputados entre los impulsores de la arquitectura local.

Para definir el marco de actuación parroquial de San Pablo hubo que esperar un tiempo. «En el año de 1535 —escribe Mateo López—, siendo obispo de Cuenca don Diego Ramírez de Fuenleal, en virtud de Bula del papa Paulo III, que existe en el Archivo del Cabildo de Curas y Beneficiados de esta ciudad, se señalaron límites y feligresías a las parroquias que hasta entonces habían estado con división». Así, por medio de la bula de 18 de marzo de 1535, el Papa aprobó «la concordia de los curas y beneficiados de Cuenca, de hacer [con] sus rentas una masa común y repartirlas con igualdad» (Memorias históricas de Cuenca y su obispado, recogidas y ordenadas por el autor en 1787, volumen I, edición de Ángel González Palencia, Biblioteca Conquense, tomo VI, Instituto Jerónimo Zurita del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Ayuntamiento de Cuenca, 1949, p. 320).

Como muchas otras edificaciones conquenses, el conjunto de San Pablo sufrió reformas en el siglo XVIII. Así, la portada original, obra de Pedro de Oñate, fue destruida con el propósito de alzar una de nuevo estilo. En un aspecto más funcional, se sabe que los dominicos vieron interrumpida sus rutinas cuando se hizo efectiva la Desamortización. El convento quedó transformado en hospital hacia 1885, y posteriormente sirvió como colegio para niños pobres y como seminario de Paúles. Su actividad hostelera, a modo de Parador Nacional, comenzó en 1993.

Una breve digresión nos servirá para completar esta glosa fuera de los límites de la ciudad. El obispo Ramírez de Fuenleal, citado unas líneas más arriba, fue el mecenas del Renacimiento en Cuenca. Así lo destaca José Camón Aznar, quien también subraya la importancia del palacio que tuvo el prelado en Villaescusa de Haro, una edificación de sobrio carácter, al estilo castellano. Ramírez de Fuenleal «funda también aquí una Universidad cuyo edificio no se terminó. La parroquial es de gran empaque, de tres naves con bóvedas de crucería, y vaídas columnas dóricas» («La arquitectura y la orfebrería españolas del siglo xvi», Summa Artis. Historia general del arte, vol. XVII, Madrid, Espasa-Calpe, 1982, p. 263). Como se ve, los eclesiásticos conquenses no sólo concentraron sus afanes en la capital del Júcar. Toda la provincia se ennoblece con iglesias y palacios de factura igualmente admirable.

http://cvc.cervantes.es/artes/ciudades_patrimonio/cuenca/paseo/convento_pablo.htm

 

Mitxel Olabuénaga, C.M.

Sacerdote Paúl y Doctor en Historia. Durante muchos años compagina su tarea docente en el Colegio y Escuelas de Tiempo Libre (es Director de Tiempo Libre) con la práctica en campamentos, senderismo, etc… Especialista en Historia de la Congregación de la Misión en España (PP. Paúles) y en Historia de Barakaldo. En ambas cuestiones tiene abundantes publicaciones. Actualmente es profesor de Historia en el Colegio San Vicente de Paúl de Barakaldo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *