Biografías para el recuerdo: Salomón Sáenz

03-12-72
Anales 73, pg.35

En la tarde del 3 de diciembre descansó en el Señor en nues­tra casa de Madrid, García de Paredes, 45, el buen P. Salomón Sáenz de Pipaón. Últimamente estaba muy decaído y no ha ex­trañado su rápido final. Contaba ochenta años de edad y conser­vaba la lucidez mental y el buen humor que siempre le caracte­rizó. Pertenecía a nuestra casa de Teruel, y el Superior, P. Alfre­do Eslava, le acompañó en sus últimas horas.

En el funeral y en el entierro estuvieron presentes, además de la Comunidad de García de Paredes, nuestro Visitador, P. Jaime Corera, y representantes de nuestras comunidades más cercanas, Albacete, Cuenca y Teruel. Concelebraron los superiores de estas tres casas y los PP. Arturo y Azpilicueta.

El P. José Fernández Riol, a petición nuestra, nos cuenta sus impresiones de la estancia en Teruel del P. Pipaón, con quien convivió tres años.

“Siendo estudiante en Salamanca me encontré por primera vez con el P. Sáenz de Pipaón. La imagen que de él me formé en­tonces ha persistido hasta mi último encuentro con él, este vera­no pasado cuando fui a visitarle a Madrid.

En Teruel he convivido con él durante casi tres años y a pe­sar de su enfermedad y de sus achaques no perdió el buen humor, que le caracterizó siempre, en ningún momento. ¡Qué buen humor tiene este hombre!, era nuestro comentario continuo. Recuerdo cuando en el comedor o en la salita nos contaba sus trabajos y anécdotas de Cuba. No por mucho oídas eran menos interesan­tes o divertidas. Era para nosotros un descanso un rato de charla con él, por las ocurrencias y anécdotas con que salpicaba cual­quier conversación y era para nosotros un sedante en la monoto­nía de los días y de las clases.

Tomaba pretexto de cualquier circunstancia para remontar su pensamiento a su querida Navarra. Cuántas veces le hemos oído cantar esas jotas de su patria chica, con voz cansada por los años.

Nunca se olvidaba de las fiestas y acontecimientos especiales de su tierra. Aunque no nos dijera nada, nosotros lo notábamos por su buen humor, si cabe, aún más alegre y expansivo en esas fechas.

Su prodigiosa memoria, que conservó hasta el fin de su vida, nos sorprendió siempre. Cualquier comentario nuestro sobre las clases o de( modo de que (os alumnos aprendieran mejor esta o aquella materia de sus estudios, era ocasión para que él nos reci­tara la lista de los reyes de España, los elementos completos de la física o cualquiera de las muchas cosas que recordaba de sus estudios de humanidades.

Sin embargo, nuestra admiración hacia él subía de grado al comprobar su profunda piedad. Cuantas veces entrábamos en su cuarto lo encontrábamos con el breviario y el rosario sobre la mesa. A veces le oímos quejarse de su vista y decir que era una dificultad para rezar el breviario que, según propia confesión y a pesar de sus achaques, rezaba todo completo según el modelo an­tiguo, antes de ser acortado por las últimas renovaciones, porque con el nuevo “no se entendía”, como él solía decir.

Rezaba las tres partes del rosario, porque era la mejor manera de pasar el mucho tiempo que él se veía obligado a permanecer solo a causa de su enfermedad. Aun en los días más crudos del invierno de Teruel, le veíamos dirigirse todos los días a la capi­lla de la comunidad, que estaba sin calefacción, para celebrar la santa misa.

Su único pesar, en los años que viví con él, era el estar inac­tivo, pero ni su enfermedad ni edad eran obstáculo para que acu­diera todas las tardes con puntualidad a las siete y media a su confesonario en la iglesia donde le esperaban siempre un nutrido grupo de personas, y que no abandonó hasta que fue a Madrid para ser atendido en su enfermedad.

En Madrid le visité varias veces. Siempre le encontré con el mismo buen humor y con su excelente memoria, preguntándome interesado por todas las cosas de la casa de Teruel.

Ahora sí que podrá rememorar, como a él le gustaba, todas sus andanzas apostólicas por tierras de España y América, a se­mejanza de San Francisco Javier, a quien él tanto quería, y que se lo llevó junto al Señor en su fiesta, libre ya de las nostalgias impuestas por su naturaleza gastada y enferma”.

Anónimo

Mitxel Olabuénaga, C.M.

Sacerdote Paúl y Doctor en Historia. Durante muchos años compagina su tarea docente en el Colegio y Escuelas de Tiempo Libre (es Director de Tiempo Libre) con la práctica en campamentos, senderismo, etc… Especialista en Historia de la Congregación de la Misión en España (PP. Paúles) y en Historia de Barakaldo. En ambas cuestiones tiene abundantes publicaciones. Actualmente es profesor de Historia en el Colegio San Vicente de Paúl de Barakaldo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.