Encuentro de Estudiantes de la Congregación de la Misión de España

José Alberto, Iván, Josico y Adrián, estudiantes de la provincia de Zaragoza.

La segunda semana de septiembre nos reunimos de nuevo los estudiantes de la Congregación en España para tener unos días de encuentro y de formación en Barcelona. Acudimos de las cuatro provincias y de las distintas etapas de formación; sólo faltaron nuestros compañeros hondureños que, a pesar de pertenecer a la provincia de Zaragoza, no pudieron hacerse presentes por la distancia y estudios. En total éramos nueve, cuatro de Zaragoza (José Alberto Ramos, Adrián Matei, Iván Juarros, Josico Cañavate) y los otros cinco de la CIFI (Comunidad Interprovincial de Formación Inicial) (Israel Jesús Ortega, Isaac Demets, Karel Martín, Fco. Javier López Monrobé y Juan Enrique Hernansanz) que tiene su sede en Salamanca. Nos acompañaban, cómo no, nuestros formadores, uno de cada provincia: Hno. Francisco Berbegal, P. Antonio Ruiz y P. José Manuel Villar (CIFI) y P. David Carmona (Zaragoza).

El tema que tocaba este año era “Pasado, presente y futuro de la Congregación de la Misión”, a lo que se añadía una charla sobre un tema pastoral, en este caso las Misiones Populares. De ellas nos habló el padre José Luis Castillo, miembro de la EMVE (Equipo Misionero Vicenciano de Evangelización). De una manera amena nos explicó las líneas de trabajo de tal equipo, sus objetivos, sus dificultades, y su intento, no siempre fructífero, de renovar el método y el procedimiento de las misiones. Nos propuso utilizar el término “Misiones Parroquiales”, en lugar del clásico “Misiones Populares”, lo cual causó cierta polémica entre los presentes. Quedó claro en cualquier caso que las misiones siguen siendo actuales y necesarias, que responden a nuestro carisma y a la realidad de la Iglesia hoy. Cabría matizar, desde mi punto de vista, que para ser fieles al carisma habría que buscar las misiones que se ajusten más a él, las que tengan lugar en contextos de pobreza.

El padre Javier Álvarez, vicario general de la Congregación, nos habló del presente de la misma. Una charla muy interesante, muy bien planteada, sistemática y con datos reales que nos ayudaron a hacernos una idea de cuál es el lugar que ocupa hoy la Congregación en el mundo y en la Iglesia; qué nos caracteriza, cómo estamos respondiendo a nuestro carisma, cómo estamos haciendo frente a los retos que nos plantea el mundo actual, etc. Cabe destacar, por ejemplo, que a nivel mundial no hay crisis vocacional en la Congregación, aunque hay otros problemas como la distribución de éstas (sí son escasas en Europa y Norteamérica) o las motivaciones de quienes entran en la Congregación. También tocó el tema de la reconfiguración, que es un fenómeno a nivel internacional y que va unida a la revisión de los ministerios buscando una revitalización de las comunidades. No hincó el diente, no obstante, al caso concreto de España.

El futuro de la Congregación lo trató el padre italiano Claudio Santangelo, que ha sido miembro de la Curia, secretario. Evidentemente del futuro no se puede hablar con certezas porque no disponemos de una bola de cristal. Él se limitó, tomando como punto de partida algunos textos de san Vicente, a recordar los rasgos que debe tener la Congregación si quiere continuar. En primer lugar el sentido providencialista, saber que la Congregación es obra de Dios y que existirá mientras él quiera. Por otra parte la Caridad en la vida comunitaria, la oración y otros aspectos que debemos cuidar. Mostró algunos datos y afirmó que si la Congregación desciende de número no es porque haya pocas vocaciones sino porque muchos abandonan; lo cual, a la vista de los datos, no es cierto, o no del todo. Esto dio pie a un debate sobre la identificación con el carisma y el porqué de los abandonos. Fue una lástima que los pobres estuvieran casi ausentes de su discurso.

El pasado de la CM, estuvo en manos del padre Mitxel Olabuénaga, que de forma amena y entretenida nos dio unas pinceladas (no da tiempo a mucho en una mañana) sobre tres momentos significativos de la Congregación: la Congregación en vida de San Vicente, la Congregación a la muerte de San Vicente y la Congregación con el padre Étienne. Desde una visión histórica, contrastada, pudimos mirar un poco el camino que nos ha llevado al punto donde nos encontramos, y entender por qué la Congregación es lo que es. Acabamos con un animado debate partiendo de algunos textos referentes a esos tres momentos.

Por lo demás, la provincia de Barcelona (a la que tocaba este año organizar el encuentro según turno) fue muy acogedora. Nos alojamos en Betania, una casa situada en el barrio de Vallvidrera, con unas vistas extraordinarias sobre toda la ciudad de Barcelona y el mar; muy cerca del santuario del Tibidabo. La casa fue en su día un hotel, luego la compró la Congregación y la alquiló a las Hijas de la Caridad, que la utilizaron como residencia de ancianos. Actualmente la casa permanece vacia. Allí nos atendieron extraordinariamente el hermano Paco y su hermano José.

Tuvimos también oportunidad de hacer alguna que otra escapada: Barcelona ciudad (incluidas la Sagrada Familia y la nueva casa provincial), santuario del Tibidabo, santuario de Montserrat, y por supuesto no faltó una visita a la playa.

Iván Juarros, C.M.
Seminarista Interno de Prov. Zaragoza

Galería fotográfica del encuentro

David Carmona, C.M.

David Carmona, Sacerdote Paúl, es canario y actualmente reside en la comunidad vicenciana de Casablanca (Zaragoza).

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.