Encuentro fraterno en la zona sureste

IMG_20131209_131557Con la fidelidad afianzada al plan de reuniones convenido, las comunidades de Paúles de la zona del sureste nos reunimos en Valencia, Plaza de Monte Olivete, 6, el lunes, 9 de Diciembre de 2013.

Se cumplió lo del evangelio, los últimos serán los primeros: cuando llegamos los de Albacete, ya hacía rato que se nos habían adelantado los enviados de Madrid, Cuenca y Cartagena. Disculpamos la ausencia de los de Alicante por razones obvias.

Llenamos las expectativas de este tipo de reuniones, ya que alcanzamos hasta un número de 9 representantes, número que, según las particulares fórmulas  matemáticas de los griegos, es símbolo de perfección… Y, en este caso, aciertan de pleno, ya que estuvimos lo más lucido de cada comunidad; basta mirar a la cara pletórica de los de las fotos, y si no que pregunten a Paulino…

Para empezar con buen pie los hermanos de Monte Olivete nos habían preparado, con todo el cariño del mundo, unos chorizos humeantes, para regar con buen vino, o alternar con otros apetitosos dulces y pastas, acompañados de café o té… No faltaba nada para sentirse acogido y agasajado. Solo la comida superó nuestras primeras sensaciones…

Animados y calentitos por la cálida atmósfera nos lanzamos animosos a la palestra dialéctica, o al diálogo amistoso, como se quiera ver desde las distintas sensibilidades.

Subimos al ático de la casa, léase la última planta de la casa, donde nuestros hermanos tienen ubicada la sala de comunidad, la parte más noble y acogedora de la sencilla vivienda vicenciana…

La oración de Sexta, dirigida por el P. Pedro, precedió al debate, como es costumbre: fue sencilla y con acentos navideños y vicencianos… Invitaba a la revisión de vida…

IMG_20131209_131434No había tema predeterminado. Esta vez nuestra comisión de preparación de los temas de encuentro se había dormido o se había sentido desbordada: que el cielo los juzgue. Pero, como suele ocurrir entre gente bien intencionada, con atisbos de imaginación creativa, no hay mal que por bien no venga: como por arte de magia, todos los concurrentes dimos por supuesto que el tema adecuado para este encuentro era el documento “Evangelii Nunciandi”, que acababa de aparecer en la  imprenta. Y así fue.

Si os fijáis  bien en las fotos, pronto os daréis cuenta de quien rompió el fuego, y quien utilizó la batuta a lo largo de las supuestas rondas rotatorias… Seguro que no os equivocáis. Pero esta vez no fue necesario azuzar ni empujar a nadie: todos, o casi, nos habíamos leído el documento previamente. Hubo más bien necesidad de parar el carro y poner brida a los acelerados interlocutores…

De qué se habló, qué se destacó: difícil reseñar un cuerpo lógico y ordenado de diálogo, cuando todos los presentes se habían presentado a pecho descubierto, llenas sus cabezas de ideas palpitantes de vida, que emanan del torrente desbordado del documento del papa Francisco…

Pero algo hay que destacar, aunque sea desordenado y manido en el ya trillado documento de nuestro buen Papa. Y lo primero que hace brillar la mirada de los analistas es el lenguaje nuevo, directo, cercano, dialogante, de corazón abierto… Sorprende gratamente, acostumbrados al lenguaje doctrinal, magisterial, rebuscado, a los que nos tienen acostumbrados los documentos del Vaticano.

No menos sorprendente es la invitación constante a vivir la alegría de la fe, superando la tentación del desaliento y del desánimo, tan propios de nuestro tiempo, en el que parece que el creyente y el evangelizador se baten en retirada.

Otro temas recurrentes, de las más variadas formas, son la adaptación de la Iglesia a los nuevos tiempos; la apertura al diálogo, sin miedos, con los diferentes estratos de nuestra sociedad, creyentes y no creyentes; la verdadera evangelización, hoy más que nunca, pasa por la conversión personal y la reforma de estructuras, incluyendo la del propio Vaticano y la del papado…

IMG_20131209_143743La implicación del mensaje cristiano en la lucha por la justicia y el establecimiento de un orden más justo es otro de los puntos clave, recurrente, del documento…

Al constatar la opción radical, absoluta por los pobres que propone  el Papa Francisco, uno parece estar escuchando a Vicente de Paúl, no solo a Francisco de Asís, el referente de su Pontificado.

Nos regodeamos con expresiones de nuevo cuño que dejarán huella perdurable a partir de ahora, tales como “oler a oveja”; cambiar el rostro de los que solo celebran la cuaresma sin esperanza de Pascua; superar la cara de vinagre de algunos cristianos etc. etc.

Sin rodeos, es un documento que hay que leer y releer; y sobre todo, es un documento que hay que aplicar urgentemente a nuestra tarea evangelizadora…

Por supuesto que no faltó la visita de rigor a los alrededores de la Ciudad de las Artes y las Ciencias: fue, como siempre, el mejor aperitivo antes de la comida…

Los consabidos apretones y adioses, y hasta la próxima… Gracias amigos, y más que amigos, de la Comunidad de Monte Olivete.

P. Félix Villafranca

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Mitxel dice:

    Saludos para todos desde la distancia geográfica. Por lo aparecido en «nuestra» WEB Provincial, es la única zona que se ha reunido. Feliz Navidad para todos vosotros, incluidos los ausentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.