Testimonio de Trixy, joven de Travesía (Puerto Cortés, Honduras)

Al norte de la laguna de Alvarado se encuentra el pueblo de Travesía, perteneciente al municipio de Puerto Cortés. Junto con Bajamar y Sarawaina conforman el sector garífuna de nuestro municipio. Los huracanes Eta y Iota, que llegaron a Honduras como tormentas tropicales pero produjeron cuantiosos daños y pérdidas en nuestro país, se dejaron notar también en esta comunidad. En primer lugar las lluvias y el viento. Luego la fuerza del mar. Y, finalmente, lo que más zozobra causó, la subida del agua e inundación de algunas partes del pueblo, debida al desbordamiento de la laguna y al agua que provenía del río Chamelecón a través del canal de Chamber. No obstante, estas situaciones siempre despiertan la solidaridad y la ayuda mutua entre las personas. Hoy compartiremos la experiencia de un grupo de jóvenes de este pueblo de Travesía, pertenecientes a la pastoral garífuna de la Iglesia, que en todo momento estuvieron activos y trabajando por el bien de los demás: primero en la prevención, luego en la atención y posteriormente en la limpieza y reconstrucción. Entrevistamos a Trixy Franzua, una de las líderes del grupo.

1-¿Cómo se encuentra, Trixy, después de los acontecimientos tan difíciles que se han vivido en nuestro país y en nuestro municipio?

Me encuentro bien gracias a Dios, con mi familia en casa. Todo ha vuelto a la normalidad, y me siento bendecida.

2-¿Cómo vivió el pueblo de Travesía los momentos más críticos con el paso de estos dos huracanes?

El pueblo lo vivió muy alerta. Se sintió bastante el miedo. Ya que estos fenómenos hicieron bastante daño y causaron bastante caos en varios lugares. En el pueblo de Travesía se sintió el temor a que pasara lo que en otros lugares de nuestra región. Pero gracias a Dios el daño aquí no fue tan grande.

3-¿Qué daños han producido los huracanes en el pueblo? Casas, edificios, enseres personales, cosechas, utensilios de trabajo, caminos…

El daño aquí en Travesía fue mínimo comparado con otros lugares. Nuestros vecinos de Bajamar sí sufrieron bastante, ya que quedaron aislados pues la carretera se dañó y no había pasada. Aquí varias familias tuvieron que evacuar de sus hogares e ir al albergue. Las que han sufrido daños son dos o tres familias, que han perdido camas o otros enseres. A otras familias el agua les entró en la casa pero no les dañó nada.

4-¿Cómo reaccionó el pueblo de Travesía ante la situación que se dio? ¿Qué acciones realizaron?

Desde que se anunció que el agua venía para aquí varias personas de la comunidad comenzaron a patrullar y vigilar el mar y la laguna durante la noche, para ver si subía el agua. La gente del pueblo estuvo activa, toda la noche patrullando. Por la mañana ya se vio que el agua empezó a subir. Me siento orgullosa de mi pueblo porque empezaron a actuar inmediatamente, realizando desagües para que el agua saliera al mar y no se nos viniera encima. Esta fue una de las razones por las que el agua no avanzó. Sí se llenó cierta parte de la comunidad, pero no toda porque los muchachos actuaron rápido. Algunos decidieron evacuar como prevención cuando el agua estaba llegando al patio de sus casas. El pueblo se vio bastante unido y trabajaron todos por el mismo fin.

5- Muchas veces se oye hablar mal de los jóvenes, como que no se preocupan de las cosas o que han perdido los valores; pero ustedes son un gran ejemplo de jóvenes comprometidos en ayudar a su comunidad; ¿qué acciones emprendieron como grupo de jóvenes para afrontar la situación causada por los huracanes en la comunidad de Travesía?

Nosotros como grupo de jóvenes, antes de que comenzara la “llena” aquí empezamos a recolectar víveres y ropa para enviarlo a otros lugares, a personas que en verdad lo necesitaran. Pero en vista de que aquí ya se estaba viendo afectada la comunidad, lo dejamos aquí y sí lo utilizamos. Nos hicimos cargo del albergue, recibiendo a las personas, recibiendo las ayudas que venían, entregándolas a las personas albergadas. Nunca nos hemos dejado llevar por el qué dirán. Nos nace del corazón hacer algo y lo hacemos; sabemos que la bendición viene de arriba. Y vamos a seguir así, sin importar lo que la gente piense. Nuestra recompensa viene de arriba y nosotros vamos a seguir para adelante.

6- También sé que han ayudado fuera de su comunidad, en otros lugares; ¿cuál ha sido su labor?

Nos vimos en la necesidad de hacerlo. Nosotros estamos bien en comparación con otros lugares. Nos buscaron, nos llamaron; nosotros agarramos nuestras cosas y nos fuimos. Ayudamos a personas que lo perdieron todo. Ayudamos a limpiar sus casas: sacar todo de la casa, quitar el lodo… Da mucha nostalgia ver a esas personas que lo perdieron todo. Estaba en nuestras manos ayudar y lo hicimos de todo corazón. Les ayudamos a limpiar su casa, a lavar. Y nos regresamos a nuestra comunidad felices, con el corazón contento de haber podido ayudar a varias familias por lo menos a limpiar sus casas.

7- ¿Cuál es la motivación que les lleva a hacer todo esto a favor de los demás?

Actuamos así. Si algunas personas nos buscan para algo, nos reunimos, nos ponemos de acuerdo y nos vamos. Lo que nos motiva es la unión de nosotros mismos, la compañía de nosotros mismos, siempre divirtiéndonos, cada uno con nuestra manera peculiar de ser, de pasarla bien, y disfrutamos bastante de hacer lo que hacemos. Disfrutamos de ayudar a los demás. Es lindo cuando alguien se nos acerca y nos dice “guau muchachos, buen trabajo lo que hicieron”, o “muchas gracias”. Eso es muy gratificante y vamos a seguir, siempre y cuando Dios nos preste vida, nos mantenga con salud, vamos a seguir y estamos a disposición de las personas que necesiten nuestra ayuda. Siempre y cuando estemos disponibles, nosotros nos vamos.

8- Han pasado algunas semanas desde los huracanes. ¿Qué necesidades de reconstrucción sigue habiendo en Travesía actualmente?

El tema de las calles y las carreteras ya lo están solucionando. Fue uno de los daños más grandes que hicieron esos fenómenos aquí. Eso lo está solucionando la Municipalidad.

Le agradecemos mucho su tiempo y atención. Esperemos que este testimonio sirva para motivar a muchos más jóvenes a ayudar a tomar iniciativas y comprometerse para ayudar a los demás.

Iván Juarros, C.M.

 

David Carmona, C.M.

David Carmona, Sacerdote Paúl, es canario y actualmente reside en la comunidad vicenciana de Casablanca (Zaragoza).

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.