Peregrinación de la comunidad parroquial de Santiago Apóstol, Cuyamel (Honduras)

Jubileo / Jubileos I
Parroquia Santiago Apóstol – Cuyamel

c5“He decidido convocar un Jubileo Extraordinario que tenga como centro la misericordia de Dios. Será un Año Santo de la Misericordia. Lo queremos vivir a la luz de la Palabra de Dios: Sean misericordiosos como el Padre” (Lc 6,36). [Papa Francisco].

Si en Roma se inició el Jubileo, con la apertura de la Puerta Santa, el 8 de diciembre, en nuestra Diócesis, a altura, parecido, pero el segundo domingo de Adviento. Prólogo, caminata, apertura de Puerta Santa, celebración gozosa de la Eucaristía.

Y, a partir de ese momento, la clave “misericordia”, desde el Plan Pastoral Diocesano y el Plan Pastoral Parroquial, nos hizo componer la partitura musical del año 2016  en sus diferentes dimensiones: discipular: creemos en la misericordia de Dios; Comunitaria: sean misericordiosos unos con otros; Pascual: celebramos la misericordia de Dios; Misionera: anunciamos la misericordia de Dios; Samaritana: practicamos la misericordia de Dios.

En el pentagrama de la Cuaresma, la insistencia en la celebración del sacramento de la reconciliación y en la preparación de la Pascua como el “colmo” de la misericordia. Ahí los sacerdotes de la Zona Pastoral estuvieron presentes en las diversas celebraciones comunitarias que se habían organizado y se procuró, en cada Parroquia, facilitar el acceso a este sacramento de misericordia.

En la Vigilia Pascual, en Cuyamel, las notas alegres de la Pascua tuvieron su resalte con la celebración de los sacramentos de la Iniciación Cristiana de un buen grupo de jóvenes.

En junio: la peregrinación, como “signo peculiar en el Año Santo, porque es imagen del camino que cada persona realiza en su existencia”. En la Diócesis la “peregrinación” se ha resaltado como un gesto importante en el Año Jubilar. Cada Parroquia estaba convocada a realizarla, según un calendario acordado. Para Cuyamel: el sábado 18 de junio. Y para que fuera algo significativo se preparó con esmero y en las CEBs se reflexionó sobre el sentido de este signo.

El sábado 18 junio partimos 1,200 personas (aprox, claro). Movilizamos 22 autobuses. Desde el punto de encuentro asignado en San Pedro Sula hasta la Catedral caminamos con cantos y buen ánimo precedidos por la Cruz y un pancarta con el lema “Parroquia misericordiosa como el Padre” y un dibujo del patrón, Santiago Apóstol.. Y en el atrio de la Catedral fuimos recibidos  y acogidos por nuestro Obispo, Mons. Ángel Garachana. Un sencillo ritual. Y de ahí… cruzar la Puerta Santa para ser scogido por el Padre de la Misericordia y en torno a su mesa celebrar la Eucaristía, sentirnos querido por él, alimentados por su Palabra y por su Pan y alentados, para terminar, a ser misericordiosos como él. Y retornamos agradecidos y “con ánimo alegre”.

En el periódico dominical “Fides” se decía:

“Al son de tambores, marcando un ritmo jubiloso, cruzó la Puerta de la Misericordia la Parroquia Santiago Apóstol, ubicada en Cuyamel. Para participar en esta peregrinación muchos feligreses bajaron de la montaña con mucho sacrificio, caminando algunos hasta más de cuatro horas, para llegar al punto de reunión con sus demás hermanos. (…) La Catedral se llenó. (…) Alguno de los asistentes nos dijo: “Fue impresionante, con buena participación de los jóvenes. Una experiencia bonita y que esperamos que sea perdurable”

