INICIO DEL SEMINARIO INTERNO

El lunes 8 de enero del 2024, un gran día que nunca voy a olvidar. Digo esto porque este día celebramos la entrada en el Seminario Interno San Juan Gabriel Perboyre en Guatemala, Mixco. Este año estamos en el Seminario 11 jóvenes: 7 de México y 4 de Honduras a los que Dios ha llamado a una vocación específica: a seguir a Jesús evangelizador de los pobres, especialmente los del campo, los más abandonados…

Esta es una nueva experiencia para mi vida. Llegué al Seminario con todas las mejores intenciones y objetivos para el año: conocer más el carisma vicentino, a San Vicente, las obras completas, los estatutos, constituciones, reglas comunes y mucho más; y para hacer vida en mí esta frase: “seguir a Cristo evangelizador de los pobres”. 

Los primeros días en el Seminario fueron para conocer la casa, conocernos unos a otros, para planear lo que haríamos en el resto del año. Prepararnos para entregarnos a la misión, a este reto, a reafirmar cada día ese sí a Dios. Y ser fieles y perseverantes en este caminar, en este seguimiento a Jesucristo. Dar todo de uno mismo. Conocernos a nosotros mismos.

Tuvimos unos días de ejercicios espirituales con el P. Irving en la casa de retiros La Milagrosa. Los ejercicios espirituales son muy buenos para apartarnos del ruido, de las actividades de todos los días, para escuchar la voz de Dios y qué nos dice para nuestras vida, para hablarle allí a solas como a un amigo, para reflexionar sobre la vocación, para la oración, para encontrarse con uno mismo, etc…

Cada día nos reuníamos todos en un lugar apropiado, el padre Irving impartía un tema y al terminar el tema, buscábamos lugares adecuados para la meditación y oración personal. Yo siento que me han ayudado bastante estos ejercicios espirituales. 

Como pastoral visitamos un asilo de ancianos en donde les ayudamos a bañarse, cambiarse de ropa y pañal, lavarles la ropa, ayudarles a comer, escucharlos, y estar con ellos de 5 de la mañana hasta las 11 de la mañana, compartiendo con los pobres ancianos. Esta fue una experiencia nueva para casi todos los seminaristas y para mí. 

Hemos estado recibiendo clases de la biografía de San Vicente de Paúl escrita por José María Román, y de las Constituciones y Reglas Comunes.

Estos primeros días en el seminario los hemos disfrutado y vivido al máximo. Gracias le doy a Dios por permitirme y permitirnos esta gracia de estar donde estamos, para poder entregarle a él nuestra vida. Este año será de mucho estudio, lectura y de discernimiento y conocer la familia vicenciana.

Wilmer Barrera, C.M.

David Carmona, C.M.

David Carmona, Sacerdote Paúl, es canario y actualmente reside en la comunidad vicenciana de Casablanca (Zaragoza).

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.