Jubileo / Jubileos II
Parroquia Santiago Apóstol – Cuyamel

Todavía con el buen sabor dejado por la “peregrinación”, preparamos y celebramos la fiesta de Santiago Apóstol, el Día de la Parroquia: “Parroquia, comunidad de comunidades, misericordiosa como el Padre”. Buen sabor tuvo que dejar la “peregrinación” porque la asistencia desbordó previsiones en la procesión, en la Eucaristía y en la fiesta. El párroco animó a mirar a Santiago como a quien el Señor llamó a dejar unas redes para tomar otras e ir a sacar la mejor versión de las personas en el anuncio del Evangelio. Llevar la Buena Noticia de la Misericordia y darse por entero, hasta el martirio. Y nos invitó a no tener miedo en anunciar y vivir con alegría nuestra fe, en la vida de cada día, en nuestras comunidades. Como para Santiago, es el Espíritu del Señor nuestra fuerza. Y tenemos que anunciar, con alegría, aquello que nos ayudará a construir una vida digna para todos, especialmente para quienes son más pobres.

La fiesta, con música, danzas, juegos, comida… nos alegró toda la mañana del 25 de julio y con el “buen sabor que deja el vernos y sentirnos una familia unida” le entramos a la parte final del año pastoral.

Peregrinando en el año jubilar nos metimos en agosto. Mes del matrimonio y de la familia. No duden: también la clave misericordia en el pentagrama del matrimonio, de la familia, de los hijos. Y para eso: algunos encuentros de parejas y celebraciones de la Palabra y de la Eucaristía, temas de reflexión en las CEBs.

Septiembre es de los más variopinto. Por ser, es el mes de la Patria. El día 15 es el mero día. Pero la sombra es alargada y a golpe de tambor y arpa transcurren los treinta y el anexo en octubre. Se le suman el día del niño (y de la niña, por supuesto) y el día del maestro (y de la maestra, por supuesto).

Por ser, septiembre, es el mes de San Vicente de Paúl, celebrado por todos y especialmente por los grupos y equipos de la Pastoral Social y de la Familia Vicenciana.

Por ser, es el mes de la Biblia. Y de ahí algunos encuentros de formación bíblica, allá donde le pongan ganas. Amén de las CEBs.

Por ser, el mes de  septiembre tiene una semana dedicada a los privados de libertad. Y para completar agenda, diferentes grupos de las parroquias de la Zona visitan a los presos en el Centro Penal de Puerto Cortes y comparten un tiempo, Palabra y tamales con ellos. De la nuestra allá que fueron.

Por ser, en la primera semana, tenemos presente a los migrantes y sus familias, muy presentes por nuestra zona porque muchos son los que se han ido y se siguen yendo buscando lo que aquí no encuentran.

Por ser…., por ser no deja de tener su gracia este mes.

Si en septiembre la partitura se hizo, sobre todo, samaritana (“practicamos la misericordia de Dios), en octubre, en la composición musical de este año jubilar, le entramos a la dimensión misionera, “misioneros de la misericordia”. En la partitura un resalte al esfuerzo por impregnar de firme decisión misionera todas las estructuras eclesiales y planes pastorales (es lo que dice el Plan Pastoral). Dimensión misionera en las familias, en las comunidades, en la Parroquia, en cada uno y con mirada a quienes lejos se han ido para llevar la Buena Noticia del Evangelio y colaborar un poco de lo nuestro con ellos y la iglesia misionera.

Y en este ritmo nos vamos acercando al final del año pastoral, le entraremos a las evaluaciones y primeros bosquejos para componer lo que será el dos mil diecisiete, centrado en la familia.

Eso sí, el último movimiento de la composición musical del este año jubilar será un Encuentro Diocesano, programado para los días 19 y 20 de noviembre. Encuentro para hacer memoria de lo que ha sido el año jubilar. Encuentro para dar gracias por el Año de la Misericordia. Encuentro para ser enviados a seguir siendo misericordiosos como el Padre. Siempre. Pero esa historia se la dejo a otro.

Ángel Mª Echaide, C.M.

Kevin Alvarado, Cuyamel 09/2016

(www.fidesdiariodigital.com, 3-9 de julio, 2016)

David Carmona, C.M.

David Carmona, Sacerdote Paúl y actual Visitador de la Provincia de Zaragoza. Es canario y actualmente reside en la comunidad vicenciana de Casablanca (Zaragoza).

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.